Cuando se piensa en una dieta saludable nos viene a la mente un plato repleto de frutas y verduras más que todo, poca grasa, sal y azúcar. No obstante, cuando se trata de una dieta para pacientes con cáncer las cosas no se parecen en nada a lo que se consideraría como normalmente saludable. 

Las principales adecuaciones que se hacen en la dieta de pacientes de este tipo se enfocan en la reducción de fibra y el aumento en alimentos proteicos para ayudar al organismo a sobrellevar la enfermedad, a veces se incrementa la ingesta de alimentos en estado líquido para aquellos a quienes les cuesta trabajo tragar.

Además cuando se está ante una enfermedad de tal magnitud como lo es el cáncer, los sentimientos fuertes como depresión, temor, enojo, soledad, ansiedad e impotencia pueden afectar el interés de los pacientes en la comida, en el ánimo para hacer las compras y hasta para cocinar. El cansancio que se padece durante esta etapa influye también en ciertos estados de ánimo. 

¿Cuáles son los principales problemas relacionados con la alimentación que presentan los pacientes con cáncer?

Si bien es cierto que no todos los pacientes que tienen algún tipo de cáncer padecen siempre de algún efecto negativo, los más comunes que se relacionan con la alimentación en quienes sí los presentan suelen ser los siguientes, en distintas medidas: falta de apetito, cambios en el gusto y en el olfato, estreñimiento, diarrea, resequedad de la boca, intolerancia a la lactosa, náuseas, boca irritada, irritación de garganta y dificultad para pasar alimentos, vómitos, aumento de peso y adelgazamiento. 

Estos padecimientos son efectos secundarios que se derivan principalmente de los tratamientos contra el cáncer ya que éstos no sólo atacan las células cancerosas sino que también dañan a las células sanas. 

Los efectos son distintos en los pacientes, en ocasiones se presentan y en otras no. Estos suelen desaparecer cuando los tratamientos se terminan. Las recomendaciones para quienes se someterán a un tratamiento de este tipo pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • Mantener un peso adecuado antes de iniciar el tratamiento
  • Revisión con el dentista, para mantener buena salud bucal durante el tratamiento 
  • Por recomendación médica preguntar qué tipo de medicamentos pueden ayudar con algún trastorno alimenticio 
  • Es recomendable apegarse a una dieta saludable desde antes de comenzar con un tratamiento, para minimizar complicaciones durante el mismo

Además el paciente deberá prepararse para alimentarse bien durante el tratamiento, una manera de lograrlo es preparar con antelación porciones de alimentos y congelarlas. De esta manera se tendrá una comida nutritiva a la mano sin necesidad de invertir mucho tiempo en su preparación. Preparar la despensa con alimentos saludables también puede ser adecuado.

Como ya lo mencionamos no siempre se tienen los mismos grados de padecimiento y hasta es posible que no se presenten en lo absoluto. No obstante, es muy recomendable comer alimentos ricos en proteína pues estos ayudan a reparar los tejidos que han sido dañados por el tratamiento. Lo más recomendable también es beber líquidos en abundancia de 2 a 3 litros diarios. 

Acercarse a un dietista o al médico de cabecera será siempre una buena opción en estas eventualidades.

Ante los padecimientos que esta enfermedad puede ocasionar  a continuación podemos encontrar algunos anotaciones útiles para cada una de las dificultades.

Continúa con: TILAPIA MEXICANA, ESENCIAL PARA PREVENIR ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Falta de apetito:

  • Beber un suplemento de comida en líquido o en polvo
  • Comer 5 o 6 porciones pequeñas de alimentos en lugar de 3 grandes
  • Optar por colaciones fáciles pero nutritivas
  • Beber líquidos
  • Añadir proteína y calorías a las porciones ingeridas
  • Optar por bebidas altas en calorías (jugos, caldos, leche ¡, leche de soya)
  • Comer un bocadillo antes de dormir 
  • Variar los alimentos en textura (licuados, rebanados, purés, smoothies)
  • Comer alimentos suaves, fríos y hasta congelados
  • Comer cuando se sienta bien y en porciones abundantes
  • Tomar líquidos en poca cantidad al acompañar las comidas

Estreñimiento 

  • Beber mucho líquido
  • Beber líquidos calientes 
  • Tomar alimentos con mucha fibra

Diarrea

  • Tomar muchos líquidos 
  • Comer 5 o 6 porciones pequeñas al día 
  • Consumir alimentos y líquidos con alto contenido de sodio y potasio
  • Comer alimentos con poca fibra
  • Mantener los alimentos y bebidas a la temperatura del ambiente 
  • No comer alimentos o beber líquidos que empeoran la diarrea
  • Beber sólo líquidos claros durante 12 o 14 horas después de un episodio de diarrea

Resequedad de la boca

  • Beber agua a lo largo del día 
  • Comer y beber alimentos y bebidas muy dulces o agrios (como limonada) 
  • Masticar chicle o chupar dulces duros, frutas congeladas, helados y trozos de hielo 
  • Comer alimentos fáciles de pasar
  • Humedecer los alimentos con salsas, con caldo de carne o aderezo de ensalada 
  • Evitar beber alcohol, alimentos que puedan lastimar la boca, como los que están muy condimentados, ácidos, salados, duros o crujientes

Intolerancia a la lactosa

  • Preparar sus propios alimentos con poca lactosa o sin ella 
  • Escoger productos lácteos sin lactosa o con poca lactosa. La mayoría de las tiendas de abarrotes tienen productos, como leche y helado, con la etiqueta de “sin lactosa” o “bajos en lactosa”
  • Tratar de consumir sustitutos de leche o bien escoger productos lácteos que tienen poca lactosa naturalmente 

Náuseas

  • Comer alimentos que caen bien al estómago 
  • Comer 5 o 6 comidas pequeñas al día en vez de 3 comidas grandes
  • No omitir comidas o bocadillos 
  • Escoger alimentos que le agradan al paciente 
  • Tomar sólo pequeños sorbos de líquido junto con la comida 
  • Beber líquidos durante el día 
  • Comer y beber alimentos y bebidas a temperatura ambiente.
  • Comer pan tostado o galletas secas 
  • Hacer planes de cuándo es el mejor momento para comer y beber

Boca irritada (mucositis)

  • Escoger alimentos que son fáciles de masticar 
  • Cocinar los alimentos hasta que estén blandos y suaves
  • Humedecer y suavizar los alimentos con caldo de carne, salsas, caldos o yogur
  • Cortar los alimentos en trozos pequeños
  • Beber con una popote
  • Comer con una cuchara muy pequeña
  • Comer alimentos fríos o a temperatura ambiente
  • Chupar trozos de hielo.
  • Evitar alimentos y bebidas que pueden lastimar cuando su boca está irritada como: frutas y jugos cítricos, como naranjas, limones y limonada, alimentos condimentados, tomates y catsup, alimentos salados, verduras crudas, alimentos filosos, crujientes, como granola, galletas y papitas o tortillas fritas, bebidas que contienen alcohol

Irritación de garganta y dificultad para pasar alimentos (esofagitis)

  • Comer 5 o 6 comidas pequeñas al día en vez de 3 comidas grandes.
  • Escoger alimentos que son fáciles de pasar
  • Escoger alimentos y bebidas ricos en proteína y calorías
  • Cocinar los alimentos hasta que estén blandos y suaves
  • Cortar los alimentos en trozos pequeños
  • Humedecer y suavizar los alimentos con caldo de carne, salsas, caldos o yogur
  • Usar un popote para las bebidas 
  • Evitar alimentos y bebidas que pueden quemar o raspar la garganta, como: alimentos y bebidas calientes, comidas condimentadas, alimentos y jugos ácidos, como tomates, naranjas y limonada, alimentos filosos, crujientes, como papitas fritas o totopos de maíz, bebidas que contienen alcohol

Cambios del gusto o del olfato

  • Escoger alimentos que se ven y huelen bien 
  • Poner a marinar los alimentos 
  • Probar alimentos y bebidas agrios
  • Endulzar más los alimentos
  • Añadir más sabor a sus alimentos. Por ejemplo, añadir trozos de tocino o cebolla a las verduras o usar hierbas como albahaca, orégano y romero. Evitar alimentos y bebidas con olor que le desagrada al paciente
  • Formas de reducir los olores de la comida:
    • Servir la comida a la temperatura ambiente
    • Mantener cubierta la comida
    • Usar tazas o vasos con tapas
    • Beber con un popote
    • Al cocinar, usar un ventilador de cocina
    • Cocinar afuera

Vómitos

  • No comer ni beber nada sino hasta que deje de vomitar
  • Cuando cesen los vómitos, beber cantidades pequeñas de líquidos, como agua o consomé. Empezar a beber lentamente y tomar sorbos chicos poco a poco
  • Una vez que se logre tolerar los líquidos claros sin vomitar, probar alimentos licuados y bebidas, o que caen mejor al estómago.
  • Comer 5 o 6 porciones pequeñas al día en vez de 3 comidas grandes

Aumento de peso

  • Comer muchas frutas y verduras 
  • Consumir alimentos ricos en fibra
  • Escoger carnes magras
  • Escoger productos lácteos bajos en grasa
  • Comer menos grasa
  • Cocinar con métodos bajos en grasa, como asado, al vapor, a la parrilla o a la brasa
  • Comer porciones pequeñas de comida
  • Consumir menos sal

Adelgazamiento

  • Comer a sus horas, en vez de esperar hasta sentir hambre
  • Comer 5 o 6 comidas pequeñas al día en vez de 3 comidas grandes.
  • Consumir alimentos con alto contenido de proteína y calorías
  • Tomar leche, batidos, jugos o sopas
  • Cocinar con leche fortificada con proteína

Sigue con: Hacks de Bienestar: Recomendaciones para dietas veganas y vegetarianas

¿De qué manera se puede volver a comer saludable?

Una alimentación equilibrada puede ayudar a recuperar el organismo tras el paso del cáncer, recuperando tejidos, mejorando el estado de ánimo y las fuerzas del cuerpo. Aquí algunos tips para hacerlo:

  1. Preparar comidas sencillas que le gusten y que sean fáciles de preparar
  2. Cocinar 2 o 3 platillos a la vez. Congele los platillos adicionales para comerlos después
  3. Simplificar las tareas para cocinar: compre verduras ya cortadas
  4. Comer alimentos diferentes. No hay un solo alimento que contenga todas las vitaminas y nutrientes necesarios
  5. Comer muchas frutas y verduras, incluyendo verduras crudas y cocidas, frutas y jugos de frutas. Todas ellas tienen vitaminas, minerales y fibra
  6. Comer pan integral de trigo, avena, arroz moreno, o granos y cereales enteros. Estos alimentos tienen los hidratos de carbono complejos, las vitaminas, minerales y fibra que se necesitan
  7. Añadir frijoles, chícharos y lentejas a su dieta y comerlos con frecuencia
  8. Controlar  el consumo de grasa, de sal, azúcar, alcohol, alimentos ahumados o en escabeche y carnes procesadas
  9. Escoger  productos lácteos bajos en grasa
  10. Comer porciones pequeñas (cerca de 6 a 7 onzas cada día) de carne magra y de pollo sin pellejo
  11. Limitar la carne roja a 18 onzas por semana. Cocine con métodos bajos en grasa como asado, al vapor, a la parrilla o a la brasa
  12. Limitar el alcohol a 1 bebida al día para las mujeres y 2 bebidas al día para los hombres

Bibliografía

National Cancer Institute. (2018), “Consejos de alimentación: Antes, durante y después del tratamiento del cáncer” U.S. Department of Health & Human Services | National Institutes of Health. Disponbible en: https://www.cancer.gov/espanol/publicaciones/educacion-para-pacientes/consejos-de-alimentacion 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.