Hace pocos meses fue renovada la presidencia del Consejo Regulador de la DOC Rioja. Luis Alberto Lecea ocupa ese cargo y en visita a México conversó con Sabor e arte.

 Es el primer viticultor que llega a la presidencia de la DOC Rioja, eso de alguna manera enriquece al consejo con otra visión, ¿cómo lo valora usted?

La DOC Rioja no coincide políticamente con ninguna provincia, es parte de tres comunidades autónomas, tiene parte de Álava, parte de Navarra y parte de La Rioja. Somos una organización en la que están inscritos los agricultores y bodegueros, está compuesta por 16,000 agricultores aproximadamente, 900 bodegas de las cuales 600 son embotelladoras y de éstas hay 50 o 60 que son realmente grandes, las demás son muy pequeñas. Es un modelo en el que conviven desde el agricultor hasta la multinacional y hay un consejo de administración donde nos sentamos: la mitad de agricultores y la otra mitad de comerciales y ahí se toman las decisiones.

La denominación tiene cerca de 80 años, lleva los últimos 25 o 30 siendo una organización muy seria, y ahora con una madurez en la que un agricultor como soy yo puede ser el presidente. Es una cosa que ha llamado la atención pero creo que es un síntoma de naturalidad y madurez, que demuestra que el sector está maduro.ros, está compuesta por 16,000 agricultores aproximadamente, 900 bodegas de las cuales 600 son embotelladoras y de éstas hay 50 o 60 que son realmente grandes, las demás son muy pequeñas. Es un modelo en el que conviven desde el agricultor hasta la multinacional y hay un consejo de administración donde nos sentamos: la mitad de agricultores y la otra mitad de comerciales y ahí se toman las decisiones.

En la Rioja están viviendo los agricultores y las bodegas pequeñas en una crisis económica mundial y sobre todo en España brutal y la DO Rioja sigue vendiendo cada vez más. El éxito ha sido que no hemos cambiado la idea, que llevamos muchos años pensando en una idea que es calidad, control y promoción; hace nueve años empezamos a hacer un gasto fuerte en promoción porque nos interesa vender vino. En 2012 crecimos un 10% en exportación, y en el mercado nacional subimos 4.6% a pesar de la situación económica adversa.

La estructura de Rioja no es exactamente como puede ser en Burdeos donde un agricultor tiene una bodega y embotella o una bodega tiene sus viñas; en Rioja hay un sector que produce uvas y le vende las uvas a las bodegas, éstas elaboran el vino; es decir, hay un mercado intermedio entre lo que es la botella que la vende el comercial y la uva que la produce el agricultor.

 En alguna ocasión ha mencionado impulsar una instancia llamada Observatorio de Precios, ¿cómo funcionaría?

Hay dos sectores, el que vende uvas y el que las compra, e internamente en Rioja tenemos nuestras diferencias, el que vende quiere hacerlo caro y el que compra quiere barato; eso genera fluctuaciones de precios y eso no es bueno para el mercado. En Rioja hay un sistema de compra-venta muy oculto, no se sabe exactamente a cómo has vendido tú y a cómo ha vendido el otro. Entonces, lo que pretendemos es normalizar la relación interna, esa raya entre bodega y agricultores que a veces tiene sus picos.

El Observatorio de Precios sería un organismo en el que los contratos entre estos dos sectores se pongan en el mecanismo oficial para que todo mundo sepa a cómo compra o vende uva o vino; eso significa hacer contratos obligatorios, que por ley lo está marcando el gobierno

Yo provengo del sector productor, soy agricultor, mi sensibilidad va encaminada a que funcione el sistema entero, pero que de cualquier manera el agricultor siga viviendo en ese sector. Debe haber un equilibrio y un conocimiento, lo he dicho muchas veces, si tú quieres que esta uva tenga calidad, debe tener un precio digno. El precio de la uva tiene que ser justo para seguir produciendo calidad.

 ¿Qué otras políticas piensa impulsar en su gestión?

No tengo ningún cambio de política porque el sistema funciona bien. Un reto es mantener el mismo sistema de control de producción, calidad, control de mercado y promoción; además de conseguir valor añadido para la región, no producir más porque nos bajaría la calidad. Por otro lado mantener la armonía en el sector. Fomentar el enoturismo, en la Rioja el turismo enológico es imprescindible porque tiene 500 años de historia de vinos; detrás de cada botella hay mucha cultura e historia. Rioja tiene la tecnología de punta en España, y también lo más antiguo. Los vinos que estamos ofreciendo van desde los más clásicos a vinos muy modernos.

 Cuándo termine su gestión, ¿cómo quiere entregarla a la siguiente?

Quisiera entregar la Denominación relajada, con una buena relación entre sectores, en el que los agricultores vean que sus hijos quieren seguir siendo agricultores, los bodegueros vean que sus empresas las pueden seguir familiarmente o tienen activos para que continúen, saneadas. Me gustaría también haber aumentado el nivel de calidad en la región, de valor del vino y haber aumentado en producción mediante más tierra cultivada donde haya más gente participando en el reparto.

Saborearte Rioja Luis Alberto Lecea

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.