Dentro de las muchas consecuencias que nos trajo la pandemia, una de las más significativas ha sido el impacto negativo que han sufrido muchos restaurantes y negocios de la industria de alimentos y bebidas. Lugares icónicos, sitios que nos brindaron experiencias llenas de sabor han cerrado para siempre. Y ni qué decir de los novatos, muchos no pudieron llegar ni a cierre de año. El 2020 sin duda estuvo lleno de incertidumbre, desesperación y sobrevivencia.

Contracción, una forma de sobrevivir

Tuvimos el placer de conocer a Lilian Garin, socia y creadora de Hijos del Maíz. Una franquicia especializada en chilaquiles que se encontraba en planes de expansión y debido a la contingencia sanitaria tuvo que revertir sus planes y, por consiguiente, contraerse. Entrevistamos a Lilian, quien es egresada de la licenciatura de administración y hospitalidad de la Universidad Panamericana para saber cómo ha sido su trayectoria y los problemas que ha tenido que superar durante ambas cuarentenas.  

Tal vez te interese leer: Tendencias gastronómicas post pandémicas

Tras doce años de experiencia en consultoría para restaurantes, desarrollo de concepto y marketing, por azares de la vida le llegó la oportunidad de emprender y así es como comienza la historia con Hijos del Maíz. Sus andanzas le han dotado de expertise que muchos otros adolecen y, sobre todo, una visión mucho más holística ante el emprendimiento de un negocio de comida. Es por esto que quiero contarte un poco sobre lo que Lilian nos ha compartido de cómo la creatividad, el accionar y la empatía han sido sus mejores aliados durante esta dura y difícil contingencia.

Primero déjame platicarte sobre Hijos del Maíz, una antojería especializada en chilaquiles; los favoritos son los que van bañados en mole oaxaqueño hecho de forma artesanal, una receta familiar de Socorro Vargas, la abuela de Lilian. Hijos del Maíz está enfocado en el uso de tortillas, totopos y derivados para -en palabras de Lilian- “ensalzar la gastronomía”. También venden antojitos como las típicas tlayudas oaxaqueñas, tamales, tortas y hasta pastel azteca. Un repertorio amplio donde puedes saciar tus antojos desde el desayuno hasta la cena. Lamentablemente han cerrado una de sus tres sucursales en la CDMX y permanecen con otra en la ciudad de Guadalajara, Hijos del Maíz se encontraba en planes de expansión cuando llegó la pandemia provocada por la contingencia sanitaria del virus COVID-19, y los planes para esta franquicia cambiaron completamente, dejando así la tarea para Lilian y su personal de encontrar la forma de sobrellevar lo que vendría más adelante.

“La felicidad viene de una curiosa adaptación a la vida” Hugh Pole

Entre risas, provocadas por fallas tecnológicas en la entrevista realizada por medios virtuales, adaptación es una de las palabras más utilizadas por Lilian. Para esta joven emprendedora, actuar con rapidez ante la situación fue una de las primeras y posiblemente de las únicas opciones con las que contó. Dentro del primer encerrón, cuando la mayoría de nosotros pensábamos que sólo sería cuestión de unos cuantos meses, Lilian se dedicó a observar. 

Durante las primeras dos semanas de la primera cuarentena, Hijos del Maíz permaneció cerrado para abrir después con un plan ideado a dirigirse hacia su comunidad. La estrategia que había estado en boga, aumentó considerablemente: consume local. Y es que, con locales ubicados en zonas donde la mayoría de los comensales son (eran) oficinistas, todos corrían el riesgo de cerrar. Ante esto, Lilian Garin impulsó su estrategia de acercarse más a los comensales locales, los residentes de la zona. Un plan que requirió más que una simple publicidad. Se dedicaron  a conocer los nombres, gustos y preferencias de su nuevo mercado para poder adaptarse a sus necesidades. Como mencionamos en los párrafos anteriores, teniendo la experiencia de ser consultora para restaurantes, Lilian entiende bien que la identificación de valor de la marca con el cliente es esencial para un negocio. 

Continúa leyendo: Solidaridad como plato fuerte

Empatía sobre economía

Tras dejar ir a la mitad de su personal, con nulo apoyo por parte del gobierno y, además de tener que invertir en reacondicionamiento (gel antibacterial, tapetes, termómetros, etc.), Lilian nos cuenta que han salido adelante. Este nuevo peregrinar de Hijos del Maíz no sería posible sin el apoyo y empatía de sus proveedores y su arrendadora. 

La empatía que en general hemos creado como comunidad es lo que ha permitido a muchos negocios mantenerse sin cerrar puertas. Aquí y en este tipo de situaciones es cuando se demuestra la unión que tiene un restaurante entre el personal y sus empleadores. La cocina es un trabajo en equipo, y así también lo creen en Hijos del Maíz, quienes han logrado consolidarse tras la lucha incesante de no cerrar puertas en una cuarentena que ha sido mucho más larga de lo esperado, lucha que aún no termina.

Resiliencia culinaria

El panorama puede ser desalentador, pero eso no los detiene. Su capacidad para adaptarse y evolucionar, de hacer comunidad con su localidad y sus vecinos restauranteros ha sido la estrategia que más ha funcionado. Un sólo consejo nos dan: “Si un aprendizaje nos deja esta pandemia es ser más consciente de quién eres, qué comes, qué compras y qué consumes”. 

Y es que el alimento es el motor de nuestro cuerpo, no le des esa tarea a cualquiera y observa las opciones a tu alrededor. Así como Lilian junto con su socia e Hijos del Maíz, hay miles de restaurantes que requieren de tu apoyo. Cocinas que no han dejado de luchar por sobrevivir y no lo dejarán de hacer hasta agotar el último recurso. Apoya a tus restaurantes, negocios, cervecerías, misceláneas de tu zona; sólo juntos vamos a poder sobrellevar el tiempo que falta para recuperarnos de esta situación. 

Esta es la historia de Lilian Garin y un sueño hecho realidad, y aunque hoy se encuentran -como la mayoría de los restaurantes- en peligro de cerrar, Hijos del Maíz no bajará la guardia. Gracias al apoyo unido de muchos restauranteros, la exigencia hacia el gobierno de la Ciudad de México para un apoyo más real va en aumento pero aún no es suficiente. Sigamos siendo solidarios, sigamos unidos y cuidémonos para lograr que pronto podamos regresar a comer a nuestros restaurantes de preferencia sin peligro de contagio. 

Aquí puedes encontrar: Lanza industria restaurantera carta abierta

Fotografías cortesía de Hijos del Maíz
FB: Hijos del Maíz – Antojería
IG: hijos_del_maiz

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.