Sin duda alguna este año nos ha sacado de la zona de confort.  Entre altibajos, los escenarios gastronómicos se han convertido en fuertes de resistencia que han demostrado lo mejor de sí. No obstante, existen tensiones que han desencadenado una nueva ola de corrientes que este 2021 creemos que marcarán la gastronomía y permearán en cualquier temática sobre comida. Acompáñanos a conocer más sobre estas tendencias.

Sigue leyendo: Reflexiones sobre una pandemia

La comida casera

En definitiva una de las cosas que esta cuarentena ha dejado a su paso es el hecho de obligarnos a sacar nuestro repertorio de técnicas culinarias  y con ello, preparar los alimentos en la comodidad de nuestros hogares. Si bien esto pasó desapercibido por unos, aceptado por otros y hasta odiado por quienes no les gusta pasar tiempo frente a los fogones, ha sido un común denominador en los hogares que al final del día ha reunido a las familias y mejorado las tendencias de salud a nivel mundial. 

El delivery

Aunque parezca contradictoria esta tendencia con la anterior, optar por el delivery se ha vuelto parte de la vida cotidiana. Y es que no sólo nos referimos a los productos terminados que hemos ordenado para cuando nos hemos aburrido de la sazón casera, sino también para solicitar ingredientes a domicilio o hasta el supermercado completo. Aún cuando ya se ha ido reactivando progresivamente la apertura restaurantera, el uso de las apps para entrega a domicilio se ha mantenido. Sabemos que esta tendencia continuará pues hemos además apreciado el tiempo que pasamos en casa y qué mejor que con un buen menú para degustar. 

Las sesiones online

Ya sea en modalidad de una cata, una presentación de algún producto, un congreso o hasta una cena a distancia, la virtualidad permite que hoy en día nos mantengamos actualizados a través de un medio electrónico con la posibilidad de seguir conociendo sabores, incrementando nuestro conocimiento de vinos o de alimentos y socializando con otros que tienen intereses similares a los nuestros. 

La gastronomía hoy está al alcance de nuestras pantallas y lo mejor es que podemos conectarnos a casi cualquier parte del mundo con tan sólo unos clics.

Sigue con: Un año sin historias, diciembre en tiempos de pandemia

Cocinas fantasma

Estos espacios que han surgido en las sombras y que pasaban insospechados antes de la cuarentena, han cobrado visibilidad con el paso de los días hasta considerarse uno de los negocios fuertes para este año que apenas comienza. Se trata de conceptos que venden comida pero sólo en la modalidad de servicio a domicilio (y en ocasiones pick up) pero que nunca han contado con una locación física para que el cliente consuma. Para conocer más sobre estos espacios puedes hacer clic aquí. 

Este modo de operación, seguirá siendo válido mientras la escena gastronómica permanezca intermitente y no se vuelva al ritmo pre Covid. 

Lo local primero 

Ante la imposibilidad de muchos de desplazarse a otros puntos geográficos, el consumo local ha ido en aumento, por lo que el impulso a los comercios de barrio y los productos de producciones pequeñas y locales se ha visto beneficiado. Esta acción nos ha dejado con ganas de conocer más lo que tenemos más cerca y con ello apreciarlo. Comprarle pan al vecino, adquirir las tortillas o las frutas que venden en la bici, salir a la ventana al grito de “Merengues” o “Papitas horneadas” hará recordar a los vendedores gritones que siempre han existido en las calles de nuestro país. Sin duda una tendencia que apreciamos de todo corazón los amantes de la cultura mexicana.

Directo de los productores

El acercamiento con los productores está a tan sólo una búsqueda en línea que no tomará más de unos minutos. También como efecto de la cuarentena, surgió la necesidad de abastecernos de nuestros productos favoritos y con ello prescindir de algunos distribuidores, lo que ha conseguido que las cadenas de suministro sean más cortas y por lo tanto, que el costo por los productos adquiridos sea menor (aún cuando se tengan que pagar cuotas de envío). Estas acciones resultan en muchos casos, en una sensación de mayor seguridad en los consumidores al saber que están en contacto directo con los productores así como un comercio más justo en donde son ellos quienes reciben la totalidad de la cuota establecida y no los distribuidores.

Vuelve a leer: YEMA: reinventando el consumo responsable

Cuéntanos qué otras tendencias gastronómicas se avecinan en este 2021 y cuáles otras se han forjado tras el paso de la cuarentena. ¡Queremos conocerte! Escríbenos en los comentarios.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.