Damos un parpadeo y ya pasó una hora, un suspiro y el día terminó, la realidad en la que vivimos nos ha obligado a acelerar nuestra cotidianeidad y la comida no es excepción. La necesidad de contar con todo en la menor cantidad de tiempo posible, ha dado origen a nuestras protagonistas de hoy, las cocinas fantasma.

Pese al nombre, no se trata de espíritus chocarreros, ni de espacios malditos, sino de una alternativa para los restauranteros de diversificar el mercado y correr menos riesgos, al menos hasta cierto punto. Dentro de su descripción lo único que pueden llegar a tener de espectral, es la carencia de un espacio físico.

Las cocinas fantasma, como han sido llamadas por la gente, son restaurantes que únicamente cuentan con una fachada virtual, visible en aplicaciones de entrega de alimentos y en alguno que otro caso, en una página web. 

Este fenómeno se ha dado principalmente en Estados Unidos y Alemania, lugares donde las mismas empresas de entrega han fomentado el surgimiento de estos establecimientos. Aunque poco a poco la idea se globaliza, llegando a más países, incluido México. 

Ventajas y desventajas 

Dentro de las ventajas que se pueden encontrar en estos peculiares restaurantes se encuentra la reducción del tiempo de espera, ya que al no tener un espacio físico para comensales solo deben prestar atención a los pedidos electrónicos. Al menos en países como Estados Unidos, se aproxima que el tiempo que tarda una orden en ser enviada es de unos diez minutos, mientras que en establecimientos convencionales la espera puede extenderse hasta una hora.

Un beneficio para el restaurantero está en la cantidad de inversión que se necesita para establecer un local fantasma, pues solo debe adecuar la cocina y un lugar para entregar el paquete al repartidor. Aunque esto, también se puede visualizar como una desventaja, ya que al no contar con un espacio que pueda conocer el público en general, se generan ideas de una mala higiene o instalaciones fuera de los lineamientos de sanidad.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER: EL DÍA DE LA CANDELARIA, FIESTA RELIGIOSA CON TAMALES.

Continuando con los puntos positivos debemos mencionar una realidad, al menos para México: el derecho de piso. Este abuso por parte de autoridades coludidas o delincuentes de la zona, es fácil de evitar si no existe un lugar abierto al público. Siendo alternativa para los que desean poner un establecimiento de alimentos y bebidas, pero no quieren ser extorsionados para seguir operando.

No obstante, si se considera la cara opuesta, el tener un espacio abierto puede casi traducirse como un sitio fuera de la reglamentación que quizás, se preste a más violaciones que solo sanitarias. La solución más viable, sería que este tipo de negocios se regulen para entonces, considerarse como confiables principalmente entre los consumidores. 

Quizás una de las desventajas más significativas sea el uso de recipientes desechables (como en cualquier entrega a domicilio), pues por más que se usen opciones compostables y biodegradables, dejemos algo bien claro: el mejor desecho es aquel que no se genera.  

Algunas aclaraciones

Una realidad es que no es un modelo aprovechable únicamente para nuevos negocios, también es posible que restaurantes que cuentan con un espacio físico participen en la idea. Esta alternativa es conocida como restaurante virtual y se puede describir como un negocio que cuenta con un alias, exclusivo para entregas a domicilio.

Tal vez el mundo nos ha hecho vivir de entregas a domicilio, comer en la oficina o muchas otras cosas más que han entrado cada vez más en el mundo digital, sin embargo siempre existirá la oportunidad para visitar un restaurante o cafetería, disfrutar del ambiente y vivir momentos que no sabrían igual en un envase desechable.

PUEDE QUE TE INTERESE LEER: ROMANCE TROPICAL: ENTRE LOS MANGLARES DE LA RIVIERA MAYA

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.