Las copas de vino son un claro ejemplo de la evolución y del entendimiento que hoy tenemos de la bebida y de la pasión que el hombre ha tenido con ella a lo largo de su historia.

Para quienes disfrutamos del tema es fundamental una copa, ya que es la herramienta perfecta para desnudar las cualidades del elixir de Baco, poder analizarlo y disfrutarlo con mayor detalle.

Las copas y vasos de vidrio se produjeron por primera vez en Mesopotamia y el Antiguo Egipto, dentro de los siglos XVII y XVI a.C., pero no fueron pensadas particularmente para el vino.

Solo los ricos y los reyes tenían acceso a estos productos, más tarde, el gran pueblo Fenicio perfeccionó el vidrio y lo expandió por el Mediterráneo.

importancia-copa-para-el-vino-copas-para-vino

¿Qualitätswein Mit Prädikat? Vinos Alemanes De Calidad, Conócelos

Fue en el Imperio Romano donde se dio un giro radical en la producción del vidrio, pues se posicionó como un producto de moda, siendo este un artefacto domestico necesario para el consumo de bebidas por medio de vasos o copas las cuales podían ser o no de este material.

Tras la caída de Roma en el año 476, se perdieron muchos elementos importantes de la civilidad cotidiana de Europa, incluyendo al vidrio, el cual se empleó principalmente entre los habitantes de Oriente Medio y Asia, pero no por mucho tiempo, pues los marineros mercantes venecianos reintrodujeron el conocimiento de la manufactura del vidrio a esta región en el siglo XI.

Fue así como rápidamente Venecia se posicionó en el lugar predilecto para la fabricación de vidrio, pero al poco tiempo y por temor a los incendios que los grandes hornos podrían provocar en diferentes puntos de la ciudad, las autoridades decidieron mudar la producción a la isla de Murano en 1291.

La unión de tantos maestros generó una evolución importante del producto.

Los venecianos intentaron aferrarse a su secreto, impidiendo la salida de los vidrieros de la isla, y celosos contrataban a mercenarios para localizar a aquel que pudiera escapar para así cerrar su boca por siempre con el sello de la muerte, pero eso no bastó para guardar el secreto.

importancia-copa-para-el-vino-copas-para-vino

Una parte de Europa Central los descubrió y comenzó con la fabricación de vidrio rivalizando con Murano, solo que los Bohemios tuvieron un haz bajo la manga, agregaron tiza, haciendo de este producto, por primera vez, uno más transparente y duradero.

Fue en esta época cuando comenzaron a darse cuenta de que el vidrio era el producto más optimo para el consumo del vino pues a diferencia de la madera, el barro o el metal, el vidrio evitaba que la bebida se impregnara de olores no deseados.

A principio de la Época Moderna el vino dejó paulatinamente de consumirse mezclado con hierbas, especias y otros productos, generando el precedente de la apreciación del vino en su forma más pura, con lo cual el vidrio comenzó a percibirse como el producto más correcto para su degustación.

En la Inglaterra del siglo XVII se aprobó una ley que prohibía el uso de madera como combustible. Era la época culminante de la colonización británica y los militares querían preservar las limitadas reservas de madera para la construcción naval.

importancia-copa-para-el-vino-copas-para-vino

Así se incrementó el uso de los hornos de carbón y con ellos se aumentó la temperatura a la cual el vidrio podía fundirse y trabajarse, dando como resultado vasos y botellas más resistentes.

Con la llegada de la Revolución Industrial en la segunda mitad de 1700, la fabricación de vidrio se transformó con la invención del horno continuo, dando un rendimiento más alto y finalmente en 1903.

¿Hasta Qué Punto Se Puede Confiar En Las Guías De Vinos?

En los Estados Unidos, se inventó una máquina para soplar vidrio de forma automática, dando una producción rápida de copas de vino de calidad permitiendo que llegaran a un precio más accesible a los restaurantes y hogares.

La visión de la humanidad hacia el vino cambia por completo y el paso más significativo se da a partir de la segunda mitad del siglo XIX cuando los consumidores comenzaron a exigir un producto de mayor calidad, pues incluso el sommelier del restaurante se empezó a convertir en una figura importante y el captar las características del vino fue un tema primordial.

En el transcurso del siglo XX se consolida el oficio de sommellier y el aprecio puntual del vino.

Así surgieron varios personajes como Claus Riedel (vidriero empresario e ingeniero químico) que a partir de 1958 introdujo en el mercado una marca que hasta la fecha se ha caracterizado por la gran calidad en sus copas, elegantes en su simplicidad y varietalmente específicas por su diseño.

importancia-copa-para-el-vino-copas-para-vino
Una tendencia que toma fuerza con los vinos más naturales

Riedel junto con los sommeliers de esa época fueron pioneros en entender que el vino dentro de una copa de cristal se expresa mejor, aunque hoy se cuestiona si el diseño ayuda a potencializar las características de la bebida.

Actualmente tenemos la certidumbre de que tanto el vidrio como el cristal nos ayudan a disfrutar de los aromas y el buquet del vino, generando un éxtasis en los sentidos, impulsando la experiencia a otro nivel.

De esta manera la evolución del vidrio y el cristal ha permitido que nosotros podamos dialogar con el vino y entender más profundamente la propuesta del enólogo en la copa y del sommelier en la mesa.

Es importante entender que la tecnología del vidrio y el cristal fue muy significativa para desarrollo del vino y hoy uno no se entiende sin el otro a pesar de que su evolución no fue necesariamente paralela.

Por Pablo García sommelier de Pujol

Corazón De Tinto, Un Wine Bar Que Llegó Para Quedarse

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.