fbpx

Fruit cake, solo para gustos golosos

Disfrutando Hawái desde casa

Una de las más exquisitas formas para conocer la cultura de un país es por medio de la gastronomía y para ello, no siempre es necesario salir de casa.

Cocteles de inspiración colorida

A través de la inspiración de un pantone pueden surgir grandes resultados, hoy te compartimos dos cocteles resultado de este proceso creativo.

Tomando Vuelo

Beber es un arte, es una caricia a los sentidos que nos transporta a un mundo de seducciones hedonistas, un acto sublime y casi...

5 alternativas dulces y saludables

¿Se te antoja algo dulce pero no quieres sentirte culpable por consumir montones y montones de azúcar? Hoy te traemos 5 alternativas para el...
Julieta Cruz
Comunicóloga, gastrónoma y apasionada del mundo vinícola. Coeditora en turno.

El fruit cake es uno de esos postres particulares que no acaba siendo del gusto de muchos. Al final del día puede ser la gran cantidad de frutas cristalizadas y frutos secos que es lo que nos hace amarlo u odiarlo.  En esta nota les hablaré un poco de este delicioso pan además de que les dejaré mi receta (ahora familiar) que nunca falla.

Algo de historia

En la antigua Roma se cuenta que para su preparación se utilizaban principalmente piñones, pasas, granada y una masa base a partir de cebada. Con sus variantes al paso del tiempo fue tomando formas peculiares en cada región ya que durante la Edad Media, se le añadieron a la receta especias, miel y frutas en conserva al grado que, en algunos países se hicieron famosas algunas de estas recetas:  en Italia en la región de Sienna se elaboraba el Panforte, mientras que en la región de Dresden, Alemania, el Stollen, del que su historia cuenta que desde el siglo XIV era además enriquecido con mantequilla y azúcar glass; también surgió el pastel de ciruela de origen inglés que más tarde con la Conquista, llegó hasta el Caribe, donde se le llamó pastel negro y para darle un toque distintivo se le añadía ron. 

Si bien en un inicio este pastel era preparado por gente del campo y, guardado durante un año para consumirlo al año siguiente, como símbolo de la buena cosecha que esperaban, esta costumbre se fue tergiversando al punto que se convirtió en un producto para consumir únicamente en celebraciones especiales por lo que era considerado un lujo por la cantidad de ingredientes tan costosos que implicaba. 

Como ya mencionaba, fue hasta la conquista de América que esta receta llegó al continente y con el uso de azúcar de caña (tan disponible por el exitoso cultivo de la misma), fue que pudo ser preparado a un menor costo y fue hasta entonces, que ha ido cobrando fama en la temporada navideña (aunque, aún hoy en día debemos decir que es algo costoso).

Se dice que incluso por la adición de alcohol y la cantidad de azúcares que contiene, este producto puede durar muchísimo tiempo. Ambos ingredientes funcionan como conservadores. Aquí además te dejo el link a una nota en donde se habla de un fruit cake de 98 años. Sí, leíste bien… ¡98 años! https://www.vice.com/es/article/3djw5y/por-que-el-fruitcake-nunca-se-echara-a-perder

La Receta

Fruitcake
Fruitcake

Luego de esta brevísima historia ahora sí, vamos a la receta. Apenas es el segundo año que lo preparo y le gustó muchísimo a la familia. No es tan complicado y en verdad vale la pena. Les advierto que esta receta es para una versión muy cargada de fruta, porque conozco unas más ligeras tipo panettone.  Anímate a prepararlo y me cuentas cómo te va

Fruit cake 

Ingredientes:

Para el pan

  • 9 tazas de fruta seca picada (arándano, pasa, cerezas roja y verde, almendras, nuez pecana, pasa güera, dátiles, higos, piñones, pistaches, fruta cristalizada mixta [así ya la venden en las materias primas suele traer manzanas, kiwis, chabacanos, peras, mango, etc.]) NOTA: una de estas tazas de fruta se utilizará para decorar por lo que puede dejarse en trozos más grandes o incluso entera.
  • 2 1/2 tazas de brandy o vodka
  • 5 pzas. de huevo
  • 1 ¼ tazas de azúcar mascabado
  • 200 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • ½ cdita sal fina
  • 3 tazas de harina
  • 1 cdita de nuez moscada
  • 1 cdita de jengibre en polvo
  • 2 cditas de canela en polvo
  • 1 ½ cditas de royal

Para el almíbar

  • 1 taza de agua 
  • ¾ de taza de azúcar mascabado
  • 1 ramita de canela
  • 1 vaina de vainilla abierta y con las semillas ya fuera
  • 1 1/2 tazas de brandy o vodka

Otros

  • Aceite en aerosol para engrasar o papel encerado o siliconado
  • Un palillo para brocheta ya sea de madera o de metal

Preparación:

Para el almíbar

  1. Se colocan todos los ingredientes, a excepción del destilado, en un cazo y se lleva a fuego medio hasta que suelte el hervor y se deja ahí por al menos 5 minutos. Se retira del fuego y se deja enfriar. Una vez ya frío, se cuela y se le añade el alcohol. Es importante no agregarlo cuando esté caliente ya que se puede evaporar. Este almíbar se reserva hasta ya tener el pan listo y frío.

Para el pan

  1. Se colocan las frutas en un recipiente grande y se les añade el brandy o vodka. Ahí se deberán quedar macerando por al menos 3 horas (de preferencia, puede ser toda una noche). 
  2. Se acrema la mantequilla hasta que adquiera consistencia pomada y se agrega el azúcar mascabado. Una vez que se haya disuelto un poco, se añaden los huevos uno a uno batiendo, así como la sal. Se reserva por un momento esta mezcla.
  3. Se cierne el harina con la nuez moscada, el jengibre, la canela y el polvo para hornear. Una vez integrados se añaden a la mezcla anterior y se incorporarán hasta homogeneizar.
  4. Luego se incorporan sólo 8 de las 9 tazas de frutas a la mezcla de manera envolvente y se dispone en un recipiente para hornear previamente engrasado o preparado con papel para evitar que se pegue.
  5. Se hornea a 180 grados centígrados por aproximadamente 60 minutos o hasta que al introducir un palillo, éste salga limpio.
  6. Se deja enfriar el pan y luego se pincha con el palillo en repetidas ocasiones para rociar el almíbar que previamente se preparó y que el pan lo absorba.
  7. Finalmente, se decora con la taza de frutas maceradas restantes. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Publicidad -

Vida saludable en cuatro pasos

Adoptar buenos hábitos como una dieta equilibrada y el ejercicio, son dos de los factores más comunes que se recomiendan para tener un estilo de vida más saludable; sin embargo, no son las únicas opciones.

3 cocteles bajos en alcohol

¿Cocteles bajos el alcohol? Sí, se trata de una tendencia que podemos ver desde inicios del año y tenemos que ser honestos ¡Nos encanta! Descubre aquí 3 deliciosas recetas.

Medallones de langosta sobre mousse de espárragos blancos, reducción de oporto y balsámico

  Edwar A. Cupul Chef Ejecutivo El Dorado Maroma Hotel By Karisma   Porción: 4 Ingredientes Mousse de espárragos Espárrago blanco 7 piezas, crema para batir 120 mililitros, ajo 30 gramos, chalote...

Somontano, una D.O. joven con gran presencia

Esta Denominación de Origen fue creada en 1984 y desde entonces el trabajo profesionalizado de los viticultores ha potenciado la consolidación y prestigio de esta zona vitivinícola.

Materiales y transferencia de calor

En cocina, de manera cotidiana trabajamos con distintos materiales, tales como vidrio, plástico, cerámica, aluminio, cobre y acero inoxidable. Seguramente hemos observado las diferencias en la manera en que éstos transmiten el calor a los alimentos, e incluso se recomienda usar distintos materiales para diversas aplicaciones, por ejemplo cerámica para hornear platillos como soufflés, o bien charolas de aluminio para hornear galletas. Entonces, ¿cuáles son las diferencias de estos materiales en relación con su transferencia de calor? ¿Cómo interactúan con los alimentos al momento de cocinar?

Te podría interesar