Mezcal ancestral: un destilado diferente

0
1469
Montelobos
Montelobos

Que el mezcal es mi veneno no es ningún secreto, y es que es mucho más que un remedio para las penas; es un tesoro cultural que sorprende a cada sorbo por su abanico de aromas, sin contar con la historia y tradición que están naturalmente ligadas a su producción.

Además, como sucede con cualquier otra bebida, hay de mezcales a mezcales. Y no me refiero solo a la marca, sino a que, dependiendo del proceso con el que se produzca se puede llamar mezcal, mezcal artesanal o mezcal ancestral.

Los tipos de mezcal

Digamos que, tanto el artesanal como el ancestral se distinguen por un proceso de producción tradicional que no permite el nivel de producción en masa que el mezcal industrial tiene.

Por supuesto, esto tiene sus beneficios, pues el sabor del mezcal se enriquece un poco en cada etapa del proceso. Además, este tratamiento permite que cada lote de mezcal sea diferente.

Pero las diferencias entre los 3 tipos de mezcal no son arbitrarias, sino que existe una regulación legal que define cada mezcal. Para que sea considerado artesanal, por ejemplo, debe cocerse el agave en un horno de piedra o mampostería, para luego molerse con mazo, tahona, molino chileno o egipcio, trapiche o desgarradora.

Por otro lado, para ser considerado ancestral, las reglas son todavía más estrictas, pues la cocción debe hacerse exclusivamente en horno de pozo, la molienda no puede ser con trapiche ni desgarradora y la destilación debe hacerse en olla de barro.

Montelobos Ancestral. Foto por Rodrigo Contreras

Lee también: Aprendiendo a maridar con mezcal

¿Qué tiene de especial el mezcal ancestral?

Que la norma oficial exija un proceso más riguroso, no hace que un mezcal ancestral sea necesariamente mejor que uno artesanal, pero para los amantes más asiduos de esta bebida, sí que puede notarse una diferencia, pues utilizar las herramientas tradicionales le otorga ciertas características únicas, en especial el uso de la olla de barro, que le imprime unas notas frescas y terrosas.

Pero más allá del sabor, la riqueza del mezcal ancestral radica en que es el proceso que más respeta la forma tradicional de producir mezcal, que se remonta cientos de años atrás, cuando los españoles trajeron los procesos de destilación.

Esto le otorga a la bebida cierto misticismo que nos conecta a nuestros ancestros a través de una bebida mágica, porque la verdad, el solo hecho de saber que estás bebiendo un mezcal ancestral hace de la experiencia casi un evento espiritual.

Coctel con mezcal. Foto por Rodrigo Contreras

Continúa con: El misticismo del mezcal

Montelobos ancestral

De todos modos, la palabra “ancestral” no garantiza que estés tomando lo mejor de lo mejor, pues la calidad de un mezcal depende de muchos otros factores, aunque la mayoría son bastante buenos, y el de Montelobos no es la excepción. 

Esta edición, que acaba de ser lanzada al mercado, está hecha con agave espadín, que es el más popular por su versatilidad, pero  con este proceso ancestral adquiere características únicas que vale la pena probar.

La marca Montelobos es, a mi parecer, una garantía de calidad, pero el espadín ancestral se corona como mi favorito, no solo por ser la novedad, sino porque realmente tiene un sabor y aroma únicos que denotan la atención al detalle en su producción.

Si quieres descubrir el verdadero valor de la tradición, atrévete a probar el nuevo mezcal ancestral de Montelobos y visita su perfil de Instagram para conocer más.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.