Os pido posada

0
790
navidad
picjumbo.com

Entre ponche, piñatas y villancicos llegan las posadas. Seguramente has escuchado hablar de estas fiestas tradicionales y, probablemente, hasta hayas estado en una, pero ¿sabes qué significan?

Un viaje hacia el pasado

Las posadas están directamente ligadas a la religión católica, pues simbolizan el final de la espera para la Navidad, pero alguna vez las cosas fueron diferentes.

Hace muchos años, cuando Cortés y sus tropas no habían colonizado Nueva España, incluso antes de que Colón propusiera que el mundo era redondo y, tratando de llegar a la India por una ruta desconocida descubriera el nuevo continente, los aztecas celebraban durante la temporada de panquetzaliztli, que coincidía con el mes de diciembre, la llegada del dios de la guerra Huitzilopochtli. Durante 20 días, los mexicas festejaban colocando banderas en árboles frutales y estandartes en su templo. Era un tiempo de alegría y festividad en el que había mucha comida.

Tras la llegada de los españoles y la religión católica, los conquistadores, quienes veían toda práctica no cristiana como una blasfemia, decidieron adaptar esta conmemoración a su propia religión, convirtiéndola en una celebración que marcaba el fin del Adviento. En un principio, se llamaban Misas de Aguinaldo, que consistían en una verbena eucarística, seguida de una fiesta en los atrios de las iglesias en la que se obsequiaban pequeños regalos a los asistentes. 

Dan Kiefer en Unsplash

Lee también: Posadas: de la iglesia al barrio

Con el tiempo, las parroquias y sus fieles fueron agregando elementos como velas, cantos o piñatas y, finalmente, la gente comenzó a llevar esta tradición a sus hogares y alrededores, cosa que la iglesia vio con muy buenos ojos, pues permitía una mayor difusión de la religión.

Gracias a esta apropiación popular, hoy podemos encontrar elementos diferentes dentro de las posadas en cada región del país, aunque hay algunos que siguen estando presentes en la mayoría de las variantes.

¡A romper la piñata!

Si algo sabemos hacer los mexicanos es celebrar; en realidad, para muchos, cualquier razón es buena para festejar, aunque a veces se nos olvide el motivo. 

Las posadas se realizan en torno al fin del Adviento, y como todo lo relacionado a la religión, detrás de éstas hay muchos símbolos con diversos significados. Cada acción en una posada tradicional tiene su razón de ser, empezando por los cantos.

Durante la primera parte de estos festejos se divide al grupo de asistentes en dos: unos acompañan a los anfitriones en el interior de la casa, los otros son enviados afuera. Después, todos encienden velas con las que alumbran sus libretos de cantos. La canción consiste en un diálogo entre los que están adentro y los que están afuera, siendo estos últimos quienes solicitan permiso para entrar. Esta parte hace referencia al momento bíblico en el que María y José recorren las calles de Belén buscando asilo para pasar la noche. Al final del canto, los anfitriones permiten la entrada a los demás con el siguiente verso: “Entren santos peregrinos, reciban este rincón, que, aunque es pobre la morada, os la doy de corazón”.

Santiago Filio en Unsplash

Sigue con: Fiestas decembrinas en familia

Es en este momento que la verdadera fiesta comienza. Durante el resto de la noche los invitados conviven alegremente y se rompe la piñata, que, por supuesto, también tiene su propio significado. En las posadas más tradicionales se rompe una piñata esférica con siete picos, que representan los pecados capitales, mientras que el palo con el que se le golpea simboliza a Dios, quien vencerá el pecado, y la venda con la que cubren los ojos de los participantes representa a la fe. El resto de los presentes canta a coro el “¡Dale, dale, dale..!”, en representación de la comunidad católica que debe marcar el camino. Cuando al fin se rompe la piñata, todos los participantes se lanzan a recoger los dulces y frutas, lo que se supone es la gracia divina cayendo.

A pesar de la gran carga religiosa de las posadas, la celebración no es únicamente para los fieles. Con el paso del tiempo, el verdadero valor de esta fiesta es la convivencia con los seres queridos, así que, independientemente de tu religión, puedes romper la piñata, solo debes recordar divertirte.

¿Qué hay de comer?

No se puede hablar de las posadas sin mencionar la comida. Como en casi cualquier otra fiesta tradicional mexicana, los alimentos cumplen un papel muy importante, pues posibilitan la convivencia y, como dice el dicho: ”Barriga llena, corazón contento”.

Mucho depende del lugar donde se realiza la fiesta y de las tradiciones familiares, pero algunos de los platillos más típicos en el centro del país son los tamales, pozole, tostadas y buñuelos. En otros estados también se acostumbra celebrar con memelas, aguachile, chilorio o molotes.

Además de estas deliciosas cenas, existe una bebida que, independientemente de dónde te encuentres, no puede faltar en una posada. Se trata del ponche navideño, una bebida caliente de flor de Jamaica y frutas como manzana, guayaba y tejocote, aunque hay muchas versiones diferentes; algunos incluso añaden licores a sus recetas. Este delicioso elixir no solo es perfecto para combatir el frío, también calienta el alma y pareciera tener la cualidad mágica de traer alegría a quien la bebe.

Protoplasma K en Flickr

En el clímax de la noche, llega el momento favorito de todos los niños -y la mayoría de los adultos- romper la piñata, que además de estar repleta de significados religiosos, también está llena de comida. Es tradición incluir en el relleno, además de una gran variedad de dulces, diferentes frutas como naranja, limas, cacahuates y, en algunos casos, incluso se agrega caña y jícama, aunque, siendo sinceros, la mayoría preferimos un delicioso chocolate que una caña seca.

Ahora ya sabes que, sin importar tus creencias o tu lugar de residencia, estas fiestas son una maravillosa ocasión para honrar la tradición familiar que las posadas han significado durante generaciones, pero, sobre todo, de compartir con quienes amas. No tengas miedo de agregar un poco de tu esencia a la tradición con nuevos platillos o ingredientes en tu ponche, pues de lo que se trata es de divertirse y compartir.

Fuentes

National Geographic (2018). ¿Sabes cuál es el origen de las posadas?. National Geographic en español. Recuperado el 13 de mayo de 2022 [Web] https://www.ngenespanol.com/traveler/origen-de-las-posadas-en-mexico/

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (2019). Las posadas, tradición navideña. Gobierno de México. Recuperado el 13 de mayo de 2022 [Web] https://www.gob.mx/conanp/articulos/las-posadas-tradicion-navidena

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.