Tendencias de cerveza
Tendencias de cerveza

Si existe algo claro qué pronosticar en el panorama nacional cervecero sobre las elaboraciones artesanales, es que seguirán creciendo. Y a nivel global, la tendencia es, con toda certeza, la misma. Los puntos interesantes a observar son hasta qué grado, y a qué ritmo.

Mundialmente, 2016 fue un excelente año para la cerveza artesanal, tanto en términos de aparición de nuevos productores, como de creación de nuevos estilos y, por fortuna para todos los involucrados, de volumen de ventas.

Por su parte, siguiendo la misma práctica que los gigantes refresqueros, los grandes consorcios cerveceros, con el fin de reducir el pedazo del pastel que les están pellizcando los artesanales, efectuaron compras de varios de ellos, siendo en México las adquisiciones de Cervecería Mexicana, Cervecería Tijuana, Cucapá y Boca Negra por parte de Grupo Modelo, las más sonadas. Las primeras tres empresas, todas de Baja California, se cuentan entre las artesanales de mayor tamaño, lo que pone a Modelo en una obvia posición de aumentar su participación en este segmento. Y si bien se llegó rumorear en el medio cervecero que Modelo también compró a Minerva y Tempus, éste no es el caso, meramente se suscribieron acuerdos de distribución, sobre todo vía online.

Estas adquisiciones no son bien vistas por el resto de los elaboradores artesanales, ya que, en primer término, ellos consideran que se pierde la independencia, y en segundo (y más importante), que las condiciones comerciales que ofrecen a los clientes, como amplias líneas de crédito, precios reducidos e incentivos para los meseros, los colocan en una seria desventaja, ya que no pueden, en virtud de su tamaño, ni siquiera acercárseles.

Se calcula que, en 2016, la participación en el mercado nacional de la cerveza artesanal fue de 0.8%, un incremento pequeño, a la vez que significativo, si se toma en cuenta el tamaño del mercado: la cerveza es, y por mucho, la bebida alcohólica más consumida en México. Esperemos que Grupo Modelo mantenga la calidad, diversidad y características originales de estas nuevas etiquetas de su portafolios.

Las adquisiciones de productores artesanales por parte de los gigantes cerveceros Cervezaconstituyen, también, una tendencia global, así como las fusiones de grandes empresas. Un ejemplo drástico es el anuncio oficial, efectuado en noviembre pasado, de que A-B InBev y Miller Coors (filial de SAB Miller y Molson Coors), ya de por sí monstruosos en cuanto a su tamaño, se van a fusionar, lo que hará que la nueva empresa domine la tercera parte del mercado mundial.

Para ofrecer una predicción informada de hasta cuánto y qué tan rápido seguirán creciendo los elaboradores artesanales este año, es necesario decir que el mercado nacional tendrá estas limitantes:

  1. Por una parte, el gusto y conocimiento del consumidor es aún muy incipiente en cuanto a la aceptación del valor gustativo (y mayor precio) de las artesanales, es decir, hay un amplísimo segmento de la población que está convencido de que la cerveza debe ser la bebida alcohólica más económica, que se clasifica en clara y oscura, que sirve básicamente para quitar la sed, y que debe ser la inexorable compañera de eventos deportivos para ser tomada en múltiplos de seis. Por lo tanto, dicho segmento seguirá difícilmente abierto a experimentar con cervezas cuyo precio supere $20 por botella de 330 ml.
  2. Ante la vasta proliferación de nuevos productores y etiquetas, los distribuidores de cerveza artesanal tendrán que ser más selectivos, ya que los anaqueles de las tiendas (especializadas o no) y los supermercados, así como los restaurantes, tienen espacios limitados para su gama de productos.

Por otra parte, el segmento minoritario de consumidores que sí aprecia las diferencias gustativas de las artesanales sobre las industriales, está creciendo cada vez más, de forma gradual a la vez que constante. Estos aficionados experimentan con estilos y marcas nuevas –disminuyendo así la lealtad hacia una marca específica– y están dispuestos a pagar las diferencias de precio; asimismo, les gusta conocer la historia detrás de las marcas, los detalles del cómo y dónde se elaboran.

En cuanto a estilos, la India Pale Ale (abreviada IPA), con sus distintas variantes, seguirá ostentando un papel muy importante. Incluso, se puede hablar de una tendencia creciente, llamada en inglés Juicy IPA, que consiste en el uso de adjuntos de frutas, cítricas por lo general, ya sea naturales o en concentrados. De esta forma, el resultado es una compleja poción que conjuga amargor elevado y acidez estimulante.

En el mercado internacional, sobre todo el norteamericano, las marcas mexicanas industriales siguen estando entre las más vendidas, así que, de las muy pocas cosas que uno le puede creer a la publicidad del gobierno, es que México es, en efecto, el principal exportador de cerveza en el mundo. Se prevé que esta tendencia continúe.

CervezaEn cuanto al formato, el uso de latas grandes, usualmente de una pinta (473 ml), es también una tendencia al alza para las cervezas industriales en México: el llamado “latón” es ya una presencia ubicua en la mayoría de los puntos de venta.  Las ventajas que ofrece una lata para una adecuada conservación del producto son su completa hermeticidad, que no es translúcida, y que no se rompe con facilidad.

Por último, si bien no es nada nuevo el uso de frutas en ciertos estilos de cerveza, la adición de verduras sí lo es: las combinaciones de zanahoria con cítricos, hongos con ostiones, y apio con toronja, representan una tendencia reservada para los paladares más aventureros.

Así que, bienvenido el seguro dinamismo de la industria que viviremos este año. ¡Salud!

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.