Tlaxcala: Tierra mística mexicana

0
814
Rancho la soledad

Sí, existe, y no es ninguna creación literaria ni un invento del gobierno detrás del que se esconde una enorme conspiración. Aunque, en realidad, una vez que te paras en él, es difícil creer que se trate de un lugar real y no de un fantástico espacio sacado de una novela fantástica, y es que, a pesar de ser el estado más pequeño de México, Tlaxcala está lleno de vida, cultura, tradición, magia y, por supuesto, gastronomía.

Santuario de estrellas

No se puede hablar Tlaxcala sin hablar de luciérnagas, pues es tan solo el segundo lugar con más avistamientos, solo superado por las cuevas al norte de Nueva Zelanda. Pero más allá del dato, visitar un santuario de luciérnagas en Tlaxcala es, prácticamente, como meterte entre las páginas de un cuento de hadas.

Comienzas tu travesía con el atardecer, y cuando menos lo esperas estás rodeado de penumbras, imposible ver más allá de tu nariz, todo está tan oscuro y silencioso, como perderte en una espesa nada abrumadora que se debate entre la angustia y la absoluta paz

Y de pronto, cuando comienzas a perder el sentido de la orientación, una luz aparece a lo lejos. Pequeña, casi insignificante, pero llena de esperanzas. Dura solo un par de segundos antes de apagarse, pero cuando vuelve a prenderse no lo hace sola, la acompañan 3 o 4 luces más. Luego quince, y cuando miras a tu alrededor descubres que hay cientos de ellas, brillantes luciérnagas, titilando a tu alrededor, impregnando el ambiente con su mágica luz, que no es suficientemente intensa como para iluminar los alrededores, pero sí para iluminar tu corazón.

Visitar los santuarios de luciérnagas en Tlaxcala es una experiencia mágica inolvidable que, lamentablemente, solo puede vivirse durante una corta temporada, de mediados de Junio a Agosto, así que no te pierdas la oportunidad, pero eso sí, toma en cuenta que probablemente tengas que caminar mucho, porque lo bueno cuesta, pero vale la pena.

Foto: Rancho la Soledad

Hijos de la tierra

Otro de los grandes atractivos de Tlaxcala es la imponente vista, enmarcada, por un lado, por el Popocatépetl, alias Don Goyo y su inerte compañera, Iztaccíhuatl, la mujer dormida, y por el otro, por la Malinche, el autóctono cerro tlaxcalteca. Estos gigantes de la tierra transmiten su místico aire al resto de la región, enriqueciendo sus suelos con hermosas plantas, como el maguey, el más mexicano de los mexicanos, que no solo embellece los campos, sino que comparte su grandeza con los humanos, que podemos aprovechar hasta su última fibra.

Así, en Tlaxcala crecen enormes magueyes que nos conectan, a través de sus bondades, con la naturaleza. De ellos se obtienen fibras para los textiles, flores para la gastronomía tradicional, y, por supuesto, aguamiel, para el invaluable pulque.

Y es que este estado es uno de los principales productores de esta ancestral bebida que se obtiene de la fermentación del aguamiel del maguey, y nos da como resultado un nutritivo y refrescante elixir.

Puede que no sea una bebida para todos, pero si tú, como yo, disfrutas del pulque a cualquier hora del día, visitar Tlaxcala es la oportunidad perfecta para beberlo tan fresco y natural como es posible.

Foto: Pexels

Te puede interesar: Pulque: desde los dioses hasta la actualidad

Colmenas de personas y de abejas

Las luciérnagas son razón suficiente para visitar Tlaxcala, y el pulque es un excelente incentivo, pero si te gusta este tipo de turismo, es probable que disfrutes también de la acampada al aire libre, o si eres como yo, que valoro la comodidad de un baño privado y un colchón que no lastime mi espalda, el glamping resulta también bastante atractivo.

Así, Rancho la Soledad ofrece no solo una visita guiada a los mejores santuarios de luciérnagas y uno de los mejores pulques que he probado, sino que, al final del día, puedes volver a descansar como un bebé en sus cómodas cabañas, que a mi me parecieron un poco como las celdas del panal, donde puedes pasar la noche, para salir por la mañana a continuar con tus actividades, como lo hacen las abejas, que por cierto, también forman parte importante de la experiencia en este lugar.

Foto: Rancho la Soledad

Continúa con: Miel, colmenas y comunidad

De hecho, en Rancho la Soledad puedes visitar, con la protección adecuada que el mismo personal te proporciona, los cajones de miel, en una experiencia súper emocionante y educativa en la que, si no te dan miedo las abejas, te divertirás a lo grande. Y si prefieres no acercarte tanto a estos increíbles insectos, siempre puedes probar su miel, que en este caso es la famosa miel mantequilla, con una textura y sabor únicos que te volarán la cabeza. Si quieres visitar Tlaxcala y conectar con la naturaleza de la mano de personas geniales que, como las abejas, trabajan arduamente para cumplir cada una su propósito, que es ofrecerte una de las mejores experiencias, no dudes en visitar Rancho la Soledad. Visita su Instagram, Facebook y página web para conocer más y reserva tu propia experiencia.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.