Originalmente construido en 1896 como el hogar del príncipe imperial francés Roland Bonaparte, Shangri-La Paris es una encarnación del autentico espíritu francés, un portal a su pasado y a su historia que nos envuelve en un mundo de fantasía.

Las áreas más históricas del antiguo Palais fueron registradas en el 2009 con la institución francesa Monuments Historiques, una iniciativa emprendida por el grupo Shangri-La.

José Ramón Castillo: 4 Pasos Para Descubrir Un Buen Chocolate

Hoy, el edificio icónico una vez más da la bienvenida a parisinos y viajeros del mundo dentro de sus muros, 114 años después de que el príncipe abriera las puertas de su palacio residencial a la sociedad parisina.

La historia

Todo comenzó en mayo de 1891, cuando el Príncipe Roland Bonaparte compró cerca de 3,000 metros cuadrados de terrenos en la sofisticada avenida d’Iéna en el distrito 16 de París, que sigue siendo hoy el barrio más elegante de la ciudad.

Ubicado entre la estatua de George Washington y la Torre Eiffel, el príncipe seleccionó el sitio por su proximidad al río Sena y su ubicación estratégica en el corazón de las escenas urbanas y sociales más emocionantes de la capital de Francia.

El príncipe encargó al arquitecto Ernest Janty, famoso por su trabajo de reconstrucción en los palacios del Louvre y Tuileries para Napoleón III, diseñar un hogar elegante y áreas espectaculares para recibir huéspedes notables.

Sauvignon Blanc: Del Viejo Al Nuevo Mundo

Una obra de arte de “estilo ecléctico”, Shangri-La se ha convertido en uno de los hoteles más icónicos de Paris. Paso por las puertas de hierro originales y llego a un pequeño patio protegido bajo la un techo de vidrio restaurado.

Dos jarrones inspirados en la Dinastía Ming flanquean la entrada y establecen el tono desde el principio para la elegancia de Asia-París. Giro a la derecha y doy un paso atrás en el tiempo hasta 1896 cuando entro a la histórica sala de billar con chimenea, fumarolas y sala de espera.

Bañado por la luz natural, el vestíbulo del hotel cuenta con techos altos y mármol reformado. Sus alcobas cuidadosamente colocadas ofrecen rincones discretos para que los huéspedes consultemos con el personal de Shangri-La, planeando nuestras aventuras por Paris.

Las insignias imperiales y los monogramas ornamentados del príncipe Roland Bonaparte, sutilmente integrados en la arquitectura, se complementan con la influencia asiática en la decoración y el ambiente del hotel y sus restaurantes – dos de los cuales tienen estrella Michelin –, bares y salones.

Subo a mi hermosa suite y abro las ventanas: del otro lado se alza la icónica Torre Eiffel, un destello de luces iluminando la noche.

Un portal al pasado y a la vez una contemporánea expresión artística, Shangri-La Paris es el mágico resultado de la ecléctica mezcla de lujo francés con toques asiáticos en una ubicación insuperable en el corazón de Francia.

Rutas Gastronómicas: Un Viaje De Sabores Por Castilla Y León

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.