restaurante-jazamango
restaurante-jazamango

Recorriendo la península de Baja California llegamos, como parada obligada, a Todos Santos. Una pequeña localidad que ha ido ganando terreno entre los viajeros por su cercanía con las costas del Pacífico, su paisaje montañoso, y una esencia que hace de este un Pueblo Mágico.

En un rápido paseo por el centro encuentras algunas opciones para satisfacer el hambre como el Café Santa Fe que hace un buen trabajo con pizzas, pastas, carpaccios y cocina italiana en general. Caminar por las calles y entrar a las galerías que caracterizan el arte de diversos artistas es otro de los atractivos, así como pasar por un café, dar una vuelta en la boutique y disfrutar del patio dentro del Hotel California, que haya sido o no la inspiración para la famosa lírica de los Eagles, la realidad es que se ha convertido en un ícono del destino ya que entre el nombre y el espíritu del pueblo, la canción le queda muy bien.


hotel-california

Sin embargo, para los viajeros que aman ir a profundidad, en las lomas desérticas que conforman los alrededores de Todos Santos y, como parte del desarrollo que se ha venido gestando, existen nuevas propuestas culinarias que vale la pena descubrir. Entre ellas mi predilecta y un imperdible para los amantes de la buena cocina es Jazamango, un espacio lleno de aromas, colores y sabores inolvidables.Una verdadera experiencia del huerto a la mesa con creaciones deliciosas basadas principalmente en los productos regionales.

 

fachada-restaurante-jazamango

Este espacio es resultado de la entrega, bien conocida del chef Javier Plascencia, como incansable promotor de la culinaria baja californiana y quien la honra en conceptos como: Misión 19, Caffé Saverios y Erizo en Tijuana; Finca Altozano, ¡Lupe! y Animalón en la ruta del vino en Ensenada y por supuesto, Jazamango en Todos Santos. Y es que Javier lleva la gastronomía en la sangre, pues viene de una familia que a eso se ha dedicado. Grupo Plascencia alberga conceptos como Casa Plasencia, Giuseppis, Caesar´s y Villa Saverios en Tijuana así como Romesco que abrió hace varios años en San Diego, California. En estos establecimientos hemos constatado también la sazón de Javier y seguido su evolución desde hace muchos años.

Plascencia es un chef con visión, un favorito en México y en el extranjero, especialmente en el mercado estadounidense en donde por un tiempo también tuvo Brasero que inmediatamente ganó reconocimiento y fue nominado como «Mejor Restaurante Nuevo» por la Fundación James Beard.

bar-restaurante-jazamango

Pero regresando a Jazamango, que es lo que inspiró este artículo, la descripción del chef es la siguiente: «es un restaurante que tiene un huerto hermoso del cual se basa el menú; tenemos ingredientes de excelente calidad, locales y orgánicos; proteínas originarias de rancherías cercanas y, por supuesto, productos del mar. Complementamos la cocina con asadores, hornos de leña y cajones chinos», y todo esto lo corroboré en una visita durante el verano. Ingredientes de primera, un huerto surtido y bien mantenido, distintas técnicas culinarias aplicadas a platillos frescos, vibrantes y de sabor contundente.

huerto-jazamango

Una de mis preparaciones predilectas fue la sopa de aguacate fría con helado de Cotija, rábanos del huerto, arúgula y aceite de oliva extra virgen del Valle de Guadalupe, una hermosa forma de darle la vuelta a un clásico y de poner en valor estos emblemáticos ingredientes de nuestro país.

almejas-chocolata-restaurante-jazamango

Las almejas chocolatas al carbón fueron otra agradable sorpresa que me permitió jugar en boca con el característico sabor marino del molusco y las notas ahumadas. El lechón prensado llegó con una perfecta cocción y una rica diversidad de sabores con toques de acelga, gel de limón amarillo, vegetales del huerto y cebolla. Para acompañar los alimentos por supuesto no faltaron los vinos mexicanos provenientes de distintos valles de Baja California, entre los que disfruté especialmente un Manaz Casa Magoni a base de uvas viognier y fiano que me refrescó tanto la boca como el cuerpo ante el sol desértico.

vino-casa-magoni

Jazamango es prueba de que el entorno influye en el placer y es que estar rodeado de alimentos frescos y un huerto invitador que encuentras en el plato, así como una cocina abierta al comedor, es una experiencia en sí misma que sin duda tiene un efecto positivo en el paladar.

lechón-con-verduras-del-restaurante-jazamago

Como último detalle y, por si fuera poco, además de la tienda de productos locales, por ahí me platicaron -y pude observar- que quizá muy pronto haya posibilidad también de hospedarse en este hermoso «oasis en el desierto».

¿Quieres visitar esta gran propuesta? Te comparto todos los detalles:

¿En dónde? 

Calle Naranjos S/N Las Huertas, Todos Santos – La Paz, 23300 La Paz, B.C.S.

Teléfono: 01 612 688 1501

Facebook:  Jazamango

Web: www.jazamango.com

Fotografías: Karla Sentíes

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.