Tren Rocky Mountaineer. Foto cortesía Secretaría de Turismo de Canadá
Tren Rocky Mountaineer. Foto cortesía Secretaría de Turismo de Canadá

Tren Rocky Mountaineer. Foto cortesía Secretaría de Turismo de Canadá

Este año 2017 se cumplen 150 años de la fundación de Canadá como Estado Confederado. En tan destacado momento es interesante echar un vistazo por este país, donde la naturaleza y el hombre coexisten en armonía y en el que la historia de una nación se ha visto delineada tanto por el intercambio entre diversas culturas como el de los habitantes con su tierra. A las imponentes bellezas naturales se suma una filosofía donde el manejo ético y responsable de todos los recursos es fundamental, así vemos una interconexión armónica entre todo lo que compone a Canadá.

Vista de las Rocallosas nevadas
Vista de las Rocallosas nevadas

La historia de este país esta íntimamente ligada al desarrollo ferroviario, al reto de unir la segunda nación más grande del mundo a través de las vías del tren cruzando las Rocallosas, lo cual fue fundamental para la consolidación económica y política del país. Sin embargo, este monumental trabajo que exigió la más calificada ingeniería sobre terrenos desafiantes fue más allá, pues la magnificencia del paisaje era tal que con el tiempo el gobierno canadiense decidió que para apreciarlo en su totalidad, el viaje debía realizarse con luz y reservar las noches para descanso en distintos puntos dentro del recorrido. En 1990 Rocky Mountaineer, bajo el mando de Peter Armstrong, destacó por ofrecer una aventura inolvidable a la luz del día donde el confort, el espíritu de servicio y el placer de una buena bebida, alimentos frescos y de la región, fueron y siguen siendo parte del ADN de este inolvidable recorrido que hoy cumple 27 años y es considerada la compañía privada más grande de trenes de lujo del mundo.

Foto cortesía Secretaría de Turismo de Canadá. Domos dentro del Rocky Mountaineer
Foto cortesía Secretaría de Turismo de Canadá. Domos dentro del Rocky Mountaineer

Para vivir la experiencia, lo primero que hay que hacer es elegir una de las cuatro rutas que ofrece Rocky Mountaineer que recorre principalmente la Columbia Británica y una parte de Alberta, uno de los trayectos incluye la costa entre Seattle (EE.UU.) y Vancouver, el resto se concentra en lagos, cascadas, coloridos paisajes entre la tierra y el cielo, así como en las montañas.

El trayecto más popular es el First Passage to the West y fue el que pudimos disfrutar; iríamos de este a oeste iniciando originalmente en Calgary pero decidimos abordar en Banff. Viajamos durante dos días en el tren y pasamos la noche en Kamloops para llegar a Vancouver al siguiente atardecer.

Paisaje desde el tren
Paisaje desde el tren

Alberta, la promesa

Ganado en CL Ranch pastando al aire libre
Ganado en CL Ranch pastando al aire libre

La provincia de Alberta es una zona rica en praderas y montañas con grandes extensiones de naturaleza poco habitada y conservadas en un estado casi virgen. Las condiciones geográficas y climáticas de la región la hacen ideal para el ganado, una de las industrias más representativas de Canadá, actividad sostenida por familias que de generación en generación han conservado un saber hacer con más de 300 años. Estos “artesanos” no solo conocen a cada uno de sus animales sino que mantienen una relación emocional con ellos y con su entorno, por lo que atienden cada detalle desde antes de su nacimiento. Su filosofía es hacer lo correcto, así como cuidar de la tierra que cuida de ellos. La carne de res de Canadá es uno de los atractivos de este país, un producto reconocido en el mundo por su calidad, en el que destacan el sabor, marmoleo, textura y por supuesto procesos de higiene y seguridad alimentaria así como sostenibilidad. La realidad queda de manifiesto en los ranchos ganaderos donde se ve a padres e hijos recorriendo las praderas.

Sheri Copithorne, tercera generación CL Ranch
Sheri Copithorne, tercera generación CL Ranch

Sheri Copithorne de CL Ranch, creado en 1887 por su abuelo Richard Copithorne, nos ofreció un paseo inolvidable donde observamos reses alimentándose libremente en la naturaleza; este rancho es uno de los más importantes de Alberta. Sheri nos explicó cómo manejan esta impresionante área de tierra y el trabajo que realizan en armonía con las reservas indígenas con las que colindan. La genética de las reses es determinante y en CL Ranch la han sabido perfeccionar a través de una profunda investigación y la cruza de ganado hereford con brown suiss, braunvieh, simmental y desde el 2003 con sussex, esto les ha permitido obtener una raza ideal que se adapta al severo clima de la región, así como animales que permiten una alimentación más natural sin el uso de hormonas para obtener la mejor carne de res que alcanza los más altos estándares a nivel mundial.

La carne de res canadiense alcanza los más altos estándares de calidad a nivel mundial.
La carne de res canadiense alcanza los más altos estándares de calidad a nivel mundial

Calgary es el corazón de Alberta aun sin ser la capital. Fue sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 1988 y experimenta un crecimiento acelerado por su riqueza económica y las posibilidades que ofrece para el desarrollo de sus habitantes. Para los visitantes hay un sinfín de opciones gastronómicas donde los ingredientes regionales, como la carne de res, rinden honor en la mesa. Algunas recomendaciones para cenar en esta ciudad son Rouge, alta cocina con influencia francesa del aclamado, versátil y carismático chef Paul Rogalski y Char Cut Roast House, donde John Jackson y Connie DeSousa, con sus carnes, conservas hechas en casa y su menú de temporada ponen a Calgary en el mapa culinario.

Banff National Park, riqueza natural protegida

Vista de Banff a 2,281 metros de altura
Vista de Banff a 2,281 m de altura

Este parque nacional fue el primero de Canadá, ubicado a una hora y media manejando desde Calgary. Teniendo como marco las montañas Rocallosas, éste alberga fuentes termales y acoge vida salvaje sin igual donde destacan osos, alces, lobos y borregos cimarrón entre muchos otros. Algunos de los atractivos son los Upper Hot Springs, donde el visitante puede relajarse y descansar en las aguas termales bajo el hermoso escenario natural. La Góndola Banff hace un recorrido para alcanzar magnificas vistas de las montañas y una hermosa caminata a 2,281 metros sobre el nivel del mar. Es el lugar ideal para deleitarse con una comida o cena a base de ingredientes locales como el Alberta steak sandwich o la ensalada de betabel y queso de cabra con salmón local que ofrece el Sky Bistro, o simplemente disfrutar una copa de vino blanco canadiense con una tabla de quesos mientras se observa el paisaje.

Sky Bistro, ideal para un vino y una tabla de quesos o un platillo con productos canadienses
Sky Bistro, ideal para un vino y una tabla de quesos o un platillo con productos canadienses

El pueblo es pintoresco y merece un paseo por las tardes entre las boutiques, cafés, pubs y restaurantes. El Chuks Steak House es perfecto para una cena donde se puede disfrutar lo que ellos llaman el Canadian Beef Experience. Recomiendo ordenar y compartir el strip loin bone, el Canadian wagyu, el export rib eye prime y el short loin prime, una excelente degustación de varios cortes de carnes; por supuesto una ensalada y unas papas rostizadas con trufa nunca están de más.

El pintoresco pueblo de Banff invita a pasear durante la tarde y visitar sus boutiques y restaurantes
El pintoresco pueblo de Banff invita a pasear durante la tarde y visitar sus boutiques y restaurantes

Lake Louis, la joya de la corona

Foto Paul Zizka, cortesía Secretaría de Turismo. Lake Louis
Foto Paul Zizka, cortesía Secretaría de Turismo. Lake Louis

Lake Louis, es una de las bellezas naturales más representativas de la zona. Ya sea durante el verano con el azul del cielo y el lago que se delinea frente al relieve montañoso, o en invierno donde el paisaje destella con la nieve. Para los sibaritas recomendamos reservar una mesa en el Fairview dentro del Fairmont Château Lake Louis, donde acompañado de sabores locales y una copa de champagne, se disfruta el espectáculo que la naturaleza ofrece. Para quienes la pasión de aventura es un motor, no se pierdan el Mountain Heritage Program, experiencia guiada y dirigida por premiados naturalistas.

Flatbread
Flatbread

Fairmont Banff Springs, un hotel de película

Fairmont Banff Springs
Fairmont Banff Springs

Ya hemos mencionado que la historia de Canadá tiene una relación profunda con el desarrollo ferroviario pues además de la consolidación política fue un detonante económico que favoreció industrias como la ganadera. Sin embargo, el visionario William Cornelius Van Horne, vicepresidente del Canadian Pacific Railway (CPR), vio mucho más allá y actualmente es conocido como “el hombre que capitalizó el paisaje” haciendo destacar también la industria turística. Durante sus recorridos de este a oeste y viceversa supervisando la construcción y ruta del tren, Van Horne vislumbró el potencial del turismo y dada la necesidad de ofrecer servicios, descanso y alimentos para quienes recorrían estos caminos y transportaban sus cargamentos, decidió que además había que atraer visitantes de todo el mundo para brindarles confort y glamour pero en contacto con la naturaleza y en escenarios únicos de las Rocallosas. Fue así como nacieron los hoteles del CPR que apostaron por un estilo de vida elegante y refinado convirtiéndose rápidamente en una cadena de hoteles reconocida internacionalmente. El Banff Springs Hotel, fue uno de los primeros en ser diseñado con todo lujo al estilo de un castillo señorial escocés, a tres kilómetros del pueblo que alberga preciadas aguas termales y en el perfecto horizonte donde convergen el río y las montañas.

El Fairmont Banff Springs ha visto pasar estrellas de cine e infinidad de personalidades destacadas, es sin duda uno de los predilectos de los visitantes y una parada obligada en la agenda.

Selección de quesos
Selección de quesos

Entre los principales atractivos de este resort se encuentran campo de golf, una espectacular oferta para practicar esquí y por supuesto, exquisitas opciones culinarias a cargo del chef ejecutivo JW Foster, en una decena de restaurantes, bares y salones especializados donde destacan los alimentos locales como pescados y mariscos frescos, la carne de res canadiense proveniente del mejor ganado de Alberta, los embutidos, quesos, vinos y una gran variedad de frutas y verduras de temporada.

Foto cortesía de Fairmont Banff Springs. Vista de las aguas minerales en Willow Stram SPA
Foto cortesía de Fairmont Banff Springs. Vista de las aguas minerales en Willow Stram SPA

El Willow Stream, SPA estilo europeo, honra su lugar de origen recreando una serie de espacios donde las aguas minerales a distintas temperaturas acarician el cuerpo tanto al exterior bajo la calidez del sol como al interior. La oferta de masajes corporales es extensa, al igual que las instalaciones donde se puede practicar nado profesional, pesas, yoga y mucho más.

Hospedarse en este hotel, es vivir la historia de Banff y unos días de película, donde todo sucede entre leyendas, majestuosidad y delicadeza.

Crème brûlée de mamey
Crème brûlée de mamey

Como parte de los festejos de los 150 años de Canadá, la renombrada chef mexicana Zahie Téllez fue invitada por la organización Canada Beef a cocinar en el Fairmont Banff Springs. Zahie puso en alto el nombre de México y enamoró a los comensales con sabores refinados y auténticos de nuestro país. Pero no sólo sedujo a los comensales sino a la audiencia nacional del programa Morning Live de la CTV, donde preparó una tostada de tri tip con vinagreta de pepita en compañía del chef Eraj Jawawickreme del Fairmont Pailliser Calgary, quien esa misma noche la reinterpretó en una cena degustación con prensa nacional e internacional dentro del hotel.

Chefs Zahie Téllez y Eraj Jawawickreme en el programa Morning Live CTV
Chefs Zahie Téllez y Eraj Jawawickreme en el programa Morning Live CTV

Más allá de un destino…

Viaje en tren
Viaje en tren

Si pensamos en un recorrido que conecte al individuo con la naturaleza tanto como con su interior, sin duda nos volcamos hacia un viaje en tren. El movimiento continuo que por segundos va revelando el entorno nos lleva a disfrutar el presente mientras alimenta la vista y el espíritu.

Foto Paddy Pallin, cortesía Secretaría de Turismo Canadá
Foto Paddy Pallin, cortesía Secretaría de Turismo Canadá

Para abordar el Rocky Mountaineer en Banff hay que llegar en el amanecer a la estación donde te reciben los anfitriones que se ocupan de tus maletas y desde ese momento te hacen sentir especial. Mientras arriban los vagones se puede tomar un café y por supuesto preparar las cámaras porque al primer sonar de las ruedas del tren comienzan a revelarse hermosos parajes: montañas, acantilados, osos grizzly, osos negros, castores y alces fueron solo un abrir de boca en nuestro trayecto.

Fotografía cortesía de la Secretaría de Turismo de Canadá
Fotografía cortesía de la Secretaría de Turismo de Canadá

En cada vagón hay anfitriones que se encargan de consentir a los pasajeros, en nuestro caso fue Georgia quien hizo del paseo algo único revelando historias del tren y puntos de interés. La encargada de nuestros alimentos fue la chef Katie Gray que nos recibió con el aroma de un croissant recién horneado y un buen desayuno caliente. El chef ejecutivo de Rocky Mountaineer y el creador de la experiencia culinaria a bordo es el francés Jean Pierre Guerin quien da valor al sabor, presentación y por supuesto a los productos de temporada regionales como parte de lo que esperan los viajeros, la carne de res, el salmón y el queso cheddar canadiense son los ingredientes emblema. Cabe mencionar que cada vagón tiene su propio chef, en SilverLeaf Service te atienden en tu lugar y en GoldLeaf Service, los alimentos se preparan al momento para ser servidos en el restaurante a bordo.

Paisajes desde el Rocky Mountanieer
Paisajes desde el Rocky Mountanieer

En 1995 se decidió hacer la experiencia más impresionante y fue cuando se introdujeron los domos de cristal que redondean el techo de los vagones y que permiten al pasajero adentrarse aún más en los paisajes. Así, con el recuerdo de una buena comida y el aroma de una copa de chardonnay de la Columbia Británica el horizonte se dibuja entre lagos y ríos nutridos por el deshielo de las montañas revelando su caudal y armonía. Pasamos por infinitos atractivos y la boca del río Adams que conecta con el santuario más grande de salmón Sockeye en Canadá. Vale la pena recordar la impresionante hazaña que realizan los salmones durante su ciclo de vida ya que nacen en ríos de agua dulce y una vez que crecen nadan hasta el mar donde alcanzan la edad adulta; para reproducirse regresan contra corriente al lugar exacto de su nacimiento, el camino es largo, lleno de riesgos y dificultades por lo que no todos los salmones alcanzan su cometido. Aquí, para llegar hasta el Río Adams, nadan durante veintiún días, aproximadamente veintinueve kilómetros diarios, tiempo en que viajan sin alimentarse, únicamente con las reservas de grasa que poseen. Ya en casa las hembras construyen los nidos para los huevecillos que serán fecundados por los machos, después de esto, los salmones sobreviven solo unos días más mientras protegen los nidos y los huevos.

Vista del atardecer en Kamloops
Vista del atardecer en Kamloops

Hacia la caída del sol, el verde de las praderas comienza a ganar terreno. Nos acercamos a Kamloops, cuyo nombre significa “el encuentro de las aguas” en lenguaje shuswap pues aquí confluyen el norte y sur del río Thompson. Existen varias opciones de hospedaje para pasar la noche, el Sandman Signature se encuentra cerca del paseo del río donde se puede apreciar el atardecer a la llegada muy cerca de la estación del tren. Para cenar vale la pena recordar que este también es territorio ganadero especializado en crianza de ganado 100% europeo desde hace más de tres siglos, predominando las razas black y red angus, hereford, simmental y limousin que gracias al clima frío y extensas planicies ha logrado desarrollar las mejores características para una carne de alta calidad por lo que un restaurante como el Fireside Steakhouse & Bar es ideal para probar un corte de black angus. Otras opciones que ofrecen ingredientes locales son Mitzz Kitchen y Terra; para los paladares vegetarianos las opciones son Romeo’s Kitchen y The Trendy Art We Are.

Águila cabeza blanca
Águila cabeza blanca

Desde los primeros rayos de luz, Rocky Moutaineer está listo para continuar la aventura y recibe a los pasajeros con el aroma de un café y un desayuno de bienvenida. El paisaje cambia, las Rocallosas van quedado atrás y las colinas que permiten la siembra de la vid también alojan una infinidad de vida silvestre. Lo primero a nuestra vista fue un majestuoso borrego cimarrón en el horizonte, así como un par de águilas cabeza blanca descansando sobre las ramas de los árboles. Un venado cola blanca apareció sigiloso sobre la tierra y los enormes nidos de las águilas pescadoras nos deleitaban con ese toque especial sobre cada poste cercano. El caudal del río, ideal para una aventura en balsa por los rápidos de mediana velocidad, acompaña el andar del tren a lo largo del camino hacia Vancouver. Uno de los puntos de interés más populares en este trayecto se conoce como Hell´s Gate, la parte más angosta del río Fraser donde corren hasta 750 millones de litros por minuto a través de un desfiladero de 30 metros de ancho. Su nombre se debe al explorador Simon Fraser, pues le recordaba las puertas del infierno y en su diario escribió “tuvimos que pasar por un lugar donde ningún ser humano debería aventurarse”. La construcción del CPR a través de este cañón en 1882 fue uno de los retos más peligrosos para el contratista Andrew Onderdonk y su gente.

Hell´s Gate, uno de los retos más peligrosos durante la construcción del CPR
Hell´s Gate, uno de los retos más peligrosos durante la construcción del CPR

Vancouver, una joya frente al mar

Vista desde el área del muelle en Granville Public Market
Vista desde el área del muelle en Granville Public Market

El acercamiento a esta hermosa urbe de la costa oeste de Canadá se evidencia con las planicies y verdes praderas donde caballos y vacas lecheras dibujan el paisaje. Las granjas, al estilo tradicional con grandes extensiones de tierra cultivable, predominan en el viaje. El flujo de los trenes aumenta y el movimiento ferroviario queda de manifiesto frente a un sinfín de vagones de carga y la clara sensación de aproximarse a una importante urbe.

Trenes
Trenes

Con el alma nutrida, el corazón en la mano, un gran sabor de boca, entrañables recuerdos y lazos humanos, bajamos del Rocky Mountaineer, uno de los recorridos más bellos del Norte de América y el sueño de todo canadiense, como ellos mismos lo expresan.

Carpaccio AAA Sterling Silver short rib con wasabi en Miku
Carpaccio AAA Sterling Silver short rib con wasabi en Miku

Vancouver es una ciudad de enorme belleza y riqueza natural que brilla entre el mar y la cercanía con las montañas, es considerada una de las mejores ciudades para vivir en el mundo y alberga una enorme variedad de deliciosas vivencias entre las que destaca la escena gastronómica, en pleno crecimiento y con una clara influencia de culturas que se refleja en las mesas. Para seguir con la inercia del placer cerramos la noche con una exquisita cena en Miku, uno de los restaurantes japoneses más trendy de esta hermosa ciudad de la costa oeste donde el chef ejecutivo Kazuhiro Hayashi nos sorprendió con un creativo carpaccio de AAA sterling silver short rib con wasabi, pera, huevo orgánico, ponzu de jalapeño-ajo y crujientes de tempura, así como sushis emblemáticos sellados al fuego entre los que destacan el de salmón sockeye BC (British Columbia) con jalapeño y salsa Miku; y el de langostino, piel de limón y salsa ume, todo acompañado de unas refrescantes burbujas de champagne.

Public Maket en Granville
Public Maket en Granville

En Vancouver es obligada una visita al Stanley Park, donde el bosque te acoge a la orilla del mar. Para los gourmets de corazón, el recorrido por el Public Market en Granville es imperdible y justo frente a la entrada del mismo se encuentra mi bistro favorito, Edible Canada, donde como bien se imaginan, el honor es para los productos nacionales.

Berberechos con pepino y aceite de oliva
Berberechos con pepino y aceite de oliva

Antes de dejar la ciudad aún teníamos un lugar que visitar, Fayuca, el nuevo restaurante de Jair Téllez y Ernesto Gómez, quien radica en Vancouver y lleva en su trayectoria la creación de varios conceptos culinarios. En Fayuca, estos talentosos chefs plasman la cocina de un México distinto, uno que cruza fronteras y reinterpreta sabores del noroeste del Pacífico con productos frescos, sostenibles, orgánicos y de la más alta calidad. Parte de la filosofía es ofrecer solo el producto correcto proveniente de la persona correcta por lo que el menú puede ir cambiando según lo que se encuentre en el mercado. Entre las recomendaciones están los berberechos con pepino y aceite de oliva; la enfrijolada con machaca de macarela ahumada, salsa de frijol negro y cebolla encurtida; el fideo de rabo de res con piñón y alioli; y el pez roca con pipián verde, cebollitas al grill y un confit de papa con labneh (una especie de queso de yogurt muy típico de Medio Oriente).

Me despido de Canadá con un gran sabor de boca, pero sobre todo con admiración y cariño hacia su gente, porque aprecian, cuidan, comparten; porque disfrutan hacer lo correcto, valoran la riqueza de otras culturas y abren su corazón al intercambio que permite la grandeza. El regalo de las bellezas naturales que tiene Canadá esta sin duda en buenas manos, en aquellos que toman muy en serio cuidar el entorno al que entienden tener únicamente prestado.

Fotografías: Karla Sentíes y cortesía de las Secretarías de Turismo de Canadá

Publicidad

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.