México se caracteriza por su variada gastronomía, en cada destino se pueden encontrar exquisitos guisos con el toque peculiar de cada Estado. Algunos de los platillos más destacados se encuentran en la región Centro-Occidente del país como: Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas, Estados integrantes del Pacto Centro Occidente por el Turismo, alianza que trabaja por la reactivación del turismo, una vez que el semáforo epidemiológico y las autoridades correspondientes lo permitan.

Sin duda los Estados antes mencionados cuentan con exquisitas opciones gastronómicas que forman parte de su riqueza cultural y que son imperdibles al visitar estos destinos; a continuación, te presentamos sus platillos más representativos.

AGUASCALIENTES

  • CONEJO CHICHIMECA

Este famoso platillo del Estado de Aguascalientes se puede considerar uno de los pocos platillos exóticos que nos encontramos en la gastronomía de la región y lo encontramos principalmente en el Pueblo Mágico de Real de Asiento. Este delicioso guiso típico se prepara con la carne de conejo y va acompañado de sal, ajo, pimienta, comino y pico de gallo (chile verde ancho picado, tomate picado, cebolla picada).

CHILE AGUASCALIENTES

El famoso y delicioso Chile Aguascalientes, es un claro ejemplo de la cocina contemporánea local, incluye en sus ingredientes un relleno de picadillo dulce de durazno y frutos secos, bañado en salsa de guayaba con nogada. Este platillo es muy famoso debido a que utiliza como ingrediente principal la guayaba, un punto de referencia  dentro de la región, en la cual se basa gran parte de su gastronomía.

Foto: Viva Aguascalientes

No te puedes perder: La cocina mexicana en el mundo

GUANAJUATO

  • ENCHILADAS MINERAS

Un platillo que se remonta a la época minera de Guanajuato, cuando la entidad era el principal centro minero del bajío. Originalmente este platillo era preparado por las esposas de los trabajadores de las minas y servido durante el almuerzo. Se trata de tortillas rellenas de queso, bañadas con una salsa hecha a base de chile guajillo, y cubiertas con lechuga, papas y zanahorias.

Imagen tomada de https://www.pinterest.com.mx/laantojadera/
  • CALDO DE OSO

Cuando visites el municipio guanajuatense de León, no te puedes perder el famoso Caldo de oso, se trata de una típica botana que se vende comúnmente en puestos ambulantes. Se prepara con fruta con chile, vinagre, cebolla y queso. Un platillo que tiene su origen hace 50 años, cuando el Sr.Bonilla realizaba esta mezcla para un cliente sumamente particular, al cual le apodaban “El Oso” por su ancha figura, con el paso del tiempo, más clientes desearon probar el famoso caldo pidiendolo como “dame un caldo como al oso” y de ahí su adaptación.

JALISCO

  • CARNE EN SU JUGO

Esta preparación es producto de una mezcla de carne de res cortada en tiritas, una cama de frijoles de la olla o refritos y cubierta de un caldo especial, que bien puede ser hecho con caldo de res, jugo de carne, diversos tipos de chile y especias. Su origen se remonta a mediados del siglo pasado; la creación se le adjudica a Roberto de La Torre, en 1958. 

El Barrio de Santa Tere se ha convertido en un icónico de la carne en su jugo, pues ahí se encuentran tres negocios que han colaborado en convertir dicho platillo en una tradición tapatía: Carnes de la Torre, considerado el pionero; Karne Garibaldi, quienes ostenta el récord Guinness del restaurante más veloz del mundo y Kamilos 33, a partir de 1975, el cual ha ido creciendo uniendo la mercadotecnia, la tradición y el estilo campirano.

  • TORTA AHOGADA

La torta ahogada se compone de un birote salado y en su interior se agrega trozos de carnitas fritas de cerdo, bañada por una salsa de jitomate condimentada con especias y por una salsa de chile. Dependiendo la cantidad de chile que se le agregue a la torta, esta será ahogada o media ahogada.
La historia cuenta que el “Güero”, el hombre al que se le atribuye el invento de la torta ahogada, estaba sirviendo uno de los lonches que solía vender en su pequeño local, cuando el birote se le cayó en una olla en la que había salsa de chile puro. El comensal, supuestamente, en lugar de devolver su orden, le dijo al “Güero” que así se la diera.  Ese fue el inicio de la historia de este plato jalisciense.

QUERÉTARO

  • MOLE DE GUAJOLOTE

En Amealco, Pueblo Mágico, el mole de olla es un platillo típico y representativo de la gastronomía de este municipio. Con el sabor que distingue la carne y el caldo de guajolote dando un toque especial al mole, en Amealco es una tradición este platillo, al cual se le dedica un día a la semana para prepararlo y disfrutarlo en la mayoría de fondas y restaurantes de este lugar, se conoce como los martes de mole de guajolote.

  • ENCHILADAS QUERETANAS

Las enchiladas queretanas se conocen por estarbañadas en salsa de guajillo, fritas antes de servirse sobre una hoja de lechuga, y acompañadas de papas y zanahorias adornadas con abundante queso fresco son un antojito típico de Querétaro, sin olvidar que, en la zona serrana, suelen acompañarse de un pedazo de sabrosa cecina de la región.

SAN LUIS POTOSÍ

  • ENCHILADAS POTOSINAS

Uno de los platillos más icónicos y deliciosos de la gastronomía de San Luis Potosí, son las enchiladas potosinas, que consisten en tortillas hechas con masa enchilada, rellenas de queso, acompañadas de crema y queso. Cabe destacar que este plato fue creado por accidente por Crisatina Jalomo, cuando en el molino en lugar de entregarle masa de nixtamal pura que ella pidió, se la dieron mezclada con chile; para no desperdiciarla, la usó para hacer tortillas, el resultado fue exquisito y a partir de ese momento siempre pedía su masa de esa manera, posteriormente las mejoró colocándoles relleno de queso y salsa, las dobló como una quesadilla, las puso al comal y añadió crema y queso rallado. 

  • ZACAHUIL

La Huasteca Potosina es la orgullosa creadora de un tamal gigante, se trata del Zacahuil, su nombre proviene del náhuatl, significa: “zacate o con sabor a zacate”, y esto se debe a las hojas con que se cubría este guiso antes de hornearse, aunque actualmente es envuelto con hojas de plátano. El Zacahuil se prepara con maíz martajado, eso quiere decir que se muele el grano, pero se dejan partes pequeñas sin moler, lo que le brinda una mejor textura. Para el relleno se prepara una salsa de chile chino, cascabel y especias y se le puede añadir carne de pollo, puerco o guajolote; finalmente el tamal se cuece bajo la tierra con leña y piedras calientes. El platillo reúne lo mejor de la comida huasteca actual y tradicional, por lo que es un imperdible si se visita la zona.

Sigue con: La mujer en la gastronomía mexicana: herencia cultural

ZACATECAS

EL ASADO DE BODA

Este es uno de los platillos más tradicionales y populares del Estado; se sirve en todo tipo de celebraciones, en especial en las bodas. Es un guiso de carne de cerdo en un adobo especiado con toques dulces. Se acompaña de arroz, frijoles y tortillas.

Se cree que el origen de este platillo data de la época revolucionaria y que fue elaborado especialmente para Pancho Villa quien, a su llegada a Zacatecas, pidió que se le preparara carne de cerdo con chile, y fue aquí que se le agregaron otros ingredientes al adobo como nueces, almendras, canela y diversas especies.

  • TACOS ENVENENADOS

La historia de su peculiar nombre se remonta a la tradición minera del estado, pues estos tacos eran la comida diaria de los trabajadores de las minas debido a su bajo costo, la facilidad de su preparación y, por su puesto, su delicioso sabor. Se cree que, debido a la falta de cuidados a la hora de consumir sus alimentos, varios mineros murieron por comer sus tacos con las manos llenas de minerales tóxicos. En la actualidad se conserva solo el delicioso sabor de estos deliciosos tacos que se preparan con papas, chorizo, queso, frijoles y otros rellenos, para posteriormente freírlas en manteca. Una delicia zacatecana.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.