Dentro de las posibilidades de maridaje para los vinos blancos de la DOCa Rioja, los quesos son de las mejores opciones. Estos tienen la capacidad para exaltar los aromas y sabores de las diferentes varietales, que maneja la Denominación de Origen Calificada.

“¡El queso armoniza mejor con vinos tintos!” una máxima que se escucha con frecuencia si se sigue la teoría del maridaje, aunque esta es parcialmente cierta, ya que hay quesos que explotan sus características organolépticas con las uvas tintas, como el caso de algunos Tempranillo Crianza que hacen una excelente mancuerna con quesos de cabra de libre pastoreo, característicos por su intenso sabor a hierba silvestre y establo. Sin embargo, también hay una amplia variedad que establecen una buena relación con los vinos blancos.

De forma genérica, es posible mencionar algunos emparejamientos infalibles a la hora de combinar vinos blancos de la DOCa Rioja con queso. El Tempranillo Blanco, por ejemplo, uva originaria de esta región y actualmente, la segunda variedad blanca de mayor cultivo, encuentra su contra parte ideal, en quesos frescos con bajo contenido de sal y buen nivel de acidez, así como en quesos curados y/o ligeramente ahumados, como el Provolone y el Manchego. Las notas de frutas tropicales, hierbas silvestres y flores blancas, son idóneas para resaltar el carácter de estos lácteos.

Por otra parte, los vinos de uva Viura, principal varietal cultivada en la DOCa Rioja, destacados por su personalidad y carácter, encuentran compañero en dos estilos diferentes de queso. El tradicional queso Montague de leche de oveja y vaca, juega con su balance graso y sabor medio, así como con las notas florales y frescura del vino. Mientras que los quesos doble crema, con su textura suave, cremosidad y profundidad de sabor, acompañan a fermentados sobre sus propias lías finas.

QUIZÁ TE INTERESE: VINOS BANCOS DE RIOJA IDEALES PARA LA CUARESMA.

Otros tipos de quesos que armonizan con los blancos de Rioja, son los de hongo blanco, como el Camembert y Brie, así como los de hongo azul, como el Roquefort, Stilton, Gorgonzola, Danablu y Bleu d’Auvergne. En estos casos, más que buscar una uva o subregión en particular, conviene seleccionar ensambles con un marcado carácter floral y una delicada frutalidad, con destellos herbáceos y especias.

Ahora que, si lo que se busca es acompañar quesos ultra maduros, como el inconfundible Cotija mexicano, o uno que otro cuajado aderezado con pimientos deshidratados y hierbas aromáticas, la selección se encamina a blancos de carácter explosivo, con marcados tonos cítricos, frutos blancos y tropicales.

Estos son sólo algunos de los maridajes lácteos que van bien con los vinos blancos de la DOCa Rioja, las demás combinaciones quedan en la búsqueda y la experimentación personal. La próxima vez que quieras acompañar queso con vino, ¡piensa en Rioja!

Para más información de esta denominación visita: https://www.riojawine.com/

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: EL TEMPRANILLO BLANCO, EL MEJOR SECRETO DE RIOJA.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.