Viñedo
Viñedo

Feliz de haber sido nuevamente invitada por la Universidad Autónoma de Baja California, para ser jurado del único Concurso Internacional de Vino que se realiza en nuestro país: el XXV Concurso Internacional, Ensenada Tierra del Vino.

La presencia de diversas bodegas a nivel internacional en este concurso, es un foro interesante y  compartido en donde la diferenciación y calidad de cada producto es la ventaja competitiva. Catas a ciegas y un sistema computarizado desarrollado por la propia Universidad, son dos elementos muy interesantes en este concurso que prácticamente es el único en el mundo que se realiza dentro de un plantel académico.

La mayoría de los concursos en el mundo, son organizados por empresas particulares, en tanto que éste, se lleva a cabo con la planeación, dirección y desarrollo de la Universidad Autónoma de Baja California, es decir, un entorno académico, dentro de la zona vitivinícola más importante de nuestro país, y en la única Universidad de la República que se  imparte la Licenciatura en Enología.

Por otra parte, el panel de catadores profesionales está conformado por enólogos, sommeliers y periodistas sommeliers, como es mi caso, y que también somos evaluados en cuanto a nuestro desempeño. Este equipo de catadores está liderado por Isabel Mijares, española, experta en análisis sensorial y por el enólogo chileno Alejandro Hernández, quien además de formar a generaciones de enólogos en su país y de asesorar técnicamente a varias bodegas y viñedos de Chile y América Latina, ocupó el cargo de presidente de la Oficina Internacional de la Viña y del Vino (OIV).

Este concurso, que ya va en su XXV emisión, se realizará del 19 al 21 de mayo. En años anteriores ha logrado reunir más de 450 muestras sometidas a la evaluación de un panel de cata integrado por 21 profesionales tanto enólogos como sommeliers de diversas nacionalidades, en donde tengo el gusto de ser convocada por un año más y en esta ocasión, desde el año pasado, como conferencista.

Los concursos de vino representan una serie de beneficios para todos los involucrados: organizadores, industria del turismo y la hospitalidad, productores, distribuidores y, evidentemente, para el público en general. En cuanto a los productores y distribuidores implica someter sus productos a una evaluación comparativa que les proporciona un lugar dentro del panorama globalizado de valoración de calidad, precio, etc.

Y que los posiciona comercialmente dándoles una ventaja competitiva cuando obtienen premios y reconocimientos, especialmente para aquellos que buscan un desplazamiento tanto en la exportación, en la importación y en la venta a mercados locales. Información que, en general, está apoyada por los medios de comunicación. La presencia de la competencia en un sitio compartido en donde la diferenciación y calidad es la ventaja competitiva.

VinoPara el consumidor, además de información y orientación es un buen argumento que apoya la decisión en la selección, compra, consumo y recomendación de los vinos, especialmente ahora, cuando la oferta vitivinícola internacional crece de manera exponencial.

Me parece que el esfuerzo en la realización del Concurso Internacional Ensenada Tierra del Vino a lo largo de varios años es destacable. Como participante en diversos Concursos, a nivel nacional e internacional, creo que los proyectos y actividades que realicemos por incentivar nuestra cultura en materia de vino son bienvenidos y exigen nuestra participación, cada vez, de manera más profesional y comprometida.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.