Las tierras del Nuevo Mundo, destacadamente América, siempre han ejercido un gran influjo en los europeos. La vitivinicutura no ha sido ajena a ese encanto. Grandes familias del vino en Europa han incursionado desde hace varios años en estas latitudes para aportar su tradición, su saber hacer y de esta manera enriquecer, a nivel mundial, la cultura del vino.

Por ello, consideramos de gran interés para esta cata, el tema de las grandes bodegas europeas, pero con la visión del Nuevo Mundo, aquellas que han puesto filiales en Chile, Argentina, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, entre otros países. Conocer un poco sobre su historia, por qué se establecen en América, así como el gran impulso que han dado a diferentes regiones en cuanto a calidad de sus vinos. Incluimos también un vino australiano que si bien no representa a una gran bodega del viejo continente, sí es muestra de cómo la tradición europea se asentó en esas tierras.

Esta cata-maridaje se llevó a cabo en el restaurante Oca, espacio donde la cretividad y talento del chef Vicente Torres se dan cita para el regocijo gourmet. Como en cada una de nuestras catas, Spiegelau (patrocinada por Latin Hotel) fue la copa oficial, y el Centro Gourmet Mabe participó de manera sobresaliente en la organización. Agradecemos a Darío Gallardo por su apoyo en la realización de estas catas.

Nuestro anfitrión de lujo fue el sommelier Ricardo Espíndola, director de la Escuela de Vinos del Colegio Superior de Gastronomía y sommelier en Cavas Freixenet, quien con sus conocimientos brindó una extraordinaria cata que recorrió viñedos del Nuevo Mundo.

Participaron en esta cata: Daniel Huerta, Alejandro Vargas, Guillermo Rivera, Anilú Fernández, Erico García, Paola Galán, Javier Moreno, Sergio LópezJaimes, Daniela Arroyo, Miguel Novoa, Karla Sentíes, Hilde Veda, Yessika Valverde.

Barda (pinot noir) con cola de res y zanahoria

Nuestro recorrido empieza en Argentina. Sobre este vino, Ricardo Espíndola comentó que se trató de un vino delicado, con la variedad pinot noir. La bodega que elabora este Barda es Chacra, que cuenta con el respaldo de una familia de mucha tradición, de los impulsores de los súper toscanos en Italia: Sassicaia. Chacra se encuentra en Luján de Cuyo, en Mendoza, Argentina. Se hace con viñas propias pero con la tradición centenaria de Sassicaia y al mismo tiempo incorporando nuevos estilos y tecnología, es decir, la modernidad del Nuevo Mundo.

Haras Elegance y Manso de Velasco con cochinillo con salsa de naranja y ciruela; sorbete de moras y limón

El siguiente vino, Haras Elegance proviene de la bodega Haras de Pirque en Chile; de una de las zonas con mayor producción de vino y una de las más prestigiadas que es el Valle Central. El ascendente de esta bodega es la familia Antinori, también italiana, y que lleva elaborando vinos desde 1385, ¡nada más! Esta familia también formó parte del movimiento que revolucionó los vinos de Italia a traves de la producción de los llamados súper toscanos, y fue además parte de la formación de la Denominación de Origen Chianti Clásico. Cuenta con esta filial en Chile donde no emplean la uva tradicional de Italia: la sangiovese, sino que incursionan en mezclas más modernas y de estilo francés, por ejemplo este vino contiene cabernet sauvignon, cabernet franc y un poco de syrah;

es un vino más complejo en nariz y en boca; tiene una entrada potente y buen retrogusto.

En cuanto a Manso de Velasco, está considerado como uno de los mejores vinos chilenos, y forma parte de otra de las grandes familias europeas: Torres, de Cataluña, España, una bodega de enorme tradición. Esta bodega se ha expandido por las grandes denominaciones de origen de España, pero también ha viajado fuera de

ese país, tiene una filial en California (Estados Unidos), y en Chile, de hecho fue precursora del Valle Central. Los viñedos de Manso de Velasco cuentan con plantas de más de 100 años. Es un 100% cabernet, 18 meses en barrica nueva francesa; es un vino muy complejo.

Koonunga Hill Shiraz con cerezas de foie

En el caso de este vino —Koonunga Hill Shiraz— no hay una familia europea atrás, pero está reconocida como la mejor bodega de Australia: Penfolds, con una tradición de muchos años, ya que entre sus fundadores se encuentran los que introdujeron las primeras uvas a Australia. Es una de las bodegas más prestigiadas y la que levantó la mano por ese país demostrando que se hace buen vino, como La Grange, que ya entró en esa clasificación de los vinos míticos del mundo, pues estuvo clasificado como el mejor vino del mundo durante varios años. Este Koonunga Hill es un shiraz con cabernet, que es una mezcla auténtica australiana. A copa quieta sobrasale la fruta: ciruela pasa, cereza, grosella, ciruela negra, cereza negra, y el balance de la madera también está muy bien integrado. Al mover la copa se sienten las notas especiadas, vegetales. En boca muestra potencia y a la vez balance; es un vino con mucha expresión de fruta.

Terrazas Reserva Malbec con tartar, tomate y mozzarella

Argentina se ha convertido en una zona especializada en el cultivo de la variedad malbec. A pesar de ser una uva de origen francés, no hay país que lo haga mejor que Argentina. Esta bodega, Terrazas, tiene el respaldo de una gran compañía francesa: Moët, una de las principales productoras de champaña, la de más tradición, con 20 millones de botellas al año.

Terrazas cuenta con uno de los viñedos más altos del mundo, 1,100 msnm, ubicado cerca de la cordillera de los Andes. Se ha comprobado que estos viñedos aportan una mayor concentración de fruta, inclusive presenta una punta dulce en boca.

Domaine Carneros con polvorón de nuez

Este vino espumoso es una clara representación de una bodega europea —Taittinger— con filial en el Nuevo Mundo, en este caso en Estados Unidos. Taittinger, que cuenta con dos de los mejores champañas en línea, se fundó en 1734. Incursiona en Estados Unidos y lo hace muy bien al escoger una de las tres zonas llamadas la aristocracia del vino californiano: Napa, Sonoma y Carneros; en Carneros hay un contraste térmico que hace que las uvas blancas tengan muy buena acidez.

Domaine Carneros está hecho con pinot noir, chardonnay —que son la base de un champaña— y un poco de pinot grigio. En nariz, es un vino complejo, tiene las notas de fermento, levaduras, panadería. En boca, el dejo de amargor es característico de un buen espumoso, y la acidez es perfecta.

 

 

ESCRITO POR Pedro Jiménez

FOTOGRAFÍA Adriana Garibay

Publicidad

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.