Cuenta la leyenda que hace más de cien años, el fundador de la Viña Concha y Toro, Don Melchor Concha y Toro, escondió una preciada colección de vinos en su bodega privada, la cual estaba protegida detrás de una reja de hierro forjado. Sin embargo, con el tiempo comenzó a notar que las botellas desaparecían extrañamente. Parecía que este lugar secreto ya no era tan secreto, y que la gente del pueblo, al haber oído hablar de sus exquisitos vinos, no pudo resistir la tentación de probarlos por sí mismos.

Al necesitar una nueva forma de proteger su tesoro, Don Melchor Concha y Toro recurrió al folklore chileno. Sabiendo lo supersticiosa que era la gente del pueblo y cuánto temían a los fenómenos de otro mundo, difundió el rumor de que existían extraños eventos nocturnos que solo podían explicarse de una forma: el diablo habitaba en sus bodegas. Impulsado por la imaginación de los lugareños, cada sonido en la bodega, cada eco, sombra y forma, dio más valor a la historia.

Lee también: Dos Mundos, Un Vino: Almaviva

Rápidamente, el rumor se convirtió en una leyenda… y no desaparecieron más botellas. Esta es la historia de la leyenda cuyo protagonista le dio a unos excelentes vinos un nombre único: Casillero del Diablo, un portafolio destinado a cruzar fronteras y convertirse en unos de los vinos chilenos más famosos del mundo.

Casillero del Diablo proviene de espectaculares Valles en el corazón de la tierra vinícola de Chile, como el Valle Maule. Ubicado a 250 kilómetros al sur de Santiago de Chile, el Valle del Maule es la región vinícola más grande de Chile y tiene una gran diversidad y versatilidad geográfica y climática. Los inviernos lluviosos y los veranos cálidos, junto con suelos relativamente infértiles, permiten la producción de vinos tintos de muy alta calidad, como Cabernet Sauvignon, Merlot y Carmenere.

Diablo, una nueva creación, es el resultado de la búsqueda constante de Viña Concha y Toro por siempre estar a la vanguardia, incorporando nuevos conceptos de innovación para los amantes del vino en todo el mundo. 

Su enólogo, Tito Urzúa, es un apasionado del Terroir de Maule experto en esta zona ha desarrollado desde entonces un profundo conocimiento de la región y de su amplia diversidad de suelos y climas, permitiéndole identificar aquellos sectores ideales para el desarrollo de cada variedad de uva vinífera de la región. 

Puedes leer después: Los Buenos Vinos en la historia

Diablo, un Dark Red Blend, es un vino lleno de misterios. Su enólogo Héctor Urzúa es el único que conoce los porcentajes exactos de sus componentes, haciendo de este vino todo un enigma. 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.