Chère Karla:

Llega impetuoso el mes patrio. Llega a bandera abierta. Llega dejándonos libre el mes de septiembre. Éste y todos los meses cumplen sus trabajos solares y a la tierra le dan días lluviosos, días con calores, días en donde el frío hace de las suyas, días templados, días en donde florecen las plantas, y los arbustos se llenan de vida y los árboles muestran sus espléndidas cumbres verdes. Y nosotros, -con las honrosas excepciones- los que habitamos este planeta, por desgracia, lo tenemos enfermo. Sí, hay millones de gentes que no cuidan como debiera ser los frágiles ecosistemas. Talan árboles, acaban con los manglares, producen humos nefastos, tiran miles de toneladas de plásticos a los ríos y a los mares. O sea que se agrede a la naturaleza y ella, sensible que es, responde a esos ataques. Resultado: el calentamiento global, gases de invernadero y muchas plagas más que nos afectan a todos.

Pero, bueno, no hay que hacer mayores dramas, no, porque, como lo hemos comentado en otras ocasiones, hay que lanzar la sonrisa a los conflictos, poner buena cara a los problemas. Sí, debemos de ver el lado bueno de la vida. Y como nuestra revista le hace un homenaje continuo a la Cocina, a la Gastronomía, yo, viendo, como arriba digo, que este mes es un mes especial para todos los mexicanos, les voy a proponer unos platillos muy, pero muy mexicanos, que al ver de lo que están hechos, ustedes, amigas, amigos, verán cómo sus sonrisas saldrán a flote. Y evidentemente se van a poner a cantar canciones rancheras para estar a tono con las celebraciones patrias.

Zócalo de México

Sigue con: Celebra el mes patrio con las tres denominaciones de origen de Michoacán

En este mes tricolor es obligación tener en la mesa unos chiles en nogada, chilaquiles verdes, enchiladas rojas, ensalada de nopales, aguacates rellenos, postres de tunas cardonas, crema de jitomates, sopa de tortillas, frijoles charros, enfrijoladas, salsa  de tomates, tlayudas recién salidas del comal, queso Oaxaca, queso Chihuahua, mole poblano, tamales de peje, tamales de chipilín, en el molcajete habrá queso Cotija, en la cazuela bailarán chiles jalapeños; si en su localidad hay pulque, pues ahora es cuando chile verde le has de dar sabor al caldo –pero, recuerden: nada en exceso– y si pasa el señor que en sus burros lleve cántaros con aguamiel, pues pida una jarra entera, charales asados con cebollita y ajo, pescado blanco, cajeta de Celaya, tacos de barbacoa, chorizos de Toluca, jumiles, chapulines, acociles, gusanos de maguey, cocadas, camotes de Puebla, salsa mexicana: chile, cebolla, jitomate, sal; tortillas, que en el comal digan que están listas para deleitar los paladares, sopes de chicharrón, tacos al pastor, consomé de barbacoa, memelas en salsa verde, flautas con carne deshebrada, aguacate, sal, tomates; tlacoyos con chorizo. Y le paro de contar, pues la comida mexicana es basta, es un filón rico y abundante.

Y como estos platillos son de sobra conocidos por todas nuestras amigas y por todos los caballeros que aman la cocina, no doy las recetas, pero si algún lector desea tenerlas, comuníquese con nosotros y más rápido que una saeta, les proporcionaremos los secretos culinarios. Mientras a cuidarnos muchos, a tratar de ser más ordenados y más limpios que nunca.

Les mando un abrazo digital.

Carlos Bracho 

www.carlosbracho.com

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.