Rica en historia, mitos y leyendas, Sicilia es una de las mayores islas del Mediterráneo, y entre sus grandes atractivos está el gran monte Etna, que además de vistas imponentes a los paisajes que lo rodean, ha sido gracias a su actividad volcánica que sus laderas son un verdadero tesoro donde las vides crecen con un sabor inigualable y único en el mundo. 

Un destino obligatorio para los amantes de la historia y la belleza, Taormina es una de las joyas de la isla de Sicilia. El dramaturgo y autor estadounidense Tennessee Williams describió una vez a Taormina como “asombrosa y abrumadoramente hermosa”. Mucho antes de Williams, un sinfín de célebres escritores y artistas de los siglos XVIII y XIX sintió la mismo. Taormina inspiró al novelista británico D.H. Lawrence, quien escribió parte de Lady Chatterley’s Lover mientras se hospedaba en el hotel hermano Belmond Grand Hotel Timeo, la historia supuestamente basada en el coqueteo de una dama inglesa de clase alta con un granjero siciliano entre los olivares.

Continúa con: Donde el Presente y el Pasado Convergen: Malta

Pero la atracción de Taormina se remonta aún más atrás: a los sicilianos que fundaron la ciudad, y a la larga línea de conquistadores que la siguieron, desde los griegos hasta los romanos, y luego los normandos, españoles y franceses, todos los cuales reforzaron su posición como un importante centro de arte y comercio.

En el corazón de la mística de Taormina se encuentra Belmond Grand Hotel Timeo, una elegante villa clásica construida en los escarpados acantilados junto al Teatro Griego, con estupendas vistas que han cautivado e inspirado a los huéspedes durante décadas.

Fue en 1863 cuando un barón prusiano puso por primera vez al Belmond Grand Hotel Timeo en el mapa con la élite europea. Otto Geleng había viajado a Taormina para pintar, alquilando una habitación a Don Francesco La Floresta en su casa, Timeo.

Sigue leyendo: Calor de hogar

El nombre del hijo del fundador griego de Taormina, Timeo se convirtió en una fuente de inspiración para Geleng, quien inmortalizó las impresionantes vistas desde sus habitaciones y terraza en una serie de acuarelas. Su trabajo causó revuelo en Berlín y París y le siguieron más artistas. La casa se convirtió en un hotel hermoso.

Belmond se hizo cargo de este espectacular hotel en el 2010, asegurándose que la historia ilustre de este destino único continúe con su espectacular trayectoria, enamorándonos a todos de su belleza, historia y auténtico sabor. La perfecta mezcla de lujo, autenticidad y pasión por la cultura, Grand Timeo es hoy en día una de las joyas más codiciadas de toda esta pintoresca isla Italiana. Belmond Grand Hotel Timeo ha sido insignia del destino a través de los siglos. A un lado del famoso Teatro Griego de Taormina, el hotel es una parte intrínseca de la herencia de esta fascinante ciudad. Este fue el primer hotel en ser construido en esta tierra de contrastes y miles de historias que contar.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.