¡Un nuevo concepto llega a las calles de Polanco, en donde la música barroca es la musa que inspira la creación de deliciosos bombones de chocolate!

El chocolatero y músico, Emilio Mejía es el encargado de dar vida a los chocolates de Di Cioccolato que invitan a probarlos gracias a sus vividos colores. El objetivo es generar emociones a través de los sabores y complementarlos con lo que nos puede despertar la música. Esta mancuerna, música y comida, es perfecta cuando logra encender nuestros recuerdos más íntimos, revivir un momento o simplemente que embone con el estado de ánimo que tenemos en ese instante.

Músico de profesión y chocolatero por pasión, Mejía deleitó mi paladar con los bombones de albahaca con limón en donde la acidez y frescura se entrelaza con el chocolate amargo, que he de contarles es 100% mexicano. Continué con el de guayaba que dejaba sentir las pequeñas semillas de la fruta; el de café, también fue aplaudible, ya que el tostado y el intenso sabor de este grano se complementaba con el del chocolate; pero mi favorito, fue el de gianduja de avellana, en cada mordida se sentía la cremosidad del relleno y el intenso sabor de la avellana. Cada uno se acompañó con el sonido que salía de la flauta de Emilio. Fue así como Bach y Mozart estuvieron presentes en una velada en llena de notas musicales, sabor y mucho chocolate.

¿En dónde? 

Newton 268. Col. Polanco

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.