El preocupante desperdicio de alimentos en las cocinas caseras

0
1147
desperdicio de alimentos

Yo también crecí con mamá diciendo: “Cómetelo todo, porque hay niños en África que se están muriendo de hambre y no debes desperdiciar”. Y no es que por comernos todo lo que nos servimos disminuya el hambre de quienes no tienen que comer, pero ciertamente el desperdicio de comida es un problema muy grande a nivel mundial.

Porque sucede que los desperdicios de alimentos no son solo esos que quedaron en el plato al final de la hora de comer, sino todas las cosas que, por no querer o no saber, no se aprovechan al máximo dentro de la cocina o terminan por echarse a perder. tanto la de tu casa como la de todos los habitantes, y por supuesto la de todos los restaurantes, supermercados, comedores industriales, etc.

¿Cuánta comida se tira en el mundo?

De acuerdo con los datos publicados por el  Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), tan solo en el 2021 se estima que se desperdiciaron cerca de 931 millones de toneladas de comida, es decir, el 17% de la producción total de alimentos. Para que te des una idea, un elefante adulto pesa tan solo 6 toneladas; eso quiere decir que los desperdicios de alimentos pesan casi 500 veces más que todos los elefantes vivos en el mundo juntos.

Pero claro ¿cómo no van a ser tantos desperdicios si estamos tomando en cuenta todo lo que se tira en los restaurantes y comercios minoristas? Pues no, resulta que más de la mitad de estos desperdicios -alrededor de 500 millones de toneladas- provienen de los hogares.

El problema con el desperdicio de alimentos no es solo la cantidad de personas en situación de pobreza que no tienen qué comer, sino también el impacto ambiental que produce, no solo porque la basura contamina, sino que para producir los alimentos se  invierten recursos naturales, y si desperdiciamos la comida, también lo hacemos con la naturaleza

Foto de Pexels

Lee también: Cocina por y para el mundo

¿De dónde viene tanto desperdicio?

Es cierto que no todos producimos la misma cantidad de desperdicios, pero no se trata de apuntar con el dedo -aunque sí resulta alarmante que México es el quinto país que más desperdicia la comida, y que, por persona, desperdiciamos un promedio de 90 kg de alimentos al año-. Por el contrario, el objetivo debe ser entender de dónde viene toda esa “basura” para poder cambiar nuestros hábitos y dejar de producirla.

Probablemente cuando leíste todas las cifras pensaste “Yo no tiro tanta comida”… ¿Estás seguro? Piensa que los desperdicios de alimentos no solo son lo que dejaste en el plato ni lo que se echó a perder en tu refrigerador, sino las cosas que decidimos no aprovechar, como esa manzana golpeada, o las tapas del pan de caja; así como en las partes del alimento que se pueden utilizar pero simplemente no sabemos cómo (cáscaras, huesos, etc.).

Pensemos por ejemplo, en las cebollitas de cambray que nos encantan para acompañar la carnita asada. Sazonadas con salsa inglesa, sal y un toque de limón, nos comemos la cabeza blanca y el resto va directo a la basura. Pero ¿sabías que el tallo, que además es la parte más grande de este vegetal, también es comestible? Solo tienes que picarlo finamente y agregarlo a tus platillos para darles muchísimo sabor.

¿Cómo puedes reducir tus desperdicios de alimentos?

Sí,lo cierto es que a mí también me dio remordimiento pensar que soy parte del problema, pero no te preocupes, porque tampoco es tan difícil convertirse en parte de la solución. Solo tienes que hacer algunos ajustes en tus hábitos de consumo para que tus desperdicios disminuyan considerablemente.

Comienza por planear tus comidas. Si sabes que vas a cocinar en la semana, entonces sabes exactamente qué comprar, y sobre todo, cuánto; así no se van a quedar las verduras olvidadas en el refri y tampoco te va a sobrar mucha comida.

Aprovecha frutas y verduras al máximo. Foto de Pexels

Continúa con: ¿Huertos en la ciudad?

¿Qué hago con las sobras? 

Pero si de todos modos te ha sobrado un poco de comida, aprovecha las sobras. Digamos, por ejemplo, que ayer preparaste unos bisteces y ha sobrado un pedazo; además hoy hiciste pechuga a la plancha y tampoco se acabó. Tal vez mañana entonces puedas buscar entre las verduras de tu refri alguna que haya quedado olvidada y preparar una especie de alambre o incluso un pastel de carne con todo lo sobrante.

Otra forma de disminuir los alimentos es buscar en internet cómo aprovechar las frutas y verduras al máximo; actualmente hay muchas fuentes confiables con recetas para aprovechar los alimentos. Incluso hay aplicaciones como SuperCook que te pueden ayudar a crear recetas a partir de lo que tienes en el refrigerador.

Por último, si de plano hay alguna fruta o verdura que no tienes ganas de comerte, o que se ha pasado un poco de madurez, no la tires así como así, mejor aprovecha para hacer composta o abono para tus plantas.

Ahora ya sabes que mamá tenía razón cuando nos regañaba por no terminarnos la comida. Imagina cuántos desperdicios habría si nunca le hubiéramos hecho caso. Recuerda buscar alternativas y mantener los hábitos constantes para disminuir tu desperdicio de alimentos, no olvides que cada acción cuenta.

Fuentes

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.