A romantic garden party for two, with white wine and an assortment of fruits and cheeses. Shallow depth of field.

Ofrecer buenos maridajes puede ser crucial para el éxito de un restaurante. Debido a la compleja naturaleza de las interacciones sensoriales entre alimentos y bebidas, hasta el momento, ha sido difícil determinar normas universales en este tema, aunque pueden encontrarse libros y recursos en línea tales como Beer Sommelier de Eric McKay, que ofrece sugerencias automáticas basadas en el ingrediente principal de un plato y el tipo de cerveza. Con el fin de realizar una aportación científica a este campo, un grupo de investigadores de Noruega se dieron a la tarea de explicar por qué ciertos maridajes son percibidos como mejores, utilizando las ciencias sensoriales. Los científicos utilizaron pares de sopas y cervezas y crearon una escala de medición para evaluar la armonía (cómo combinan diferentes sabores), complejidad (la cantidad de sensaciones percibidas) y balance (intensidad relativa de sabores entre comida y bebida). Los resultados comprueban que las combinaciones que ofrecen un alto nivel de complejidad y de armonía son bien aceptados. Cuando la complejidad baja, también lo hacen las calificaciones de los jueces. Por otra parte, la armonía disminuye cuando el alimento o la bebida se perciben como dominante sobre el otro. En conclusión, este estudio sugiere que para un maridaje exitoso deben mantenerse altos niveles de complejidad, armonía y balance en las combinaciones de alimentos y bebidas.

Fuente:

Paulsen, M.T., Rognsåb, G.H., and M. Hersletha, (2015).  Consumer perception of food–beverage pairings: The influence of unity in variety and balance. International Journal of Gastronomy and Food Science 2 (2015) 83–92.

Consulta  www.recetasmoleculares.com.mx para conocer más.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.