Le Liquor Store
Le Liquor Store

Hace tres meses en la colonia Roma, abrió un lugar para todos los amantes del buen beber: El Liquor Store. Negro, gris y blanco son los colores que destacan en la decoración, otorgándole elegancia a la tienda que alberga distintos destilados, una selecta colección de vino y variedad de cervezas. Visité El Liquor Store para ser parte de una clase con ginebra Boodles, impartida por el mixólogo Carlos Boquet. Una mesa larga con diferentes instrumentos de coctelería, garnituras, agua quina y ginger ale estaban acomodadas estratégicamente para ser usadas conforme avanzara la clase, y al fondo, se apreciaba la barra y al maestro de la noche.

“¿Qué hace especial el ginebra Boodles?”, con esa pregunta se abrió la noche. Boodles, es un gin que se ha elaborado con la misma receta desde 1845, su particularidad se centra tanto en las hierbas aromáticas –romero, nuez moscada, salvia y la base de todos los gins, enebro- como en la ausencia de cítricos, lo que hace de ésta una bebida fácil de mezclar con otros ingredientes, además de ligera y suave en comparación con otras ginebras. Y ahora sí, manos a la obra. Carlos, nos introdujo el drink icono de Boodles, el gin tonic signature: fresa, enebro, pimienta negra, ginebra y agua quina, son los ingredientes. “Siempre deben enfriar la copa antes de servir la bebida”, nos aconseja Carlos Boquet a los asistentes al tiempo que colocamos el hielo, después la ginebra, los complementos y al final, con ayuda de la cuchara de bar, el agua quina, vertiéndola lentamente desde el mango de la cuchara, que gracias a su forma rizada no destruye las burbujas. El resultado fue un coctel dulce y fresco, aunque si se quiere resaltar esta última nota, lo mejor es agregar cáscara de limón.

El segundo coctel, más sencillo, fue la “limonada estilo Boodles”. Limón, azúcar, hielo, bitter y ginebra, se mezcló perfectamente en el shaker; al servir, se decoró con un poco de lavanda y de esta forma apreciamos un sabor un poco más familiar pero con un giro inesperado gracias al bitter. Una variación de mojito fue el tercer trago de la noche. “Dejar salir los aromas y sabores es fundamental”, señaló Boquet cuando triturábamos en un mortero la hierbabuena, el azúcar, la miel, el jugo de limón y la mora azul. Dejamos reposar un poco y lo vaciamos en la copa, agregamos la ginebra y terminamos con un top de ginger ale.

El clásico negroni fue la despedida de la noche. La combinación de Campari, Vermouth, ralladura de naranja y vino espumoso italiano contrastaron con el coctel anterior. Y así, sin darme cuenta, había aprendido a preparar cuatro cocteles distintos de la mano de un experto, comprobando además lo dicho al principio por Carlos, el gin Boodles realmente es perfecto solo o en coctelería. Finalmente, no me queda más que agradecer a El Liquor Store por tan divertida e instructiva experiencia.

*Las catas, clases y demostraciones se pueden buscar en las redes sociales de El Liquor Store.

Web:  www.elliquorstore.com

Facebook: El Liquor Store

Twitter: @El_ liquorstore

Instagram: @el_liquorstore

Fotografías: Mary Elizalde

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.