Fernando Martínez, raíz de sabores en Top Chef México

0
797

Verter tu personalidad, tu historia y tus pasiones en la profesión que amas es uno de los regalos más preciados que hay. Esto lo sabe muy bien un chef que con esfuerzo, talento, humildad y pasos firmes, ha conquistado a miles de mexicanos, él es: Fernando Martínez.

Con una voz llena de carisma y sinceridad, Fernando me contó cómo vivió Top Chef México, un concurso que sin lugar a dudas ha encapsulado parte de la cultura gastronómica de nuestro país. “La convivencia de Top Chef México ha sido una de las más maravillosas que he tenido con colegas”, y así, Martínez inició su relato.

Fernando llegó a Top Chef México por invitación. Después de realizar el casting y saber que era uno de los elegidos, la aventura comenzó. Al entrar, vio caras de amigos y conocidos que en ese momento se convertían en contrincantes; pero más allá de eso, el aprendizaje profesional que tomó fue invaluable: “la consistencia, lo precavido y ordenado de Lalo; la técnica de Matteo; la serenidad de Rodolfo; la alegría de José Miguel, con quien entablé una gran amistad, en fin, de cada uno me llevo algo”. Y es que los retos obligaban a los chefs a salir de su zona de confort, a improvisar, a quitarse el miedo y crear. Esta parte fue de las que más disfrutó Martínez, sin embargo controlar el poco tiempo que tenía y mantenerse firme con la idea principal del platillo, resultó complejo.

“Al final todos teníamos un objetivo en común. Pero en realidad lo importante en ese momento no era quién ganaría y qué haría con el premio, nadie hablaba de ello, lo fundamental era sobrevivir”, me cuenta Martínez. Mientras tanto yo reflexionaba la verdad de sus palabras, los concursantes podían salir en cualquier episodio por una mala decisión o un pequeño error, no porque fueran malos cocineros, lo que necesitaban era superar el reto que tenían enfrente, dejando en segundo plano los premios. Pero, ¿qué prueba fue la que más le gustó, cuál fue la más complicada y divertida para él? Hubo cuatro retos que destacaron para Fernando: la guerra de restaurantes, el rally, temperar chocolate y la barbacoa. El primero, fue el que más le gustó puesto que trabajar en equipo siempre requiere de un esfuerzo extra; la dificultad para encontrar direcciones -ya que no tiene buena ubicación-, el seleccionar ingredientes y en sí la complejidad del rally, así como el temperar chocolate por la técnica que se necesita, fueron las pruebas más difíciles para él; finalmente, a pesar del esfuerzo físico, el desvelo y cansancio, el episodio en el que debían hacer barbacoa tradicional, fue el más divertido.

En todo concurso, por supuesto hay jueces y en esta edición de Top Chef México hubo uno en particular que dejó huella en Fernando por muchas razones, entre ellas la admiración que le tiene por el conocimiento que posee, su carácter, su carrera y su cocina, así se expresó de Guillermo González Beristain: “aunque todos los chefs tienen una gran trayectoria y distintas características, Guillermo te dice las cosas en el momento y lugar en el que las tiene de decir, y como debe decírtelas. Él escudriñaba el plato, la técnica y la emoción que tenía tu plato, veía los platillos de una forma más compleja y eso es algo que me fascinaba”. A pesar de que Fernando estuvo a pocos pasos de  formar parte de los Top 5, fue eliminado de la competencia por la cocción de la proteína y el fallo en el color y sabor del mole basado en una descripción hecha de dicho platillo por Frida Kahlo.

Aunque no nos reveló quién es su favorito para ganar, sí destacó el talento de Rodolfo y la técnica de Eduardo; pero para él, el ganador es circunstancial, ya que un error por pequeño que sea, puede ser el boleto de eliminación del juego.

El tiempo que Martínez estuvo Top Chef México, siempre se apreció su amor por la cocina mexicana, el arraigo de los platos familiares que desde pequeño comenzaron a formarlo como cocinero, la técnica y conocimiento aprendidos a lo largo de estos años y la raíz michoacana que lleva en las venas. Fernando se fue de Top Chef México con el reconocimiento tanto de los jueces como de sus compañeros, pues demostró de qué esta hecho a través de su pasión: la cocina. ¡Felicidades!

Conoce también a Adriana Cavita, Katsuji Tanabe, Kori Sutton, Irving Quiroz y Matteo Salas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.