fbpx

Adriana Cavita, juventud en ascenso

Mary Elizalde
Mary Elizalde
Saboreando la vida. Mary es una editora que busca constantemente sorpresas para el paladar. Dedicada y sensible, presenta las mejores alternativas culinarias de México y el mundo.

Siempre es un gusto conocer a las nuevas generaciones, estar cerca del talento de jóvenes ávidos por aprender, experimentar y trabajar. Hoy más que nunca la tecnología y redes sociales nos acercan a todos ellos. Sin embargo, todavía en la televisión podemos encontrar diamantes en bruto a los que se les augura un futuro lleno de éxito, tal es el caso de Adriana Cavita, concursante del reality Top Chef México.

Con tan solo 28 años, Cavita (como le solían llamar en Top Chef México) ha dado pasos firmes en el mundo de la gastronomía. Con estudios en Administración de Empresas Turísticas (Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos Ricardo Flores Magón) y de Gastronomía (Universidad del Claustro de Sor Juana), Adriana ha adquirido experiencia en grandes restaurantes como Pujol, El Bulli o Aska y en hoteles como Habita o Santa Teresa en Río de Janeiro, Brasil. Toda esta experiencia le valdría para que el chef Eduardo García la sugiriera como posible participante en Top Chef México.

“Nunca había estado en un concurso”, me cuenta Adriana tras el reto de Diana Kennedy por el que fue eliminada. “Todo fue gracias a Eduardo García, de ahí me hicieron un casting, entrevista y finalmente llegué a ser una de las 16 seleccionadas para Top Chef México”, continua. Adriana Cavita me platica con su voz alegre y siempre sincera, que en realidad es una persona muy introvertida, por lo que Top Chef México fue un reto tanto profesional como personal, ya que rompió un poco más esa barrera y descubrió que la competencia real no era con sus compañeros sino con ella misma.

Pero, ¿qué fue lo más difícil de estar en el reality? Para Adriana, la concentración es uno de sus puntos débiles, por lo que tuvo que aprender a dominarlo, guardar la calma y resolver el reto del día, además puntualizó: “Ya tienes un ritmo de trabajo, y aquí no estás en la cocina que conoces ni con los platillos que dominas, todo es cambiante. Pero también aprendí de mis compañeros, por ejemplo de José Miguel, a ser más extrovertida y divertirme o de Morali, a controlar el estrés”.

Durante el programa, conocimos su amor por la cocina mexicana y con una voz llena de pasión me habló de ella: “me gusta todo, su historia, regiones, productos originarios… todo”. Por lo que actualmente su agenda está saturada con proyectos relacionados a la cocina mexicana, entre los que se encuentran un libro de la investigación que está realizando con cocineras tradicionales de los Valles Centrales de Oaxaca; un documental sobre productos locales; cenas temáticas en la ciudad de México y la apertura de tres taquerías en Nueva York. ¿Y cuál es la fórmula de su éxito? “Debes documentarte, practicar, conocer y aprender bien la cocina mexicana”.

Cavita dejo huella no solo en los espectadores sino también en sus compañeros y en los jueces, quienes al final del capítulo opinaron que era una de las chefs que admiraban por su técnica, además de que la veían en la final como una rival fuerte. Por su parte, los jueces recordaron su tortilla rellena de huevo y el juez Juantxo le mencionó que Mikel Alonso cambiaría su ceviche, por lo que la participación de Adriana Cavita en Top Chef México, estoy segura que es solo el inicio de un camino lleno de éxito para esta joven y apasionada chef.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te podría interesar