Ahora que muchos mexicanos pasamos gran parte del tiempo en casa preparando comida, en teletrabajo, tomando clases o en actividades propias del hogar, existen razones sólidas -desde la disminución del estrés hasta el cuidado con el medio ambiente- para animarse a iniciar un huerto en casa.

De acuerdo con Wendy Srnic, líder global en ciencias integradas de campo de la compañía agrícola Corteva Agriscence, durante la Primera y Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Canadá y Australia, abuelos y bisabuelos plantaron jardines de la victoria para garantizar la disponibilidad de alimentos. Las mujeres arrancaron patrióticamente sus pastos y flores para convertirlos en pequeños huertos caseros, cultivando productos de acuerdo con la temporada y preservando la cosecha en conservas o enlatado.

Quizás también te interese: Peligro en la huerta: extinción de los quelites

“Se trató de un esfuerzo colectivo de solidaridad para asegurar la comida que hoy, cuando vivimos tiempos de distanciamiento social como consecuencia de la pandemia, más que nunca cobra relevancia”, asegura Wendy Srnic.

Para Corteva Agriscience, el consumidor tiene un papel muy importante en la cadena de producción de alimentos, por eso también debe ser escuchado y entendido en sus necesidades; además, se le deben proporcionar alimentos de calidad que le permitan cuidar su salud y la de su familia. Este es uno de los propósitos de la compañía: enriquecer la vida de quienes producen y de quienes consumen, asegurando el progreso de las próximas generaciones.

De ahí la importancia de recomendar los huertos caseros como una forma de garantizar las buenas prácticas de cultivo de alimentos propios y, al mismo tiempo, el cuidado de la tierra y el medio ambiente.

A continuación, presentamos los cinco motivos para aprovechar nuestro patio o balcón e iniciar con un huerto propio:

  • Confinados en casa

Los jardines requieren cuidado, riego, deshierbe y recolección diaria, por lo que construir y cuidar un huerto, puede convertirse en una actividad estimulante para aprovechar el tiempo libre.

  • Diversidad y diversión con la comida

Verduras, frutas y hierbas frescas de cosecha propia, disponibles en el patio trasero, la ventana, la terraza o el balcón, ayudan en gran medida a la creatividad, el sabor, la nutrición y la diversidad. También se pueden probar algunas variedades divertidas o tradicionales que nunca encontraremos en una tienda de comida.

  • Alivio natural del estrés y la ansiedad

Vivimos una época sin precedentes y es natural sentir estrés o ansiedad por la situación actual y el futuro incierto. Se ha demostrado que la jardinería reduce los niveles de estrés incluso en tiempos normales. Después del trabajo y antes de la cena, es recomendable dedicar al menos 20 a 30 minutos cuidando, podando y desyerbando para superar las pesadas jornadas laborales.

  • Es bueno para el medio ambiente

Si cultivamos en casa, los alimentos no necesitan ser transportados ni manipulados. También se ahorran dinero y recursos utilizando nuestra propia composta (abono casero) con los restos de comida y hojas del jardín en lugar de fertilizante sintético.

  • Alimentos para ti y tu familia

Aunque actualmente existe suministro abundante de alimentos, tener un huerto en casa reduce la dependencia de tener que ir con frecuencia a una tienda de comida o supermercado, además del orgullo personal de llevar al plato nuestra propia cosecha.

Sigue con: Gastronomía sostenible: eficiencia sin frenesí

¿Por dónde empezar?

Los expertos de Corteva Agriscience comparten estos sencillos consejos:

  • Elegir una buena ubicación. Verificar que el lugar para colocar el huerto reciba suficiente luz solar buena parte del día.
  • Plantar y planificar por temporadas. Diferentes plantas florecen en diferentes estaciones, por eso, es importante leer las indicaciones de los paquetes de semillas y considerar la plantación ideal para la región o geografía donde nos encontremos.
  • Seleccionar variedades. Es importante elegir las verduras y legumbres de nuestra predilección, pero más importante es considerar cuáles de éstos realmente pueden crecer con el clima de la región y el espacio disponible.
  • Cuidado día a día. El tiempo para el huerto casero será una actividad diaria para conseguir una cosecha con éxito.
  • Verificar la humedad de la tierra. Si se siente seca, habrá que regarla a diario en pequeñas dosis.
  • Arrancar las malas hierbas. Esto ayudará que las plantas crezcan sanamente y aprovechen mejor los nutrientes de la tierra.
  • Cosecha constante. Los productos frescos del huerto casero son diferentes a los productos de la tienda. Los de casa maduran y se pudren rápidamente.

Integrar la costumbre de cultivar para el consumo propio además ayuda a mantener una dieta sana y cuidar la salud, lo que en estos tiempos cobra especial relevancia.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.