Del Mediterráneo a la CDMX

0
915

Seguramente has escuchado sobre la famosa dieta mediterránea, y no, no es un riguroso régimen alimenticio para bajar de peso, sino más bien una herencia cultural que envuelve no solo una pauta nutricional, sino todo un estilo de vida. El hecho de que resulte tan saludable es mucho más que solo un objetivo nutricional.

Un poco de historia

Lo interesante de esta dieta, que además de incluir alimentos típicos de la región que le otorga su nombre, como el aceite de oliva y el pescado, implica también recetas, técnicas y costumbres específicas, es que este estilo de vida data de hace miles de años, y sigue siendo, hasta la actualidad, una de las dietas más saludables del mundo.

De hecho, quizás la dieta mediterránea sea una de las muchas razones por las que tantas civilizaciones pudieron desarrollarse tan prósperamente dentro de la cuenca del Mediterráneo. Y es que no existe uno, ni dos, sino muchos documentos que nos demuestran que ya desde la antigua Grecia la dieta básica constaba de pan, aceite y vino, lo que se conoce también como la triada mediterránea. 

Es claro que con el tiempo la alimentación y tradiciones de la cuna de la civilización se han nutrido con otras culturas, como las germánicas y la árabe, y es este enriquecimiento lo que muy probablemente ha permitido a esta dieta perdurar hasta nuestros días.

dieta mediterranea
Foto de Pexels

Te puede interesar: Sabores Mediterráneos

Dime qué comes y te diré quién eres

Bien dice el dicho que eres lo que comes. Pero aunque podría ser divertido encontrar una ciudad llena de taquitos y garnachas andantes, a lo que se refiere realmente este dicho es a que nuestro cuerpo es tan sano y complejo como los alimentos que ingerimos. No es de extrañar entonces que los países con menos enfermedades relacionadas con la alimentación y la mayor esperanza de vida promedio sean aquellos con las dietas más saludables, como la dieta de las zonas azules, la de Okinawa en Japón o la mediterránea.

¿Pero qué es lo que hace a esta dieta tan buena para el organismo? Además de la serie de factores como el tamaño y cantidad de porciones habituales, los métodos de cocción y la utilización de productos frescos, son también los ingredientes y su naturaleza lo que hace de la dieta mediterránea una de las más saludables.

Dentro de los alimentos que forman parte de este estilo de vida podemos encontrar una buena cantidad de cereales, vegetales y semillas. Uno de los fuertes es la riqueza en ácidos grasos omega 3, que se encuentran en abundancia en muchos de los alimentos mencionados, así como en los pescados. Además, el aceite de oliva, que es una de las bases de esta alimentación, ha demostrado no solo ser uno de los menos dañinos para el cuerpo, sino que también aporta muchos beneficios para el mismo, así que si quieres mejorar tu estilo de vida y tu salud, te recomendamos implementar la dieta mediterránea en tu día a día.

Croquetas de jamón serrano

Continúa con: Portal a la Historia: Explorando el Mediterráneo con Swan Hellenic

La mexicanización mediterránea

A pesar de que la dieta tradicional mexicana es bastante balanceada, lo cierto es que nos encanta la vitamina T, es decir, los tacos, tortas, tostadas y tamales. En general, somos amantes de todo lo que engorda, y aunque no tiene nada de malo echarse unas garnachas callejeras de vez en cuando, sí que podríamos mejorar nuestra alimentación optando por una dieta mediterránea.

Pero tampoco hay por qué dejar de lado nuestras raíces y despreciar lo auténticamente mexicano, pues, honestamente, no hay nada como la gastronomía nacional. ¿Entonces cómo podemos optar por una dieta mediterránea sin dejar de consumir los productos nacionales?

La respuesta está más cerca de lo que crees, pues hay ya varios restaurantes que han logrado crear un equilibrio entre lo mexicano y lo mediterráneo, como L’Entregu, donde, aunque la carta es dominada por platillos como pizza margarita, croquetas de jamón serrano, arancinis y carpaccio de res, no dejan de notarse los ingredientes mexicanos que elevan el nivel de los alimentos como la sopa de frijol con jocoque, la pizza de rib eye con salsa de tuétano o el aguachile negro de camarón.

Visitar L’Entregu, ubicado en avenida Revolución 1531, es como visitar un oasis europeo impregnado de sabores mexicanos que no sólo cautivará tu paladar, sino que resulta una opción muy balanceada si quieres comer algo fuera de lo común.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.