No cabe duda que cuando pensamos en la comida de la abuela nos viene a la mente el hogar, amor y los apapachos.

A unos meses de su apertura este restaurante ubicado en la colonia Juárez a unos pasos de la Diana Cazadora, decorado con detalles en turquesa, rojo y oro, este espacio diseñado con cariño y dedicación, ofrece una acogedora experiencia que tendrás que probar para coincidir con nosotros: ¡Sonia será grande! 

En la dirección de la cocina aparece el chef Edgar Delgado, formado en el CESSA y luego en la Universidad Luis Irizar en San Sebastián, España; con experiencia en la US. Embassy en México y en restaurantes como Carlota y Parrilla Paraíso, ahora nos presenta este pequeño espacio en donde encontramos un concepto contemporáneo con toques de mar pero principalmente, con recetas inspiradas en las recetas de las abuelas. La segunda al mando en los fogones es Karina Rivera.

TAL VEZ TE INTERESE: LA MAGIA DEL GELATO EN LA JUÁREZ

Restaurante Sonia

Se ofrece comfort food ya que según el chef “no hay nada mejor que comer como en casa”. Su menú cambia por temporada y además de la carta fija, siempre se ofrece un capricho del chef: platos de especialidad según lo disponible en el mercado.

Se preocupan por procurar la pesca responsable y el comercio justo, por ello, solo consumen pescados frescos y de temporada de productores y distribuidores locales. Cuentan además que las carnes provienen de un rancho duranguense y que el pan es hecho en casa así como sus helados con sus peculiares sabores. Cuentan con más de 50 etiquetas de vino, seleccionadas de la mano de su gerente Pedro Aparicio, argentino que trabajó junto al afamado chef Francis Mallmann.

Restaurante Sonia

Delgado nos cuenta “La cocina bien hecha siempre se agradece” y es que en un espacio como Sonia se siente el cariño de casa en el cuidado a los detalles: desde las vajillas craqueladas que nos hacen pensar en un lugar antiguo, hasta las paneras en forma de barco que hacen alusión a una migración. Y es que Sonia toma el nombre prestado en honor de la abuela de uno de los socios, quien durante el Holocausto salió de Polonia se exilió en Uruguay. 

NO TE LO PIERDAS: CIPRIANI, UN VENECIANO EN MASARYK

Restaurante Sonia
Este collage dentro del restaurante ofrece algunos extractos de la historia de la abuela Sonia

¿Qué probamos?

Entre la selección ofrecida, estos fueron algunos de sus platillos:

Para empezar un carpaccio de betabel con mantequilla de pistache, queso Pecorino, pepitas caramelizadas y arúgula.

Luego llegó el vitello tonnato, un platillo típico del piamonte italiano, aunque también famoso en Argentina, el cual es un plato frío que se suele comer en reuniones familiares y se compone de finas láminas de ternera horneada en una salsa tipo alioli de atún, ajo, vino blanco y alcaparrones. La complejidad en sabores es lo que lo hace delicioso.

Después una alcachofa con salsa sabayón de poro y queso, vegetal cocinado a la perfección que es ideal para los amantes de comer con las manos y disfrutar desprender de cada hoja un poco del corazón de la hortaliza.

Continuamos con los raviolis de calabaza de Castilla y crema de salvia, puré de berenjenas y tupinambos o alcachofas de Jerusalén. Este en particular fue uno de mis platos favoritos no solo por el ensamble exacto de sabores vegetales y herbales, sino por ser un espectáculo visual. Cuando cortas un ravioli por la mitad, el relleno de calabaza ilumina el espejo de crema lo que sin duda alguna, me robó una sincera sonrisa al admirar ¡una alegría inusual! Es un plato sencillo que seguramente será del gusto de muchos.  

Del mar llegó un pulpo a la Mario que estaba asado y servido sobre crema quemada, y salsa de jitomate y ceniza de tortilla. Le masajean con sal gruesa por cuatro horas a temperatura controlada y se cuece únicamente a la plancha. ¡No creerás lo suave que está!

Un plato más llegó a la mesa abrazándome con el sincero calor de hogar: estofado de res con lentejas… simplemente eso, los sabores de casa para recordar. 

Y para cerrar con broche de oro, arribaron dos tiempos: el primero llamado la hora del té, bizcocho con crema de naranja, soletas de cardamomo y helado de earl grey; en segundo lugar -pero no menos delicioso-, camote en tacha, una delicada interpretación del tradicional postre otoñal que se sirve con espuma de leche y especias, y helado de guayaba y camote. 

¿Qué estás esperando para descubrir Sonia y apapacharte con el sazón de hogar?

¿Dónde?
Oxford 23, Juárez, 06600 Ciudad de México, CDMX
Instagram: restaurante.sonia
Facebook: @restaurante.sonia

TAL VEZ TE INTERESE: TESTAL: COCINA MEXICANA DE ORIGEN

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.