fbpx

Las realidades de Arcimboldo

WORLD CLASS MÉXICO 2021 “BY MIXING WE UNITE”

World Class regresa bajo un nuevo concepto que busca unir, fortalecer y celebrar la comunidad alrededor de la mixología

Cambiano hábitos con un bowl plant based

Sin duda, los cambios en los hábitos alimenticios, la salud y bienestar se han convertido en prioridad para las familias mexicanas, esta receta te ayudará con tu nuevo estilo de vida.

Un clásico de Campari, para el calor

Disfruta del calor de la primavera y refréscate a la italiana con un sencillo y delicioso coctel lleno del seductor sabor e icónico color rojo de Campari.

Bebiendo Historia

La pintoresca ciudad de Parras conserva su arquitectura colonial y es uno de los 111 Pueblos Mágicos de México desde el 2004 por su...

En este tiempo de clausura nuestros fogones se apagan, los grandes chefs descansan y retomamos uno de los rostros menos tratados de la gastronomía. Hoy el lienzo es nuestra estufa y Giuseppe Arcimboldo nuestro cocinero estrella, así que sigamos estas líneas con detenimiento y rescatemos a la comida en la pintura. 

Seguramente las imágenes que acompañan mis palabras les resultan familiares, más de una ha estado expuesta en los museos populares de Ciudad de México, pero más allá de las notas curatoriales (esos pequeños recuadros que dicen el nombre de la obra, artista y la técnica con la que se hizo), no sabemos mucho de ellas. 

La obra de este brillante pintor italiano, más allá de ser un simple bodegón, es un ejemplo de lo antiguo que es el estudio de la estacionalidad de frutas y verduras. Antes de abordar los cuatro cuadros que nos competen, contemos la historia de nuestro invitado del pasado. 

Del vidrio nacieron los lienzos

Para ello nos remontaremos a la Italia del siglo XVI, justo en la transición del Renacimiento al Barroco. Las calles de Milán nos llevan hasta un taller de vidrieros, donde el joven Giuseppe ayudaba a su padre con mosaicos, vitrales y frescos para algunas iglesias lombardas. Aunque el gusto de trabajar el vidrio le duraría poco, pues a los 21 años encontraría su verdadera profesión al entrar al gremio de pintores, donde conocería el manierismo. Esta corriente fue mal percibida por mucho tiempo, ya que se centraba en dejarse llevar por los gustos y alterar la estética definida por los grandes maestros de la época. 

Dentro de los gustos del joven pintor, se encontraba la botánica, que junto a su talento con la pintura dio a luz a sus obras, retratos de mandatarios y personajes misteriosos, hechos con flores y frutos. Estas producciones fueron criticados en Italia pero bien recibidos en Austria, donde a la edad de 35 lo nombraron como pintor de la cámara, en la corte imperial de los Habsburgo.

Durante su vida en palacio sirvió a tres emperadores, Fernando I, Maximiliano II y Rodolfo II; bajo encargo realizó sus más famosos retratos botánicos y su arte recorrió toda Europa. Así llegamos a las pinturas que nos interesa conocer en esta ocasión y de las que sin lugar a dudas, será prácticamente imposible desentrañar todos sus misterios en una sola nota.

La fertilidad de la corte austriaca

Las cuatro estaciones, es una serie de pinturas encargadas por Maximiliano II y que se pintaron desde 1563 hasta 1573; en estos cuadros se presentan alegóricamente los cuatro principales periodos de la vida del ser humano. También se conoce que existen tres versiones de la autoría de Arcimboldo y encargadas por el mismo emperador.

La primera se encuentra en el Museo de Historia del Arte de Viena y era la que le pertenecía al emperador austriaco; de esta primera versión solo se conserva “Invierno” y “Verano”. La segunda fue un regalo para Augusto de Sajonia y actualmente reposa en el Museo de Louvre; la diferencia que presenta con la original es un enmarcado floral en cada uno de los retratos. Por último, se encuentra la que tuvo por destinatario a Felipe II de España, de la que solo sobrevive “Primavera” y que actualmente se encuentra en la Real Academia de San Fernando de Madrid.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESE: LOS SABORES DE ITALIA EN EL CINE.

Antes de hablar de la parte botánica de cada cuadro es importante mencionar que la pintura solo era la primera parte de la obra, ya que se acompañaba de un poema de Giovanni Battista Fonteo, quien explicaba la alegoría de la vida plasmada en el lienzo. Por desgracia el poema no pudo ser encontrado para esta ocasión.

Una mirada a la pintura

En fin, descubriendo al primer cuadro encontramos la primavera, tiempo de posibilidades, de mantenerse expectantes al porvenir y la juventud de nuestro misterioso retratado. El arreglo que se presenta en este primer ser es plenamente floral, sin la presencia de alimentos, aunque las flores y hojas usadas son características de los meses en los que Perséfone (diosa griega de la primavera) libera todos sus encantos.

Pasan los meses y los frutos maduran y se hacen presentes duraznos, cerezas, ciruelas, peras, ajos, pepinos y espigas de trigo. La cosecha se hace presente, la fertilidad abunda y el desborde de sabores y vigor nos representa la adultez temprana del verano.

El tiempo vuela y la estación de los colores ocre nos muestra la fuerza de la plena adultez con un despliegue de uvas, peras, manzanas, cebollas, higos, castañas, calabazas, pimientos y setas. Sabores complejos, de climas más agrestes y con el anuncio del final del ciclo, abren paso al último de los cuadros.

El invierno golpea dejando ver la vejez, el tiempo de las restricciones y la decadencia de la vida, troncos secos, raíces rugosas, hojas secas y algunos cítricos anuncian la inminente partida. Al igual que el inicio, el desenlace es floral, aunque esta vez seco, frío y sin el encanto de los vibrantes colores.

Admirando a un olvidado

La complejidad de estas cuatro pinturas va más allá de la crudeza y realidad con la que se hace ver lo efímera que es la vida, pues es además reflejo de todo el conocimiento herbal de Arcimboldo, al marcar perfectamente los productos de cada temporada y que por fortuna, aún podemos distinguir en nuestros días.

Giuseppe Arcimboldo es un personaje que tiene su encanto y a pesar de haber sido olvidado por mucho tiempo, ha sido la inspiración de grandes personajes, como es el caso de Dalí. Al fin, este gran artista logró algo que pocos exponentes del arte alcanzaban en su tiempo, ser un visionario y saborear la fama en vida.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: VAN GOGH, 5 COSAS QUE QUIZÁS NO SABÍAS SOBRE EL PINTOR.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Publicidad -

Sabores Irresistibles: La Magia de un Buen Platillo

Al dejarme llevar por un mundo de sensaciones en el momento de degustar el nigiri de anguila con foie gras por fin entiendo porqué...

Hacks gastronómicos: diferencia entre cilantro y perejil

Si tú eres de las miles de personas que, en un mandado, confundieron el cilantro con el perejil o inicias en el mundo de...

Skyy Cosmopolitan

1. Mezclar en shaker, excepto el jugo de naranja. 2. Verter el líquido en la copa martinera y agregar zumo de naranja. 3. Adornar con cáscara...

NUEVAS TENDENCIAS

El mundo de las bebidas es una de las industrias que no deja de darnos sorpresas. Dentro de las tendencias nacionales e internacionales, la moda...

Baileys Java Drop

¿Quieres sorprenderla con una bebida rápida, fácil y deliciosa? Baileys te dice cómo: *Facebook: Baileys México *Instagram: @baileysmx *Twitter: @baileys_mx Fotografía y video cortesía de Baileys México    

Te podría interesar