Los padres nos heredan valores, tradiciones, factores biológicos y gustos. En cada profesión es bien sabido que muchas veces el gusto por las mismas, en algunas familias, pasa de generación en generación y se convierte en un legado. Tal es el caso de algunos gastrónomos que están presentes en esta nota especial que preparamos para ustedes este a del Padre.

Esta lista no estaría completa si no mencionamos a Juan Mari Arzak, quien ade
más de ser un gran maestro, una de sus mejores alumnas ha sido su hija Elena, quien sigue dando renombre a su restaurante Arzak que durante varios años ha logrado permanecer en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo, gracias a cada detalle que el maestro y la alumna de vida y profesión, han mantenido a lo largo de los años.

Viajando a tierras mexicanas, dos de los personajes más importantes de la industria del vino mexicano son sin duda, el Dr. Hans Backhoff y Hans Backhoff hijo, quienes a través de Monte Xanic, han mantenido un proyecto que los ha llevado a lo más grande de la vinicultura mexicana.

Siguiendo por el recorrido de las vides, Pedro Poncelis, Maitre Sommelier y creador de la cava más grande de América Latina, además de asuntos paternales, heredó el gusto por lossaborearte-elena-arzak buenos vinos y la sed de conocer más acerca de este tesoro milenario a su hijo Pedro Poncelis Jr. quien con orgullo, sigue la profesión de su padre. Posteriormente, la herencia la llevaron a una botella, al crear su propio vino: D´Poncelis 2009, 2010 y 2011.

Con estos tres casos, comprobamos que la mejor herencia que los padres nos dejan, es el aprendizaje. ¡Gracias a cada uno de estos maestros y feliz día del padre!

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.