Llega septiembre ataviado de colores y sabores patrios por excelencia: pozole, tacos, tostadas, tequila, chiles en nogada y mucho más.  Hoy decidimos hace un recuento de nuestros sabores predilectos para celebrar estas fiestas. Se trata de platillos que no encontramos comúnmente en las mesas de estas fechas pero que sabemos que son dignos de sentarse al banquete a celebrar con nosotros. 

Lee también: Alimentos muy patrios para dar el grito

Pipianes

Hacer un pipián no es cualquier cosa, desde tostar los chiles, las pepitas, los tomates y especias hasta la molienda y ser pacientes al hervor para que tome una consistencia tersa  y se enriquezca con los sabores de la proteína elegida: cerdo, pollo, res, pato, conejo, pescado y hasta guajolote. Es un platillo que data de la época prehispánica que solía acompañar carnes de caza y pescados. Mi favorito es el pipián rojo con cerdo y chilacayotes o bien, el verde servido sobre chuletas de cerdo naturales y tamales nejos.  Anímate a prepararlo en casa para deleitar a todos. 

Chiles rellenos de queso

Sí yo sé, ¿cómo unos chiles rellenos de queso para un festejo patrio? Este insigne ingrediente se viste con un capeado que es reflejo de la tradición española y en sí, el platillo resulta en un símbolo del mestizaje. Se trata de un plato sencillo pero que tiene su chiste. Desde el caldillo, el pelado de los chiles poblanos, el relleno con queso panela, el batido de las claras para el capeado, la fritura y hasta un buen arroz blanco esponjosito… cada paso de la preparación contribuye al ritual para  deleitarnos con un platillo que a simple vista parece simple pero que al final resulta en un sabor casero único.

Continúa luego con: Sabores patrios

Caldo tlalpeño

Un buen plato de caldo calientito caerá genial en esta temporada de lluvias y frío. Garbanzos, zanahorias, chayotes, calabaza, aguacate, queso oaxaca y chipotle se unen con una pieza de pollo en un caldo de tomate y chipotle caliente que nos animará y nos recordará el calor de hogar. Acompaña al centro con tortillas de maíz recién hechas o por qué no, hasta con unos sopecitos con frijoles refritos, salsa y queso fresco.  ¡A deleitarse con mucho sabor!

Aguas frescas 

Salgamos de los sabores comunes ya tan conocidos (horchata, jamaica, tamarindo y limón) y optemos por otros que además de ser igualmente refrescantes, provienen de frutas de temporada que hay que aprovechar en su máximo esplendor: tunas, guayabas, mangos y sandías. Si te animas a preparar el agua de sandía agrega un toquecito de cardamomo, o si haces de tuna o mango escarcha los vasos con chile piquín para darle un toque diferente a tus tragos. Aquellos más aventureros pueden agregar piquete a la bebida. 

Quesadillas

Aquí no hay falla. Las quesadillas ofrecen opciones para todos los gustos con sus diversos guisados: chicharrón, tinga, queso, carne, papas, hongos, flor de calabaza, requesón, sesos, rajas, en fin… sin importar la elección, una quesadilla calentita con una buena salsa siempre unirá a todos alrededor del fogón y nos invitará a contar las historias de lo cotidiano acompañados de un buen sabor de boca. Quizás las quesadillas son uno de los símbolos menos valorados de la cocina nacional por su aparición común en la escena cotidiana pero que, sin duda alguna, son fundamentales en la constitución de la misma.

Sigue con: Celebra el mes patrio con las tres denominaciones de origen de Michoacán

Y tú… ¿qué prepararás para celebrar estas fiestas patrias con tu familia? Cuéntanos cuáles son los platillos que más disfrutas en estas fechas.

 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.