Beber es un arte, es una caricia a los sentidos que nos transporta a un mundo de seducciones hedonistas, un acto sublime y casi celestial cuando el vino se bebe de una copa Riedel. A través de los años y con base en profundas investigaciones, el diseño y el material de estas copas han hecho relucir la expresión de los componentes que le dan el sabor y aroma a los vinos: no basta con que un vino sea bueno, hay que beberlo de una copa especialmente diseñada para exaltar las cualidades de las uvas con las que está hecho.

Con una herencia de once generaciones de investigación, desarrollo y experiencia en la creación de cristalería funcional específica para variedades de uva, Georg y Maximilian Riedel han logrado reinventar sus logros, llevando a su mundialmente conocida empresa a nuevos niveles. Cada una de sus colecciones es tecnológicamente avanzada, sus finos diseños son un deleite para los sentidos, y su funcionalidad es simplemente perfecta.

Desde 1756, el apellido de la familia Riedel se ha incluido en las pocas empresas familiares de prestigio a nivel mundial que son reconocidas tanto por la innovación como por su respeto a las tradiciones. En 1956, unos doscientos años después de que el primer integrante de la familia incursionara en la fabricación de artículos de cristal, Claus Riedel se convirtió en el primer diseñador de artículos para el vino.

En el verano de 2018, un cliente le pidió a Georg que creara “la copa definitiva” para Cabernet Sauvignon.

Sigue leyendo: Las copas del vino, éxtasis de aromas

Después de 12 meses de degustaciones y cambios en la forma, el tamaño y el diámetro del borde, la copa individual de Georg para Cabernet se desarrolló en siete formas para las variedades de uva más populares, y surgió una forma completamente nueva.

De fondo plano y con reminiscencias de un ala de avión, con aletas, nació RIEDEL Winewings… y está a punto de tomar vuelo. Aunque no es la colección más hermosa visualmente, RIEDEL Winewings es “brutalmente funcional, llevando los aromas y sabores del vino en un vuelo”, dice Georg.

Esta innovadora serie supone un cambio simbólico en la estética de la marca RIEDEL, ya que se aleja de las formas originales de la serie Sommeliers de su padre y se dirige hacia una nueva era de cristalería funcional. El impacto de esta nueva forma es una colección para el verdadero conocedor del vino.

Por primera vez, las copas RIEDEL Winewings enfatizan principalmente la mineralidad del vino, mientras que todas las demás colecciones tienden a resaltar la fruta. La colección es ideal para los amantes del vino que prefieren vinos con profundidad y complejidad. RIEDEL Winewings se produce a máquina en copa de cristal sin plomo y se vende como una sola copa.

La magia de Riedel va más allá de la transparente elegancia de su cristal, de sus diseños delicados y lisos, que permiten admirar los tonos rojos, violáceos, dorados o verdes del vino. Su particularidad radica en que sus formas específicas dirigen el vino a la correcta zona de sabor de la lengua, estimulando los receptores gustativos adecuados.

Lee también: Buenas cepas, buenos vinos, excelentes copas… Riedel

En copas Riedel, los vinos dejan de ser una bebida cargada de historia, para convertirse en auténticas obras de arte, exaltando sus cualidades de una forma asombrosa.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.