Asistimos a una cena con motivo de la celebración de los 145 años de Viña Tarapacá, una vinícola reconocida nacional e internacionalmente por la calidad de sus vinos con más de 30 premios desde su fundación. Estas distinciones han sido producto de los esfuerzos invertidos en años de planeación, análisis y técnica para conseguir uno de los grandes vinos chilenos, el “Gran Reserva de Chile”. Durante la cena de celebración el sommelier Daniel Trejo nos guió en el maridaje con un vino ensamblado específicamente para este año.

Sobre la bodega 

Viña Tarapacá se encuentra a los pies de la Cordillera de los Andes. Fundada hacia el año de 1874, se ha destacado por ser una de las bodegas más históricas y tradicionales de Chile, produciendo vinos elegantes y de alta calidad con reconocimientos nacionales e internacionales desde un par de años después de su fundación. 

Anclada al corazón del Valle del Maipo, siendo este uno de los valles más prestigiosos en la elaboración de tintos, su Fundo Tarapacá comprende 2.600 hectáreas, de las cuales 611 son viñedos plantados.  A este lugar le llaman el «Clos natural del Valle del Maipo»  pues se encuentra bordeado por el Río Maipo y por extensiones de la Cordillera de los Andes. Así con la afluente del Río Maipo aunado a los deshielos de las montañas, los minerales de la tierra, las brisas frescas y neblinas matinales provenientes del Océano Pacífico, se crea una combinación natural perfecta para conseguir siete perfiles distintos de suelo, que han sido estudiados a través de las técnicas más modernas para extraer el máximo potencial de cada terruño dentro de los viñedos.

Sigue con: Desde el viñedo chileno

Entre las cepas que esta vinícola cultiva se encuentran Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Merlot, Cabernet Franc, Syrah, Malbec, Petit Verdot, Sauvignon Blanc, y Carménère

¡145 años dignos de celebración!

La dirección enológica de la bodega se encuentra desde hace seis años en manos de Sebastián Ruiz, agrónomo especializado en Enología y Viticultura, Enólogo Jefe de Viña Tarapacá y responsable de la elaboración de la emblemática línea Gran Reserva, quien posee conocimientos en la elaboración de vinos, suelos y climas, tras especializarse en el Château Merlet-Bordeaux, en Francia, y el Beringer-Napa Valley, en Estados Unidos. 

Gran Reserva Tarapacá se trata de una selección de vinos de calidad excepcional, distinguidos y elegantes, que son elaborados con las mejores uvas de los viñedos a lo largo de la cuenca del Río Maipo. Este vino encarna toda la tradición del savoir faire de Viña Tarapacá.

Así surge el Gran Reserva Red Blend, la edición especial de 145 aniversario que se trata de un ensamble de 64% Cabernet Sauvignon, 20% Cabernet Franc y 16% Syrah todo de la añada 2019 con Denominación de Origen Valle del Maipo. La crianza se llevó a cabo en barricas francesas (20% nueva, 80% usada) por 12 meses, lo que dio origen a un vino de tonalidad rojo rubí profundo con una intensidad aromática media a más. De perfil muy limpio y frutal, donde destacan aromas de fruta roja como cereza roja, arándano rojo y notas especiadas del tipo de pimienta y regaliz. Finalmente aparecen delicadas notas de vainilla y almendras tostadas, que provienen de la crianza en Roble Francés. Al gusto regala un agradable ataque, de rica textura, vibrante y agradable jugosidad, con taninos presentes que hacen evidente la estructura de un prometedor blend.

En esta ocasión el vino llegó a México en un volumen de apenas 600 botellas que se encuentran disponibles de venta exclusiva en Costco y sólo estarán por unos meses. 

Sustentabilidad ante todo

Viña Tarapacá no sólo ha transformado sus procesos de elaboración de vinos, sino que ha sido una de las pioneras en el ámbito de la sustentabilidad. Desde el 2009, han desarrollado iniciativas que demuestran su compromiso social y con el medio ambiente, una evolución muy necesaria en el contexto mundial de la actualidad. Los viñedos, al estar situados en uno de los 35 hotspots de biodiversidad del mundo, desde Viña Tarapacá han trabajado arduamente para conservar las más de 2,000 hectáreas de bosque nativo que los rodean, contribuyendo activamente a la protección de la tierra como parte de su plan de siete años, que busca preservar y proteger toda la biodiversidad endémica y nativa del Fundo de Tarapacá. Además, desde 2016 cuentan con su propia planta hidroeléctrica, que aprovecha las aguas del Río Maipo y produce el 60% de la energía eléctrica que la bodega necesita para elaborar los vinos.

varios.ac-11

Por si fuera poco, recientemente instalaron un sistema fotovoltaico que impulsa los sistemas técnicos de riego a través de paneles solares. Todas estas medidas han sido implementadas con el objetivo de producir vinos utilizando energía 100% renovable en 2021, lo que colocaría a Viña Tarapacá como uno de los primeros productores sustentables del planeta.

Quizás te interese también: Gastronomía sostenible: eficiencia sin frenesí

La historia de Viña Tarapacá sigue escribiéndose, pero hay algo que queda claro: es una empresa que ha sabido evolucionar y trascender en el tiempo, y que ha dejado un fuerte legado en la viticultura a nivel mundial, marcando el paso a seguir del sector y cuya evolución seguirá deleitando cada rincón del planeta.

Para mayor información te recomendamos visitar: 

https://www.tarapaca.cl

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.