Por agua o por tierra, visitar la laguna de Mandinga en Veracruz,

siempre será una opción para probar lo mejor de la comida veracruzana. Si llegas por vía acuática, no te arrepentirás de vivir la experiencia de disfrutar la vista de sus manglares y el agua que te invita a seguir navegando. Si caminas, te encontrarás alguno de sus restaurantes totalmente hogareños; recorrer sus pequeñas calles, te hará recordar alguna de esas películas extranjeras que se sitúan en un rinconcito de México. Cuando arribes a alguno de estos locales, probablemente unos deliciosos mariscos estén esperando en la cocina para que los degustes. Algunos de los frutos del mar que la gente busca son la jaiba, preparada en caldo o al ajillo; camarones enchilpayados, que se elaboran con una especie de chile rojo y pequeño endémico de Veracruz que recibe el nombre de chilpaya; un robalo en salsa verde hecho con hoja santa, y plátanos (que son de gran importancia para su gastronomía) con frijoles envueltos en una tortilla. Con el encanto de sus lanchas, su gente, su tamaño y por supuesto, su comida; Mandinga debe convertirse en uno de los lugares obligados al llegar al estado de Veracruz.

Por: Ximena de la Cruz

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.