Para algunos quienes disfrutamos de los buenos destilados y fermentados, uno de los pequeños placeres que en ocasiones nos damos es juntarnos con amigos, cocinar algo y echar el trago mientras platicamos, escuchamos algo de música, nos ponemos al corriente de nuestras vidas y contamos anécdotas de amor y ¿por qué no hasta de desamor?

En esta ocasión te queremos contar de un mezcal que pudimos disfrutar así, en un entorno amistoso y bohemio; un mezcal que curiosamente fue creado entre músicos y mezcaleros, con lo mejor del sabor de Durango. 

Quizás te interese leer después: Denominación de Origen México: Mezcal

¡Ay, dolor ya me diste!

La empresa Mezcal 618 lanzó en esta ocasión la edición especial “Ay, Dolor” junto a Gran Sur, un proyecto musical creado en 2016 por miembros de Fobia (Iñaki y Cha!), Moderatto (Elohim Corona) y la cantante y compositora zacatecana Sofi Mayen. 

El nombre de esta edición está inspirado en la canción homónima del grupo que fue compuesta por Sofi Mayen. El destilado ha sido elaborado artesanalmente en el poblado de Nombre de Dios, Durango, a manos del maestro mezcalero J. Cruz Torres para hacer un homenaje a la tradición y cultura mezcalera del lugar. Y es que como Cha! ya bien lo dice, hacer mezcal y música implica “Retomar la raíces con todo el respeto que se merecen siempre, con mucha creatividad y tolerancia”.

El proceso de producción de Ay, Dolor es completamente artesanal. La cocción de las piñas se lleva a cabo en un horno de piedra volcánica con leña de huizache y mezquite, mientras que la fermentación sucede  en tinas de madera y su destilación, en alambique de cobre. El resultado es un mezcal de balance perfecto, cálido y aromático de una complejidad única.

El espirituoso es producido con agave cenizo (Agave Durangensis), endémico de la región. Este agave atrapa los aromas y sabores del entorno así como la riqueza del clima y el suelo de Durango. El mezcal tiene ligeros toques a membrillo, pera y anís fresco, de sabor dulce con 45º de alcohol, ligero con toques ahumados se puede acompañar con naranja, ates, queso o chocolate. Aún cuando podamos pensar que el nivel de alcohol es alto y por tanto, se pudiera denotar cálido, no se percibe fuerte.  Al estilo del norte, se recomienda ampliamente como digestivo, o para flamear salsas de chiles secos y carnes rojas. No obstante, los integrantes de Gran Sur enfatizan que el maridaje perfecto para disfrutar Ay, Dolor es la música de Gran Sur, con acordes y ritmos que evocan sentimientos diversos. 

Sigue con: El arte de elaborar mezcal de pechuga

Todo artesanal

La botella de vidrio que contiene al preciado líquido es hecha a mano en Jalisco; así como la etiqueta que ostenta, fueron diseñadas por el mismo Cha!, quien se inspiró en las antiguas boticas que ofrecían siempre un remedio a cualquier mal, incluso para el mal de amores. La botella se sella con un corcho –también artesanal del estado de Zacatecas– y la etiqueta recuerda la impresión en tipos móviles.

Nos cuentan que uno de los objetivos principales es que paulatinamente la compañía mantenga un abastecimiento constante que además, vaya de la mano con un proyecto autosustentable. Actualmente trabajan en el agave de la región para lograrlo. 

Esta edición especial se puede adquirir a través de la página de 618mezcal.com a un costo de $800 pesos, con entrega a domicilio de manera gratuita. Además en la compra de seis botellas ofrecen un descuento. Algunos sitios en donde se puede disfrutar este mezcal son Páramo restaurante e Indómita en CDMX.

https://618mezcal.com

Instagram:

@618.mezcal

@gransurmex

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.