Empieza la mañana, estamos saliendo de Reforma con un clima fresco que es el constante recordatorio de la temporada de fiestas, donde el sol quema y la sombra enfría. Nos dirigimos hacia Periférico, y pasamos por la antigua “Feria de Chapultepec”, lugar con recuerdos y memorias de la infancia. Es un largo recorrido, en el cual presenciamos la majestuosidad de la ciudad, rodeada de sus imponentes cerros. 

Conforme vamos llegando a nuestro destino, observamos una trajinera con un arco lleno de flores, así es… estamos en Xochimilco, pueblo que flota sobre el agua. Hoy además de visitar tan emblemático lugar, celebramos el aniversario de un proyecto orgánico y que busca siempre la protección de sus agricultores y cosechas. ¿Te gustaría saber quiénes son? Quédate con nosotros para conocer este increíble grupo.

Trayectoria de una empresa orgánica

Aires de Campo, es una empresa que se dedica a la comercialización de productos orgánicos generados por agricultores mexicanos, que empezó gracias a la creatividad de Guadalupe Latapí quien poco a poco vio crecer a la empresa que actualmente cuenta con 100 personas trabajando y con 4 mil puntos de venta para llegar a más hogares en México. 

Talvez te interese: Trucha michoacana sustentable

Cortesía

En el año 2010 se asociaron comercialmente con Grupo Herdez, con quienes han logrado una gran sinergia y mantienen la calidad de sus alimentos. Además de ofrecer materia prima, estan comprometidos plenamente con el desarrollo agrícola y económico en la República. Después de años de pruebas y esfuerzos cumplen su aniversario número veinte,  razón por la cual nos invitaron a conocer uno de sus puntos de cosecha, que se ubica en una chinampa en el corazón de Xochimilco.

“De México para México” 

-Guadalupe Latapí

Breve contexto histórico de las chinampas

Antes de ser lo que actualmente conocemos -lugar cultural y de reunión- era un terreno fértil, con amplia fauna y flora, donde nace el icónico ajolote. Este sitio representaba una fuente de abastecimiento agrícola desde los mexicas, y conforme pasó el tiempo esta actividad fue mermando tras la urbanización y sobrepoblación de la urbe.

No te pierdas: Los huertos flotantes de Xochimilco

En 1968, durante la celebración de los Juegos Olímpicos de México 68 se tendría una asistencia enorme por el turismo internacional, por lo que el gobierno de aquel entonces implementó el negocio de las trajineras como paseo turístico, tal y como lo conocemos hoy en día. La población al observar la remuneración económica, optó por quedarse en ese oficio y dejar sus cosechas, generando el abandono total de las tierras lo que ocasionó un problema que siguió en aumento hasta la actualidad. 

Desayuno con productos orgánicos y mexicanos

Al empezar este día con un hermoso paisaje, llegamos a la chinampa lejos de la escandalosa ciudad, rodeados por agua y sembradíos de cempasúchil, hierbas de olor y llamativas flores revoloteantes de mariposas blancas que formaban una atmósfera única, como de otro mundo. 

Después de admirar ese escenario, nos dieron la bienvenida con un desayuno elaborado con ingredientes orgánicos y cosechados por ellos. Para abrir el apetito, nos sirvieron un bowl con los sabores de temporada: las clásicas estrellas de carambola, gajos de mandarina, guayaba finamente picada, granada, pequeñas esferas de pitahaya, hojas de menta para un toque fresco, espolvoreado con amaranto, en una base de yogurt natural y crema de cacahuate. Algo que yo siempre busco es un tazón de fruta dulce para empezar, este fue el gran comienzo junto a un buen jugo de naranja.

Deberías leer: Desayuno campirano en CDMX

Continuamos con el plato fuerte y tuvimos el placer de probar unas enfrijoladas de ayocote morado, rellenas de huevo, con crema ácida -que me recordó a la crema de pueblo-, con longaniza ligeramente frita y rebanadas de aguacate fresco como decoración, sazonado con condimento de hoja santa de la marca. Fueron excelentes propuestas de desayuno, y con mayor razón por todos los ingredientes que estaban en su punto y de origen orgánico.

El menú fue preparado por la chef Daniela Moreno, que también cuenta con un proyecto llamado “Maizajo”, enfocado a la comercialización de productos elaborados con maíz criollo, compran los cultivos de elote, directamente a los agricultores. 

Tras terminar este agasajo, tuvimos una pequeña charla con Guadalupe. Nos explica, que si bien hay familias que se niegan a consumir los víveres orgánicos debido a que piensan que su costo es elevado, ella nos cuenta que es una idea errónea y pues no se le debería  considerar un gasto, sino una inversión que traerá beneficios a la salud a largo plazo para nosotros y nuestras familias. 

Todos los artículos vienen en empaques reciclados, sin embargo, están buscando diversos materiales biodegradables con lo que a futuro, podrán poner en circulación en el mercado más productos haciendo posible su expansión por  todo México y seguir colaborando con más agricultores.

Te invitamos a adquirir y fomentar el consumo de alimentos sustentables que apoyan a los sectores de salud, economía y sociedad. ¿Te gustaría probarlos? Aquí te dejamos su página y redes sociales para que conozcas su gran variedad de artículos.

Para más información:

https://airesdecampo.com/

Instagram: @airesdecampo

Facebook:@AiresDeCampo

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.