Navegando en tierras oaxaqueñas, playas con aguas cristalinas ondeando sobre gamas azules y verdosos, se encuentra Puerto Escondido. Una ciudad en la costa de Oaxaca donde podrás encontrar brisa, tranquilidad y una riqueza tanto natural como cultural que te dejará en la controversia del último día pensando si quedarse o regresar a casa. Si este puerto es conocido por algo, es por atrapar al turista ocasional y convencerlo en quedarse más tiempo de lo planeado o (ya de plano) quedarse a vivir. 

Sabemos que son tiempos complicados y vacacionar o cualquier tipo de salida conlleva precauciones. Es por ello que quiero platicarte sobre este destino paradisíaco el cual visitamos con todas las medidas de seguridad y sanidad. Es una alegría para nosotros contarte que no todo es malo en esta segunda cuarentena, y en cuanto las autoridades nos lo permitan, queremos invitarte a visitar un lugar que te enamorará, te hará olvidar todo problema, y sobre todo, agradecerás poder conocer una flora y fauna mexicana maravillosa. 

Bahía escondida

Puerto Escondido, Oaxaca se compone por un conjunto de playas, islas y manglares. Una meca cultural donde diferentes pueblos indígenas convergen. Chatinos, mixtecos, zapotecos y con el tiempo comunidades africanas y mestizas fueron habitando las distintas playas del puerto, dejando un antecedente de diversidad que poco a poco ha ido aumentando. 

Tal vez te interese leer: Restaurante Trazo: marcando pauta en San Miguel de Allende

¡Dato curioso! Puerto Escondido fue una de las pocas zonas del país que no fue completamente habitada por españoles. Dicen por ahí que ese es el origen de su nombre, anteriormente le llamaban la Bahía de la Escondida. Por mucho tiempo fueron playas casi vírgenes con un máximo de 400 habitantes en total. Al pasar los años se convirtió en un pueblo costero conocido por pocos, una galería tropical donde el mayor comercio era la pesca y pequeños restaurantes nostálgicos hechos de palapa. 

Alrededor de 1960 surfistas y turistas, extranjeros en su mayoría, comenzaron a arribar a este edén florido. La altura del oleaje que se alcanza a visualizar en estas playas vuelve a este destino como uno de los principales atractivos en torneos de surf nacionales, internacionales y un hogar para muchos de los practicantes.

¿Cómo llegar?

Por otra parte, el turismo nacional incrementó en el momento en que carreteras nuevas fueron abriendo paso entre las montañas, dejando hoy en día dos opciones completamente antagónicas para llegar: por carretera o en avión.

Depende del objetivo de tu viaje es como te aconsejamos que hagas esta decisión. Si la misión es ir únicamente a la playa, la ruta del avión es rápida y directa, se hace alrededor de 4 horas. Aeromar es una de las aerolíneas que tiene vuelos directos a Puerto Escondido, sus aviones funcionan con una tecnología más ecológica reduciendo su emisión de dióxido de carbono en el ahorro de combustible que necesitan para funcionar. De esta forma no sólo estarías rumbo a unas vacaciones inolvidables sino que contribuirás a generar impacto un poco más positivo al medio ambiente.

En cambio si te sientes con alma aventurera, y en realidad esta opción es la que más encomendamos, puedes hacer un roadtrip -viaje en carretera-. Ya sea llegando por la carretera costera que pasa por Guerrero o adentrarte a la ciudad de Oaxaca y recorrer los paisajes de la sierra, conocer su riqueza gastronómica nata y llegar finalmente a la costa. Una hazaña que te prometo te marcará de por vida. 

Un destino para recorrer de pies a cabeza

En las múltiples playas que conforman la ciudad encontrarás una amplísima oferta hotelera. Desde campamentos en la playa, hostales sencillos y económicos, hasta hoteles boutique, residencias artísticas y hoteles que cumplen en el intermedio. Lo que podemos decirte que no encontrarás son hoteles tipo all inclusive pues con todas las actividades que hay por hacer y conocer, el hotel será sólo el alojamiento con una cama para llegar a dormir. 

Te recomendamos que encuentres un lugar en la avenida del Morro, la avenida principal de la playa de Zicatela donde encontrarás diferentes opciones de distintos presupuestos. O bien, si realmente te sientes con ánimos más hippies, en La Punta de Zicatela hallarás desde escuelas de surf con hospedaje incluido hasta habitaciones más bohemias con hamacas y casas de campaña en la playa. Una parte de la ciudad donde también encontrarás tiendas de productos orgánicos, cocina tailandesa tropicalizada sobre la playa y negocios de trajes de baño locales. 

Continúa leyendo: Lanza industria restaurantera carta abierta

¿Qué hacer en Puerto Escondido?

Esta es una pregunta con muchas respuestas, desde deportes extremos como aprender a surfear, hasta avistamiento de ballenas y delfines o actividades que alimentan el corazón: liberación de tortugas marinas y por supuesto, comer.

Mama Tava Tours es una agencia de turismo local que te podrá ayudar en la realización de todo tipo de aventura, empezando por tu arribo en el aeropuerto y el transporte hacia el hotel.

En mar abierto 

El avistamiento de delfines, ballenas y tortugas comienza muy temprano por la mañana, por lo que se recomienda que sea una de las primeras aventuras que agendes para que tengas toda la energía suficiente y comiences el viaje con un saludo al sol y a estas criaturas marinas maravillosas.

La gran diversidad de fauna ha impulsado que Puerto sea una capital de pesca. En el puerto principal, llegando por el Adoquín -la primera calle adoquinada de la ciudad- se llega al puerto de la marina, donde encontrarás lo que fue la primera playa turística. Ahí, pescadores locales tienen sus botes ya sea para cumplir con el deporte pesquero o bien, rentarlos para el avistamiento turístico. El Torneo Internacional de Pesca Deportiva del Pez Vela es uno de los más esperados del año por cientos de pescadores. Lamentablemente este año fue cancelado, pero es uno de los eventos principales de la localidad. 

¡Ayuda a liberar tortugas marinas!

En definitiva, ayudar a estas tortuguitas a comenzar su primera caminata hacia al mar fue una de las actividades favoritas del año. La playa de Escobilla es a donde llegan más tortugas a dejar sus huevos. Es bien sabido que la forma en la que una tortuga bebé nace y sobrevive no es una hazaña fácil de completar. Por ello, organizaciones y cooperativas se han dado la tarea de unir esfuerzos, enseñar a las nuevas generaciones y construir una cultura renovada del cuidado al medio ambiente. Tristemente el ámbito gastronómico es uno de los más voraces depredadores de los huevos de tortuga, es por ello que en la actualidad es ilegal consumirlos, regulación que no se cumple del todo. 

Con Mama Tava Tours podrás vivir esta experiencia en donde llegarás a esta playa prácticamente virgen; pues otro de los estatutos implementados es que nadie puede construir sobre esta playa así como no se puede privatizar. En la cooperativa toman parte desde los más chicos hasta los grandes. La infancia involucrada con gusto te dará la bienvenida, te explicarán que para poder ayudar a las tortugas bebés es necesario ponerlas en una jicarita y no tocarlas directamente con las manos para no contaminarlas con cualquier sustancia como bloqueadores, bronceadores, etc. También se encargan de que al momento de emprender su camino hacia el mar, las aves -quienes listas están- no se las coman. Para muchas de estas criaturitas no será posible llegar a salvo, para otras el esfuerzo no será en vano. 

Continúa leyendo: Tierra de contrastes

Paraíso de manglares

¿Has escuchado hablar de las lagunas de Chacahua? Chacahua significa agua sufrada, es un conjunto de islas y manglares que se encuentra protegido y nombrado Parque Nacional desde el año 1937. En la actualidad una cooperativa integrada por locales son los guías turísticos del lugar. Don Sergio fue nuestro guía en esta ocasión, un hombre con oficio de pescador y oriundo de Chacahua.

Alrededor de 40 a 50 minutos de Puerto Escondido podrás encontrar este cielo en tierra. Con su riqueza de tonalidades verdes encuentras islas llenas de fauna costera, como en la Isla de las Garzas donde pájaros de distintas especies llegan a tener a sus crías. 

Recorriendo sus aguas, entre manglar y manglar te sentirás como en una jungla acuática, si guardas silencio podrás escuchar una sinfonía natural. Al ir saliendo del canal, donde el tamiz verde opaco se va tornando ahora en una gama de verdes limón del agua contrastada por el sol, ahí encontrarás la Isla de las Garzas. Un deleite a la vista pues esta isla se encuentra en medio de un círculo de manglares, por lo que percibirás su belleza como algo singular. Alrededor y en las alturas una parvada de garzas vuela protegiendo a sus crías.

Cocos y platanitos Riki Riki

La aventura termina en la laguna de Chacahua, la última desembocadura hacia el mar. Ahí podrás encontrar dónde hospedarte en cabañas rústicas y románticas donde una tormenta podrá ser una de las vivencias más aterradoras pero emocionantes que pasarás en un buen rato. Podrás encontrar micheladas en vasos jaibol con su rodaja de naranja, cocos y platanitos Riki Riki, un manjar lleno de gusto, pues se trata de plátano macho frito en harina de hot cakes bañados en lechera. Se me hace agua la boca con tan solo recordarlos.

Cocina local

No te puedes ir de este paraíso verde azul sin visitar Los Almendros, una cocina casera que está a 5 minutos de la entrada del parque nacional. De seguro que después del paseo en bote y si te animas a nadar un rato en el mar te dará más hambre, Los Almendros es la opción ideal. Pregunta por el lugar a alguno de los guías pues no es ninguna de las opciones que encontrarás por internet. Un festín de mariscos con tortillas de comal recién hechas, pescado frito y tamales de camarón y tichinda, -una almeja oriunda de esas aguas- podrás disfrutar también de un rico mezcal de nanche hecho en casa. Lo más rico y preciado en un viaje son este tipo de comidas que alimentan el alma y llenan el corazón.

El viaje en estas aguas es hermoso como un tanto desgarrante, como hemos dicho antes nada es color rosa y la moneda tiene dos caras. Si bien, es un conjunto de islas que te enamorará como turista, no es un lugar habitacional donde los locales puedan encontrar una calidad de vida adecuada. En las islas donde la gente habita, hay mucha pobreza y perros con la piel casi pegada al hueso. De igual forma, Sergio, el guía, nos cuenta en el trayecto que el agua es de ese color porque el gobierno cometió un error de infraestructura ya que hay una desembocadura al mar que está tapada, ocasionando que el agua se estanque y dañando también el oficio de la pesca. Queremos mucho al estado oaxaqueño, es por ello que extendemos nuestra preocupación hacia la situación. 

Hablemos de gastronomía oaxaqueña 

A muchos nos tiene perdidamente enamorados este tema y no es para menos. La culinaria oaxaqueña es uno de los mayores orgullos de los mexicanos, y mucho de esto se debe a la múltiple variedad de ecosistemas y de las floras del mismo. Comentamos con anterioridad que Puerto Escondido no fue habitado por españoles y por esta razón, no existe un zócalo donde la iglesia sea el punto de partida central y principal. Por lo contrario, su centro es el mercado local Benito Juárez, una meca de gastronomía donde coinciden las herencias culinarias de pueblos desde la ciudad, pasando por la sierra y hasta la costa. 

El mercado 

Se cuenta que Puerto Escondido se forjó de petates expuestos sobre la tierra con marchantas vendiendo su mercancía. Aquí mixtecos, zapotecos y chatinos comenzaron con el trueque. Hoy puedes encontrar esta diversidad de productos que te cuento; frutos secos como el cacahuate, plantas como la hoja santa, el almoraduz y la pitiona -hierbas endémicas de la sierra-, desde el delicioso tasajo de res de las montañas hasta exquisitos mariscos con garantía de frescura. Un mar de gula para antojadizos como nosotras.

Sobre una de las calles principales del mercado encontrarás a La Juquileña, una cocina liderada por mujeres hechas en la cocina tradicional oaxaqueña. El lugar está repleto de colores, el servicio es rápido y encontrarás todo tipo de antojitos. Para desayunar, te encuentras sobre la Avenida del Morro a un restaurante también con mucha historia, conocido como El Cafecito. La historia cuenta que los dueños: un panadero y su esposa, salían muy temprano a vender a las calles repletas de surfistas y pescadores el pan del día recién horneado y un cafecito. Este lugar referente de Puerto Escondido tiene ahora dos sucursales y sus platillos son ideales para llenarte de una buena dosis de energía. Ambos lugares, el Cafecito y La Juquileña son de los primeros en abrir sus puertas para madrugadores y alivian el dolor de cabeza a los que aún no han llegado a dormir.

Tal vez te interese leer: Izakaya Kura, Japón en tu mesa

Alta cocina en progreso

Hace diez años era difícil encontrar algo más en Puerto Escondido que unas ricas tlayudas, la ocasional hamburguesa o pizza y, por supuesto, mariscos. Hoy me emociona contarte que podrás encontrar varias opciones para cumplir tus sueños antojadizos probando ingredientes locales y originales logrados a través del talento de un grupo de chefs quienes están poniendo en alto a la cocina costera de Oaxaca.

Quetzalcóatl Zurita, Shalxaly Macías, David Serrano, Gerson Madrid, Maximiliano Fernández y todo su personal, fueron los encargados de ofrecernos una probadita de lo que está pasando en la escena gastronómica de Puerto Escondido, Oaxaca. Ubicado en los adentros de la ciudad, el hotel boutique Shavanna cuenta con una terraza en rooftop en donde tomó lugar la cena creada por los chefs anteriormente mencionados junto con Esaú Rendón, chef de la casa. 

El primer tiempo, creación del chef Quetzalcóatl Zurita, quien se ha posicionado como precursor de la alta gastronomía costera de Oaxaca. Nos preparó unas tostadas con carnitas de atún, un comienzo lleno de sensaciones: crujiente, suave, jugosito y para terminar, la textura cremosa del aguacate. Algo que a mí me gusta llamar: bocados memorables, aquellos que cierras los ojos y te lo saboreas en memoria una y otra vez. A continuación, una canasta de tostón -preparación del sur del continente que se hace de plátano macho verde- rellenos de lengua de res y puré de chícharo. Y un dorado bañado en una mantequilla de hormiga chicatana y puré de papa, fueron los tiempos del intermedio. El chef de la casa Esaú Rendón ofreció una tetela representativa de Oaxaca con frijol, hoja de aguacate, chile costeño y pitiona -una hierba endémica que aporta frescura, parecida a la hierbabuena-. Dejándonos ver una riqueza en creatividad en el uso y manipulación de ingredientes endémicos desde la costa hasta la sierra.

Continúa leyendo: Hábitos saludables para este año que comienza

Puerto Escondido, sobre playas, cocina costeña y sol

Las playas son infinitas, ya sea Zipolite -la única que es nudista- o la pequeña bahía de Estacahuite, un rincón de Puerto donde la arena aún está repleta de conchas, el agua torna diferentes tipos de azules y puedes degustar de unos ricos ostiones junto con una michelada viendo al mar.

O bien, la playa de Mazunte, donde también podrás recorrer los alrededores y ver el atardecer en Punta Cometa, uno de los mejores spots de la ciudad. En esta playa puedes encontrar una tienda de cosméticos y artículos de limpieza corporal totalmente ecológica y sustentable, liderada por mujeres de familia de la localidad. Los ingredientes de cada producto hacen la diferencia en aromas y sensación, lleva el mismo nombre de la playa y se encuentra sobre la avenida principal.

Dáte ese viaje que tanto dudas hacer, este puerto se trata sobre aventuras y experiencias únicas donde encontrarás belleza y magia natural por todas partes. Consiéntete y crea tu propia forma ideal para recorrer estas playas, el encanto y la comida que esta ciudad tiene para ofrecer, estoy segura te dejará queriendo por más.

Lista de lugares:
IG Mama Tava Tours: @mamatavatours
IG Shavanna Hotel Boutique: @shavannahotel
IG Metxcalli: @metxcalli_restaurante
IG Almoraduz: @almoraduzpuerto
IG El Cafecito: @elcafecitopuerto

Fotos por: Danniela Juárez
Sígueme en IG: @esparafina

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.