Hace unas semanas, la empresa González Byass celebró en México los 25 años de Viñas del Vero, bodega que ha sido buque insignia de esta compañía en el mercado de vinos a nivel mundial. Para atestiguar los festejos que se llevaron a cabo, los principales funcionarios de la compañía estuvieron en nuestro país. Sabor e arte tuvo la oportunidad de conversar con Jorge Grosse, director general de González Byass, sobre la importancia de esta bodega.

 

¿Qué fue lo que sedujo al Grupo González Byass de la región del Somontano, de Viñas del Vero?

Compramos la bodega en 2008, hace cuatro años. Era un momento en el cual González Byass había hecho una transición de una empresa que estaba basada en el brandy y el jerez a una en la cual el vino está como primera prioridad; la marca potente que teníamos de vino era Beronia, que en España es la cuarta marca en restauración, es una marca en crecimiento pero faltaba algo más importante; estábamos buscando una marca consolidada. Coincidió que Viñas del Vero estaba en venta. Les gustó que fuéramos empresa familiar; creyeron en nuestro compromiso de que la bodega iba a seguir siendo un referente en el Somontano, y no iba a ser una división más, sino que iba a conservar su propia identidad. Desde 2008 estamos trabajando juntos en un proceso de integración; creemos firmemente que cada bodega debe tener su propio enólogo; nosotros no tenemos un director técnico global, porque para mí con un director técnico global terminas homogeneizando los productos. Viñas del Vero nos dio el empujón para poder hacer esa transformación de una empresa que estaba basada en los licores a una de vinos.

El Somontano es un área que tenía vides desde fines del siglo XIX; vino una familia de Burdeos y trajo las variedades clásicas: cabernet sauvignon, merlot, cabernet franc que están desde hace más de 100 años. Poco a poco había sido una zona importante, cuando vino la filoxera fue una región que la resistió bastante; ya había tenido cierto auge el tema del vino en el Somontano, después fue cayendo y quedaban al final pequeñas bodegas testimoniales, casi artesanales. Prácticamente la zona del Somontano se creó en paralelo con Viñas del Vero. Una DO que tiene diferentes suelos, microclimas y alturas, lo que puede dar la posibilidad de hacer distintos vinos. Es una zona muy rica para el desarrollo de la viticultura. Viñas del Vero tuvo un desarrollo muy importante y se convirtió en la marca de referencia en España, una marca moderna, un poco acercándose a lo que era el nuevo mundo con los vinos varietales. A principios de los 90 los vinos varietales no eran tan comunes en España. Hoy por hoy hay toda una tendencia a las variedades autóctonas y el factor diferencial, sobre todo en el mercado de exportación, son las variedades autóctonas. Anteriormente se hacía mucho más tintos pero se está equilibrando; empezamos a ser vistos también como especialistas en blancos, aparte de ser reconocidos por nuestros vinos tintos.

Además de la sostenibilidad, ¿cuáles serían otros pilares filosóficos que sostienen esta bodega?

Desde el origen ha estado presente el tema de la innovación, porque esa denominación sólo tiene 25 años. Otro pilar es el trabajo en equipo, que en Viñas del Vero se nota que hay todo un equipo que va hacia un camino claro; y apasionados, en Viñas del Vero la pasión también lo toman como un valor, pasión en el sentido de hacer lo que te gusta.

¿Cómo está constituido el portafolios actual de González Byass?

En lo que son nuestras marcas, el vino de jerez es el 23% y los vinos el 45%, así que si sumamos estamos en un 68%; los brandys y licores es un 25%, y después agencias y demás es un 7%.

De ese 45%, el 40% es de Viñas del Vero; otro tanto es Beronia, y luego viene Vilarnau y Finca Constancia.

 

 

 

 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.