Colmillo es uno de esos sitios que se ha ido posicionando recientemente como uno de los restaurantes de moda más representativos de Polanco. En la zona se encuentran restaurantes de renombre, así como algunos bares que ofrecen una buena propuesta para los que busquen pasar un buen rato o deleitarse con su gastronomía y mixología. 

Así en esta ocasión llegamos a conocer este lugar que conjuga la inspiración de la cocina norteña de México con algo de matices norteamericanos, dando como resultado un concepto sofisticado y moderno, de sabores muy profundos y elegantes.

Así que para conocer este restaurante optamos por un menú que jugó de inicio a fin con sabores intensos y deliciosos

Comienza tu estancia con un drink, podrás elegir entre sus diversas opciones con una amplia gama de espirituosos bien seleccionados y tragos bien presentados que se quedarán en tu memoria gustativa por largo rato. 

Para abrir aperitivo en la mesa te recibirá una buena dotación de salsas variadas hechas en casa, tostadas de tortilla de harina, gorditas  y totopos para picar en lo que te decides. 

Lee también: Placeres Sublimes

Nosotros comenzamos con su famosa col asada de sabores intensos y ahumados de parrilla que se complementan con queso parmesano, pistaches y un aderezo cremoso de jugo de carne aromatizado con aceite de trufa. No te confundas, a pesar de que se trata de una entrada cuyo sustento es vegetal, es bastante pesada por la presencia del aderezo cremoso.

Sashimi Oli de Salmón sazonado con pimienta rosa y aceite de trufa fue la segunda combinación que refrescó el paladar con sabores delicados pero persistentes del pescado graso y del ikura, con un ligero toque de cebollines finamente picados.

El dip de alcachofa gratinado a la brasa siguió alegrando la fiesta a la mesa, y aunque rico, tiene notas picantes del queso madurado pero también de la pimienta. ¿Nuestra recomendación? pedirlo con muy poca pimienta e intentar que optes por sola una opción cremosa durante tu estancia, pues sino te será muy pesada la comida. 

Para el momento del plato fuerte optamos por un Short rib slow cooked que viene aún con el hueso, pero que se termina a la mesa pues se deshuesa en presencia del cliente y se deshebra sobre tortillas recién hechas y se acompaña de jalapeños y cebollitas. 

Como guarnición ordenamos un arroz meloso rojo al carbón con piquin, sourcream, tuétano y cacahuate y, al igual que con el short rib, este platillo se termina ante el cliente pues el tuétano se saca del hueso y se mezcla con el arroz para darle la consistencia deseada. 

Para finalizar este banquete pedimos un pay casero de limón que combina capas de galletas maría con una mezcla cremosa y helada de limón verde: un ataque directo a los recuerdos de la infancia. Te recomendamos acompañar con un café o un carajillo para terminar la velada y contrastar así el dulce cierre.

Así que si lo que buscas es conocer un poco más de la ecléctica oferta de nuestra gran ciudad, no te pierdas Colmillo.

Quizás te interese también: Blanco Castelar, simple y delicioso

¿Dónde?

https://colmillo.mx

Instagram: colmillomx

Aristóteles 124, Polanco, Miguel Hidalgo, CP 11560 Ciudad de México

(55)-6130-6257

Lunes y martes 1:00 pm – 1:00 am

Miércoles a sábado 1:00 pm – 2:00 am

Domingo 1:00 pm – 12:00 am

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.