En estos tiempos es importante no solamente adquirir productos de calidad para alimentarnos, además hay que cuidar el presupuesto, y optar por ingredientes nutritivos para la familia. Todas estas buenas ideas deberán también ir acompañadas por un correcto manejo de alimentos y esto implica su buen aprovechamiento. Hoy te traemos algunas ideas que te pueden ser útiles en la cocina y al momento de surtir tu despensa para que puedas evitar el desperdicio de alimentos en medida de lo posible. ¡Acompáñanos!

Revisar fechas de caducidad y de consumo preferente

Es importante que antes de adquirir cualquier alimento verifiquemos su condición en cuanto a su vida de anaquel. También es indispensable saber diferenciar entre la “fecha de caducidad y el “consumo preferente”, ya que mientras que en caso de la primera, ésta se refiere a que pasada la fecha indicada existe riesgo de que el producto se encuentre en mal estado, pudiendo contener bacterias patógenas y ser peligroso para la salud. Sin embargo, la acepción de “consumo preferente” se aplica a productos que son un poco más duraderos que los de la categoría anterior y se refiere a que hasta la fecha indicada, el producto conservará sus propiedades intactas y es óptimo para el consumo, sin embargo, si llega a ser consumido después de esa fecha, podría hacerse sin problema.

Puedes echar un vistazo después a: Gastronomía sostenible: eficiencia sin frenesí

Primeras entradas, primeras salidas

Se trata de un método que es muy efectivo en los grandes almacenes, pero que también puede ser bien implementado a nivel casero. Esta técnica nos indica que deben ser utilizados, en primera instancia, todos aquellos productos que fueron adquiridos con anterioridad con respecto a los que llegaron en último lugar. Para ser más claros te vamos a dar un ejemplo: imagina que fuiste al súper a comprar 5 L de leche, pero en casa ya tenías 2. Lo primero que tendrías que hacer es colocar los 2 L que ya tenías al frente de la alacena y atrás de estos, colocar los 5 L que acabas de comprar. Además deberás de fijarte claramente en sus fechas de caducidad para ordenarles mejor.

Así, esto también nos ayudaría a organizar las alacenas de una mejor manera. Este método puede ser aplicado a todos los ingredientes que tengamos en casa y es que aunque parece algo lógico en muchas ocasiones se nos olvida y esto puede generar grandes volúmenes de desperdicio en nuestros hogares. Y tú… ¿Ya conocías este método?

Aprovecha al máximo los ingredientes

Quizá este es uno de los más grandes retos. Planear tus compras con anticipación y tus menús ayudará a que puedas pensar de qué manera se puede utilizar un mismo ingrediente en varias preparaciones. Imagina que por ejemplo, hoy vas a preparar caldo de pollo con verduras, así que lo ideal sería mañana preparar unos ricos tacos dorados con el pollo sobrante en lugar de esperar algunos días y que el pollo se eche a perder. Quizás es un ejemplo un poco burdo, pero de esta manera se pueden hacer planificaciones no sólo con proteínas, sino también con vegetales, leguminosas y cereales, de manera tal que sólo se produzca lo necesario y se aproveche todo. Además es fundamental pensar también en cuántas porciones se preparan cada vez, porque hay personas a quienes les gusta cocinar en volúmenes muy grandes (por ejemplo con el arroz) y en ocasiones, acaban desperdiciando grandes cantidades de comida porque de inicio no consideraron las porciones adecuadas de preparación. Hacer caldo a partir de los recortes de vegetales que van sobrando o hasta utilizar las cáscaras de papa para freir y hacer una buena entrada, guardar los plátanos negritos para hacer pan, utilizar las cáscaras de las manzanas para hacer una infusión o incluso hacer composta con los residuos orgánicos, son algunas de las alternativas posibles.

Haz listas antes del súper

En este caso igual que en el anterior es importante pensar en planear las compras antes de dirigirnos a los centros de abastecimiento, ya que de esta manera se evita hacer compras por impulso y se remite a adquirir lo necesario. Una de las opciones que nos ha funcionado, es incluso hacer los pedidos a domicilio, ya que de esta manera evitamos tener un montón de tentaciones alrededor nuestro cuando vamos a las tiendas, así evitamos los antojos que en éstas surgen. Incluso si te apegas a un plan de menú semanal o mensual es más fácil que hagas esta planeación, evitando todo tipo de desperdicios.

Quizás también te interese: Alarga la vida de tu despensa, tips para un eficiente almacenado

Almacenamiento ¡todo a la vista!

Lo principal al momento de cocinar es tener siempre a la vista todos los ingredientes en las despensas. En ocasiones si esto no sucede los ingredientes se quedarán arrumbados u olvidados en los rincones de las alacenas y hasta en los refrigeradores. Una gran opción es optar por recipientes adecuados para cada ingrediente, que ofrezcan fácilmente una vista de lo que contienen para así identificarlos rápidamente. También se puede optar por colocar etiquetas. Realizar un reacomodo de despensa una vez cada determinado tiempo, puede ser una manera funcional de mantener en orden todos tus insumos.

Brrr…¡A congelar!

Cuando preparamos grandes porciones de alimento o tenemos disponibilidad de productos frescos por temporada, puede ser una buena opción optar por hacer porciones pequeñas de estos ingredientes o preparaciones y llevarlas a congelación, para hacer uso de ellos posteriormente o incluso llegar a tener una cena rica en cualquier momento en casa. ¡Que no te dé miedo congelar algunos de tus productos! Incluso si optas por adquirir algunos procesados como quesos, embutidos y carnes, por ejemplo, algunos de ellos tendrán indicaciones para su congelación adecuada y su posterior manejo en refrigeración o para el momento de la preparación.

¿Qué otras maneras se te ocurren para evitar el desperdicio de alimentos? ¡Queremos saber más de ti! Cuéntanos en los comentarios

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.