Chère Karla:

Ya se sienten los pasos de los libertadores. Ya se escuchan las voces de Allende, de Aldama, de La Corregidora, del cura Miguel Hidalgo. Sí, algo preparan. Las convulsiones que España sufre en Europa se reflejan en estas tierras de la Nueva España. También algo no marcha bien en estos lares. Todo indica que estos personajes quieren quitarse el yugo que la Corona española ciñe sobre ellos. Es agosto y la historia de la Independencia todavía no se da, está en ciernes. Corre el año de 1810.

Y ahora en este año de 2021, chére Karla, no podemos adelantarnos al próximo mes de septiembre, que es cuando los libertadores, con el grito de Hidalgo, empiezan la guerra de independencia. 

Sigue leyendo después: Celebrando el Día Internacional del Ron.

Así que sigamos el orden histórico y durante este mes vamos a preparar todo para cuando llegue el momento celebrarlo con bombo y platillo.

Y ¿qué podemos hacer el día de hoy?  Bueno, sin que me lo pregunten ustedes, amigas a las que la cocina les encanta, les comento que, reunidos en familia, o con unos amigos en un bar de moda, o en la casa de alguno de ellos, empezar la charla teniendo a la mano un buen ron. ¿Y cuál será ese buen ron? Sencillo: el que les cuadre, el que les guste, el que ya hayan probado y les haya resultado del todo agradable. Yo, por ejemplo, soy muy sencillo. ¿en qué sentido lo digo? En que desde muchos años atrás me gusta el blanco y lo mezclo con una coca normal y con algo de hielo y unas gotas de limón: la famosa cubalibre.

Es refrescante y como estamos en pleno verano esta bebida me cae de perlas. Y es bueno recordar que existen varios tipos de ron. Y se obtiene de la fermentación y destilación de una melaza o del jugo de caña de azúcar. Los hay los que tienen algún color, o los que tienen algún aditamento azucarado. Y todo indica que su origen se dio en la zona del Caribe: Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Bahamas y Barbados, -en donde se dice que hay referencias sobre esta bebida y que datan de los años de 1650- y en tierra adentro en Venezuela, etc. Y en nuestros mercados y tiendas especializadas ustedes, amigas y amigos que nos leen, encontrarán rones originarios de estos países. México también es productor.

Y al centro de la mesa, ya cada quien con su vaso o copa con el ron de su preferencia y preparado al gusto, puede estar un platón con unos Portobellos que han pasado por el brasero y que están coronados con un queso de cabra. Y también estarán listos unos champiñones blancos, cortados en cuadritos, asados con mantequilla, o preparados con ajo: champiñones, aceite de oliva, ajo, sal, perejil, cebollas bien picadas. Sí, hay que hacer el honor a los rones y a los hongos. Con este banquete, y con la plática se pueden preparar las historias libertarias del mes de septiembre. ¡Hágalo y verá que esto vale la pena! Y recuerden: ¡el cuidado debe seguir!

Vale, Carlos Bracho

Quizás te interese: Y con las lluvias, llegan los hongos

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.