Pamplona Navarra in Spain plaza del Castillo square downtown

Chère Karla:

Mi amiga Leonor nació y vive dichosa en Pamplona, la capital Navarra, que siempre luce hermosa para todos lo que quieran visitarla. Y como dato para recordar, este nombre Pamplona, se deriva del general romano Pompeyo, que allá por los años 75-74 a. C. acampó por esos lares, junto al río Arga, y de este primitivo asentamiento nace la ciudad.

Y para las señas actuales: La Comunidad Foral de Navarra se sitúa en el norte peninsular, entre las provincias de Huesca, Zaragoza, Logroño, Alava y Guipuzcoa y hace frontera con Francia. Y una de sus más conocidas y tradicionales celebraciones son Las Fiestas de San Fermín que tienen lugar, todos lo años, entre el seis y el catorce de julio. Es un espectáculo único el ver como los mozos que corren cada mañana en el encierro, delante de los toros y que alguna de las veces el toro les da una paliza de órdago que los hace visitar el hospital. Es parte del jolgorio, es una fiesta que ha trascendido en fama por todo el mundo. Pero a lo que voy. Resulta que tomaba yo mi café en Puerta del Sol, Madrid, y a mi mesa llegó Leonor. Ella estaba de paso por la ciudad y tomó asiento conmigo y como ella y yo nos conocemos de años atrás, de allí, del café, paseamos luego por la Castellana y rematamos en la noche cenando en el Zalacaín. Mi amiga tuvo en su mesa un bonito a la riojana”  con tallarines de patata crujientes. Yo: una merluza en salsa verde con croquetas de almejas. Unos blancos de la Rioja nos brindaron su armonía y su sabor. Vaya que gozamos. Ya en su departamento continuamos con las noticias de nuestras vidas. Como siempre, Karla, no te digo lo bella y deliciosa que Leonor es. Ella partiría al día siguiente para su terruño: Pamplona, y quedé de estar en esa ciudad, con ella, en unos días más. Me dijo que me esperaría con los brazos abiertos y que me pondría al tanto de la gastronomía que rige las mesas de su Navarra querida. Mira, me dijo, en cuanto tú llegues nos vamos a un restaurante que conozco y que no tiene igual, allí pediré para ti esto: unos quesos de Roncal (queso de oveja, elaborado artesanalmente), cordero al chilindrón ( cordero, cebolla, patatas, pimientos, ajos, harina, vino blanco, aceite de oliva, sal, pimienta, perejil), y esto lo acompañará un rosado, que los de Navarra son ideales, no tienen comparación, harán el maridaje perfecto, y no porque te lo diga yo -agregó muy ufana-, no, el vino rosado que sale de nuestros viñedos es de lo mejor que Navarra le ofrece al conocedor. Mientras Leonor me daba las recetas, y mientras yo miraba sus labios y admiraba sus pupilas y sus brazos, puse algo de música, destapé un vino tinto, así que cuando ella terminara de rendir tributo a la cocina Navarra, yo bailaría con ella, pues sobra decir que le encanta bailar y sentirse con ello libre, entera. Gozaríamos el vino, sentiríamos nuestras caras cercanas y al oído le diría lo hermosa que es, y bueno… ya no sigo… no digo más.

Lo que haríamos esa noche es un secreto que toda dama, que todo caballero debe guardar Hot coffee and moka pot with wooden spoon, retro filter effectcelosamente…  Leonor siguió con el postre, que es la culminación perfecta para una comida o una cena de gala: Muxo Goxo (huevos, leche, mantequilla, azúcar, hojas de menta). Luego el espresso. Luego una charla de sobremesa para arreglar las descomposturas horribles de este mundo, luego el baile, luego… luego la luna, luego la luz de las estrellas, luego ver las copas de los árboles… y claro, vernos en Pamplona y gozar allí del aire, de su gente… De todo…

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.