Cuando hablamos de la cocina francesa es inevitable pensar en su refinamiento y la elegancia que la caracteriza, pero la grandeza no se alcanza de la noche a la mañana. En esta ocasión hablaremos de uno de los personajes que estableció los pilares de la culinaria francesa, como la conocemos.

Hija del Renacimiento y miembro relegado de una de las familias más importantes de la historia de la humanidad, Catalina de Médici, es la responsable de que la cocina de Francia sea referente a nivel mundial. Huérfana a temprana edad y con su matrimonio arreglado, dejó las tierras florentinas para desposar al futuro rey Enrique II.

Pese a que ella amaba a su esposo, su relación sólo funcionó para revivir las arcas francesas con su exuberante dote y proporcionar un heredero a la casa Valois. Tras años de ser opacada por las amantes, quedó viuda después de un accidente durante un torneo, dejando a uno de sus hijos como nuevo regente y a ella como consejera y reina tras bambalinas.

Entre el arte y la crueldad

Un reinado aterrador y que le ganaría el título de la Reina Negra, se traslaparía con un gran fomento de las artes y la introducción del esplendor renacentista italiano a la corte francesa. Durante este periodo, el gran exponente de la cocina de Europa fue Italia, aportando técnicas de cocción, utensilios y usos nunca antes vistos para algunos ingredientes.

La llegada de Catalina a Francia, detonaría una revolución culinaria que moldearía la cocina palaciega, hasta obtener una digna portadora de la estafeta italiana, como la gran cocina del mundo. Las reformas no sólo se vieron reflejadas en los ingredientes, sino también en preparaciones, modales de mesa y utensilios.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE: CON ALMA FRANCESA: VERTIGO HOTEL EN DIJON

Comenzando con la manera de transformar los alimentos, la horda de cocineros italianos que llegaron al palacio, trajeron consigo grandes exponentes de la huerta mediterránea. Alcachofas, guisantes, brócoli, lechuga, melón, perejil, espinaca, albahaca y un sinfín de otros productos, instauraron el nuevo hilo conductor de la gastronomía monárquica.

Aunque la variedad salada fue rápidamente opacada por el gusto dulce de la reina, no existía banquete sin una mesa de postres, meticulosamente inspeccionados por Catalina. Compuestas tanto por recetas de su natal Italia, como las versiones refinadas de los exponentes franceses.

Cabe destacar que entre las nuevas preparaciones se encontró el helado, estrella entre los invitados y suplicio para los cocineros. Bloques de hielo eran llevados a palacio poco antes del banquete, almíbares de fruta recién elaborados y plegarias por tener clima frío, para mantener la consistencia de la preparación, eran los ingredientes que componían a este gusto caprichoso, que en la actualidad es una golosina del vulgo.

Refinando el buen gusto

Pero la modernidad no sólo se encontró en los alimentos, también en la manera de comerlos. Catalina, por el simple  hecho de portar el apellido Médici, era ejemplo del refinamiento y educación renacentista. Por lo que fue la encargada de educar a la nobleza francesa en el arte de usar cubiertos, dejando atrás los medievales actos de comer con las manos.

Aunque tanto cucharas como cuchillos ya eran usados en casi toda Europa, sólo las mesas de mayor prestigio tenían acceso a ellos. Sin embargo, el gran aporte de Catalina de Médici no es solamente popularizar los cubiertos ya existentes, sino introducir el tenedor de tres puntas a la cotidianeidad culinaria.

Estos son algunos de los tantos aportes que trajo consigo la Reina Negra, actos caprichosos a primera vista, medidas tomadas no para refinar la cultura, sino para sentirse en casa. Pero sin importar los motivos, el resultado es el cimiento de la fortaleza culinaria francesa. 

El destino del linaje de los Valois murió junto a uno de los hijos de Catalina, dando paso a otra de las grandes casas regentes de Francia, pináculo del exceso, lecho de muerte de la monarquía y protagonistas de nuestras próximas entregas, los Borbones.

NO PUEDES PERDERTE: VIÑEDOS Y MONTAÑAS: DE FRANCIA A SUIZA EN TREN.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.